Conectate con nosotros
Imperator: Rome Imperator: Rome

Analisis

Imperator: Rome

Lucha con el peso de su propia historia.

Tom Russo

Publicado

en

Pocas veces me sentí tan asombrado con un mapa como cuando el de Imperator: Rome se desplegó ante mis ojos.

Abarcando desde las costas atlánticas de Europa y el norte de Africa, y extendiéndose en dirección al este hasta alcanzar la frontera entre las actuales India y China, no recuerdo un título ambientado en la Antigüedad que sea tan grande, tan detallado, que de tanto gusto navegar.

Mi actividad dentro del género 4X se vio incrementada de manera exponencial desde que jugué Stellaris Console Edition, y mi entusiasmo se dispara. Ante mi tengo la oportunidad de reescribir, o repetir, cada acontecimiento de la Antiguedad.

Imperator: Rome

O mejor dicho, de la historia romana. Pa’qué mentirles, si siempre elijo a Roma.

Las Guerras Púnicas. La tetrarquía dioclesiana. Quizás yo si sea capaz de retener Dacia y ponerle punto final a las constantes fricciones en Persia, o quizás deba aceptar que Zenobia mantenga la independencia de su reino. Pase lo que pase, si algo vengo aprendiendo de los juegos 4X de Paradox es que el caminó será largo, complejo y estará plagado de éxitos y fracasos.

Al principio mis expectativas se ven satisfechas. Mis primeros pasos me encuentran lidiando con una economía frágil, un escenario político inestable y vecinos un tanto belicosos. Con este panorama la tensión es contante, y mientras trabajo en aprender cada espacio de la (bastante molesta) interfaz, el tiempo pasa volando.

Imperator: Rome

Pero una vez encontrado ese primer balance, Imperator: Rome demuestra que carece de la complejidad que esperaba.

La guerra me carga de tareas mientras administro las tácticas de despligue, la contratación de mercenarios y los números poblacionales, con los que repondré a los caidos. Es el punto fuerte del juego, pero a su vez es la única manera efectiva de expandir mi territorio.

Y la paz, por su parte, se trata de esperar. Esperar a que la población se recupere entre guerra y guerra, esperar a que se construyan rutas, esperar a acumular puntos (militares, civicos, religios) para poder realizar acciones. Es poco en verdad lo que puedo hacer, y muchas veces no puedo hacer otra cosa que esperar.

Los eventos tampoco ayudan, y en poco más de una hora de juego ya comienzan a repetirse, y lo mismo se puede decir de las tecnologías a desarrollar. Me corrijo, lo mismo se puede decir de cada elemento de este título.

Imperator nos ofrece linealidad disfrazada de complejidad. Es una base, una base bastante sólida, pero una base al fin, y cuando se la compara contra otros títulos de Paradox, como Europa Universalis IV o Stellaris, sale perdiendo.

No es una comparación justa, lo sé, porque ambos títulos ya tienen sus buenos años en el mercado y se han servido cargar de contenido que ha enriquecido las dos experiencias enormemente. Es, sin embargo, una comparación inevitable. Lo que estamos viendo es la “contra” del modelo comercial de Paradox, modelo que tanto bien le ha hecho al estudio.

Imperator: Rome

Se lanza un juego base, y a lo largo del tiempo se lo expande y enriquece a través de varios DLCs pagos. Así han sido las cosas para los suecos, y si bien han cosechado muy buenos frutos, la repetición hace que los juegos que siguen a los que ya salieron sientan mucho más el peso de sus fallas.

No me cabe la menor duda de que Imperator: Rome se convertirá en una experiencia espectacular de acá a un par de años. Es más, yo me he entretenido mucho jugándolo. Eso no me impide decirles que, hoy por hoy, y sobre todo para quienes ya vienen de jugar otros títulos de Paradox, es mejor dejarlo añejar un poco.

Cada cultura presenta marcadas diferencias a la hora de comenzar una partida, asi como diversos niveles de dificultad basados en lo geográfico, pero a Imperator le siguen faltando esas caracterísicas casi de juego de rol, que son el componente esencial detrás de que tantos años después sigamos volviendo por más a Crusader Kings II o lo juegos que ya mencioné antes.

Faltan cosas. Falta representar la evolución de los legionarios. Faltan crisis. Falta variedad y profundidad. Falta darle presencia a la fase política, condimentarlo con intriga y hacerlo algo más que el apartado salteable que es hoy. Todo eso y más va a llegar, pero mientras tanto, lo mejor quizás sea esperar en otro lado.

 

6 Puntos
Lo bueno
  • El mapa
  • La guerra
  • Lo malo
  • La interfaz
  • La paz
  • Necesita más contenido
  • Desarrollador: Paradox Development Studio
    Lanzamiento:  25 de abril de 2019
    PlataformasPC
    ¿En Español?: Si.
    Fuente: Copia provista por Paradox Interactive (PC).

    Tom es Editor de día, laburante de la TV de noche. Sueña con un juego que combine arqueología e ingeniería civil. Ama aprender y enseñar sobre historia. Pueden contactarlo en: tomrusso@pressover.news

    Tendencias

    Copyright © 2018 PressOver.news