Conectate con nosotros

Analisis

Transference

La venganza de Frodo.

Juan Lomanto

Publicado

en

Cuando se anunció Transference de la mano de SpectreVision, estudio de Elijah Wood (Frodo en El Señor de los Anillos) y Ubisoft, casi nadie entendió de qué iba. Aunque lo que había quedado claro es que se trataba de un juego de terror destinado a la realidad virtual.

Dos años después, el juego se estrenó también para plataformas tradicionales y lo pudimos probar. Aunque no te sabría decir que tanto lo entendimos, después de todo. Pasá que te contamos cómo estuvo y que tan bien se siente con el casco en la cabeza.

Tranference es, por sobre todas las cosas, un walking simulator. Meternos en su argumento nos ocupará apenas dos o tres horas de nuestras vida, pero también otras tantas de debates y nauseas, si lo probamos en formato VR.

Entender de qué va todo puede parecer sencillo de movida, pero a medida que avanzamos por los pasillos y ambientes de nuestra memoria, el argumento se torna cada vez más confuso.

El juego intenta contarnos como un científico involucra a su familia en la investigación de la digitalización del sistema cognitivo humano. Pero lo logra a medias, ya que sus formas no son del todo claras.

“Reúne pruebas, desentraña la historia de una familia y decide cómo arreglar sus vidas. Interactúa con el mundo desde la perspectiva única de cada miembro de la misma, junta las piezas del rompecabezas y resuelve el misterio. Cada decisión tomada trascenderá el espacio y el tiempo”, nos dijeron en algún momento desde SpectreVision. Y, en parte, no nos mintieron, pero no lograron el objetivo.

¿Hay investigación? Si. ¿Coleccionables que nos van tirando piezas de la historia? También. ¿Terminamos entendiendo todo? Más o menos.

Da la sensación de que Transference iba a ser más largo y complejo, pero por alguna razón no fue así. Los puzzles por momentos son sencillos y por otros ilógicos, casi como si tuviéramos que adivinar qué pensó su creador cuando lo estaba haciendo.

Ni hablar de los intentos de terror, que se limitan a los clásicos jumpscare. Infame recurso de algunos juegos y películas que apela al sobresalto con subidas de los niveles de sonido o apariciones repentinas de elementos o personajes en pantalla.

Una verdadera pena, ya que la base del argumento del título daba para mucho más. Como para generar un ambiente opresivo de ciencia ficción que nos hiciera bucear por la psiquis humana. Pero se quedó en sustos que muchas veces ni siquiera tienen sentido.

Además, otra de las cosas que están a la vista es que fue pensado para realidad virtual y después se terminó adaptando. Más que seguro a los tumbos. Ya que la verdadera experiencia la vivimos con el casco en la cabeza, pero pocos logramos superarla sin mareos ni nauseas de por medio.

Mucho se habla de los cascos de moda, pero la realidad es que si el juego está bien balanceado, los síntomas no aparecen hasta pasada, por lo menos, la media hora. Por lo que este es otro punto flaco en la experiencia. Es inaceptable que un título para la inmersión nos expulse de la misma a los pocos minutos.

Hay formas de evitar un poco los malestares, como activar el movimiento de 45º de la cámara cada vez que tocamos el stick, pero muchos no nos terminamos de encariñar tampoco. Por lo que la recomendación es que lo jueguen sin el casco. La inmersión, lógicamente, no es la misma, pero lo van a disfrutar más porque lo pueden superar de una sentada.

En conclusión, el juego producido por el estudio de Elijah Wood en asociación con Ubisoft, no cumple las expectativas. Se pensó para la realidad virtual, pero los mareos y nauseas impiden la experiencia. Su historia tiene bases sumamente interesantes pero no se termina de desarrollar claramente. Los puzzles tienen claros altibajos. Y el terror que propone no hace uso del ambiente creado, sino de los infames jumpscare.

¿Cosas positivas? Su duración, que nos permite digerirlo rápidamente; la faceta artística y su apartado sonoro. Más cuando usamos auriculares.

 

5 Puntos
Lo bueno
  • Posibilidad de jugarlo con y sin el casco VR.
  • El apartado artístico.
  • El apartado sonoro.
  • Lo malo
  • Argumento sólido pero desaprovechado.
  • Puzzles irregulares.
  • Terror basado en jumpscare.
  • Con el casco puede generar nauseas o mareos.
  • Desarrollador: SpectreVision
    Lanzamiento: 18 de septiembre de 2018.
    PlataformasPS4 – Xbox One – PC.
    ¿En Español?: Sí.
    Fuente: Copia para PlayStation 4 adquirida gracias a Ubisoft Latinoamérica.

     

    Estudió Periodismo en la Universidad de Palermo y escribe sobre videojuegos desde finales de 2011, cuando le publicaron su primera nota en la revista Irrompibles. Luego fue editor y redactor durante 3 años de OWG, colaboró con "El Ciudadano de Pergamino", Planeta Gurú, y co-condujo el programa de radio online "Tanto de todo", por dotcom radio. Pueden contactarlo en: juanlomanto@pressover.news

    Tendencias

    Copyright © 2018 PressOver.news