Conectate con nosotros
Age of Wonders: Planetfall Age of Wonders: Planetfall

Analisis

Age of Wonders: Planetfall

Una Space Opera con todas las letras.

Tom Russo

Publicado

en

Bien podría ser una novela de Peter F. Hamilton, pero no, es un videojuego. Sin embargo, eso no quita que a Age of Wonders: Planetfall no le falte ninguno de esos elementos que tanto distinguen a una Space Opera.

El drama, la intriga, razas rimbombantes, multiples historias, e incluso tiempo para velar a nuestro gato. Este es un juego que lo tiene todo, pero no me quiero ir por las ramas.

Planetfall es un título de estrategia 4X (eXplorar, eXpandir, eXplotar, eXterminar) por turnos. La historia nos pone en la piel de un comandante del Vanguard, un cuerpo militar de exploración y colonización, que después de dormir en criogénesis por 200 años se despierta para descubrir que el gran imperio galáctico al que respondía es ahora un montón de ruinas.

Age of Wonders: Planetfall

Nuestra misión en todo este desastre es fácil (de decir, al menos): Descubrir qué fue lo que derrumbó al imperio, reestablecer el orden, y reconstruir. Para ello un paso esencial es negociar, con la pluma o la escopeta, con todas las facciones que habitan este nuevo mundo. Están los otros remanentes del ya mencionado Vanguard, que es además la facción más “clásica” del juego. Los Kir’Ko, viejos esclavos insectoides con espíritu revolucionario. El Syndicate y sus tácticas criminales dignas de un unitario de Julio Chavez. Las Amazonas y sus monturas jurásicas y avatarescas. Cyborgs y enanos espaciales, y supongo que la lista seguirá creciendo con DLCs.

Cada una de estas razas tiene una personalidad e identidad estética bien distinguible, ofreciéndonos interacciones variadas y un sin fin de opciones de juego, tanto en la campaña como en los escenarios independientes. Esa personalidad está tan bien desarrollada, o inferida, que es fácil constituir nuestro rol bien en linea con la facción que hayamos elegido. Casi sin darme cuenta, una sed de justicia y un afan por cumplir con la ley me recorren cada vez que tomo una decisión comandando al Vanguard. En cambio, las reglas se vuelven un poco más flexibles, y el caos tiene aroma genial cuando me pongo a la cabeza del Syndicate.

Age of Wonders Planetfall

El paquete se cierra con el excelente aspecto visual del juego. Los diferentes mapas son un colorido espectáculo, plagados de detalles. Hay uno en particular que me vuelve loco, y ese son las ruinas de las antiguas metrópolis imperiales. A primera vista parecen piedras, pero al acercar la cámara descubrimos un sinfín de rascacielos derruidos, vías derrumbadas, calles y otros pequeños detalles que me hacen desear que exista un City Builder que sea eso: Una ciudad antigua en ruinas que ha de ser reconstruida.

Age of Wonders: Planetfall cumple, y es un digno merecedor del adictivo y siempre mentiroso “un turno más”. Pero no es perfecto.

Entrar en ritmo con la multiplicidad de sistemas y diferentes aspectos que el gameplay tiene para ofrecernos lleva tiempo, bastante tiempo. Salvo que ya cuenten con experiencia jugando a entregas anteriores de Age of Wonders, esto muy probablemente les resulte abrumador, con un tutorial que no termina de acompañar, entre explicaciones poco claras y elementos que decide pasar de largo.

A esto se sobrevive, y poco a poco el rompecabezas se va acomodando, pero las primeras horas de juego son un tanto agotadoras. Mi recomendación: Paciencia. Porque paciencia también van a necesitar con la interfaz y el posicionamiento de la cámara, que combinados nos van a obligar a hacer varios malabares con el mouse para poder seleccionar la unidad o edificio que queremos cuando estos están muy cerca el uno del otro.

Age of Wonders Planetfall

La sobrecarga de nuestros sentidos puede estar dada también por la constante lluvia de solicitudes y misiones con las que se nos bombardea durante la campaña. Nos quieren ocupados y siempre alertas, eso se entiende, pero la dosificación necesita ser revisada.

Y por último esta el combate. Si bien no tiene inconvenientes del tipo técnico, el hecho de que sea una instancia separada, en el que se despliega un mapa aparte y el combate pasa a ser del estilo XCOM, repercute de forma negativa en el ritmo de la partida general. En general, y con la excepción de casos muy específicos, lo que se siente es que esta faceta sobra. En mi experiencia con el juego, siempre prioricé la opción de automatizar los combates.

Age of Wonders: Planetfall necesita todavía un par de pases por la pulidora. Sin embargo, ya es de por si una experiencia muy interesante y entretenida, que los amantes de la estrategia van a saber disfrutar. Sin dudas tiene un buen futuro por delante.

8 Puntos
Lo bueno
  • Todo el aspecto visual.
  • Lo malo
  • lluvia de misiones secundarias
  • Desarrollador: Triumph Studios
    Lanzamiento: 6 de agosto de 2019.
    PlataformasPC – PS4 – Xbox One
    ¿En Español?: Si.
    Fuente: Copia provista por Paradox Interactive (PC).

    Tom es Editor de día, laburante de la TV de noche. Sueña con un juego que combine arqueología e ingeniería civil. Ama aprender y enseñar sobre historia. Pueden contactarlo en: tomrusso@pressover.news

    Advertisement

    Tendencias

    Copyright © 2018 PressOver.news - Buenos Aires, Argentina.