Conectate con nosotros
hellbound hellbound

Primeras Impresiones

Primeras impresiones: Hellbound

Aprovechamos la beta y bajamos al inframundo para poner a prueba el nuevo FPS de Saibot Studios.

Tom Russo

Publicado

en

Lo primero que les puedo decir acerca del nuevo FPS desarrollado por Saibot Studios, es que Hellbound es la primera vez en que un juego realizado en Argentina llega a mis manos con tanto laburo encima a nivel gráfico.

El reflejo de la luz sobre las armas. La iluminación del ambiente. Cada detalle visual es un lujo que levanta a este título ya desde el minuto cero.

La publicidad del juego lo grita a los cuatro vientos. Pero incluso alguien que no haya escuchado nada respecto a Hellbound y se encuentre con este título de golpe va a poder darse cuenta al instante: es un gran homenaje a Doom, y toma de este clásico varios elementos, como el diseño base de nuestros enemigos, el armamento e incluso nuestra vida, representada visualmente por el rostro de nuestro personaje.

Su inspiración es clara, y ayuda a construir una buena base. Pero, pese a lo bien logrados que están, de todos estos elementos surge mi primera preocupación.

El equipo de Saibot describe a este título como “un shooter de los 90, 20 años más tarde”, y, aunque una buena dosis de acción catártica es siempre bienvenida, ese tagline continúa haciendo eco hasta que solo la última palabra de la frase queda en el aire.

¿Podrá el equipo de Saibot ofrecernos una experiencia clásica, aggiornada a los tiempos que corren? Bethesda entendió que esto era una necesidad, y ya lo hemos visto en el excelente reboot de Wolfenstein, así como con el propio Doom.

La respuesta a esta pregunta tendrá que ser dada por la campaña single-player del juego (a la que en esta beta no pude acceder) pero no necesariamente por la historia. El gameplay, la inteligencia artificial, el diseño de niveles.

Y entonces sí una narrativa, no necesariamente compleja o profunda, que proporcione una base contextual y un objetivo. Elementos que tendrán que complementarse para proveer una experiencia que nos remita a los clásicos que fundaron el género, comprendiendo que no sólo han pasado 20 años para estos, sino también para quienes los jugaron.

La beta de Hellbound es casi como un anexo, que estimo que estará disponible también cuando el juego sea estrenado oficialmente. Se trata de un modo Horda, en el que tenemos que resistir el embate constante de las fuerzas demoníacas, que ronda a ronda incorporan nuevas clases con armamento distinto, y en el que competimos vía online con jugadores de todo el mundo para ver quién es el que aguanta más tiempo.

El escenario es una arena infernal a la que nuestros enemigos arriban desde cualquiera de los 360 grados del mapa. El ataque por todos los flancos hace del combate algo extremadamente intenso, pero por primera vez en un FPS me encontré sintiéndome ligeramente mareado.

Los escenarios utilizados normalmente en modos de este estilo suelen tener un punto de refugio o escape. Un lugar que nos da unos segundos para acomodarnos el moño, tomar aire, evaluar la situación y salir a la cancha de nuevo. Entre esto y el espacio circular en el que, a falta de paredes, sólo hay espadas, me provocaron esta sensación que me obligó a cortar con la sesión por unos minutos. Es algo fácilmente corregible, pero a lo que hay que estar atentos.

Hasta aquí llegamos hoy, por el momento eso es lo que tengo para decirles.

La beta compone apenas una fracción de lo que Saibot tendrá para ofrecernos una vez que el juego llegue al mercado en los próximos meses, por lo que me intriga conocer más y ver de qué manera el estudio resolverá las dudas y cuestiones que me surgieron durante mi tiempo con Hellbound.

Todavía pueden acceder a la beta cerrada de Hellbound desde su página oficial.

Tom es Editor de día, laburante de la TV de noche. Sueña con un juego que combine arqueología e ingeniería civil. Ama aprender y enseñar sobre historia. Pueden contactarlo en: tomrusso@pressover.news

Tendencias

Copyright © 2018 PressOver.news