Conectate con nosotros
Videojuegos en Colombia Videojuegos en Colombia

#LaGiraMundialista

La Gira Mundialista: Colombia

Margarita Torres nos habla de un tema que afecta a Colombia, y resuena en toda Sudamérica.

Margarita Torres

Publicado

en

Hicimos una breve pausa el viernes pasado, pero ya estamos de vuelta. En esta oportunidad nos toca visitar Colombia, donde nos espera Margarita Torres, cofundadora de Cocodrilo Dog Games, para hablar sobre una problemática en su país que todo desarrollador sudamericano conoce muy bien.

.- Tom

Gamers y Developers en Colombia: ¿Crecemos Sin Mirarnos?

Tener la oportunidad de describir la industria de los videojuegos en Colombia desde nuestra perspectiva, es un reto interesante. Tiene, como decimos coloquialmente en el país “de largo y de ancho”.  Es decir, hay muchas aristas para observar esta industria que parece sencilla, pero a la vez es bastante compleja.

Por un lado se tienen las empresas que se han consolidado durante un tiempo, por otro, estudios más pequeños conformados por  gente joven independiente que quiere incursionar en el desarrollo de los videojuegos, y las empresas de publicidad o agencias digitales que desarrollan minijuegos como los advergames.

Por otro, se tienen los gamers, los jugadores casuales y los profesionales de los eSports. Quién lo creyera pero en Colombia los videojuegos son el motor de  una industria exportadora. Representan arte y cultura y conforman hasta de un deporte profesional. Por ejemplo, el primer Atleta Red Bull en eSports para toda Sudamérica, es el colombiano Javier “Janoz” Muñoz.

Javier Muñoz eSports Colombia

Javier “Janoz” Muñoz || gentileza Javier Muñoz

Pero este boom de los videojuegos en Colombia, sobre todo a nivel de desarrollo y competencias gamers profesionales, no era tan fuerte algunas décadas atrás.  Pensar en industria de videojuegos parecía ser un imaginario muy lejano o casi imposible. Si bien los gamers nos encontrábamos desde pequeños consumiendo productos del exterior, no existían en el mercado videojuegos hechos en Colombia y algunos locos de esa época, soñábamos en cómo sería algún día trabajar haciendo videojuegos.

Esta industria nace de forma organizada en Colombia hace no más de 8 años, por lo que es relativamente joven. Antes, se tenían algunos casos de empresas aisladas que quizás por la falta de sólidos cimientos en el ecosistema, varias tuvieron que transformarse o cerrar.

Varios factores se tuvieron que dar para que en Colombia se iniciaran las empresas que hoy se destacan en el desarrollo de videojuegos. Dos de ellos, bastante relevantes, serían la llegada del App Store y su apertura a desarrolladores con videojuegos con un costo de producción y tecnología accesible y por otro lado, el aprecio del mercado global por los videojuegos independientes que compiten con su originalidad, narrativa y toque especial a nivel de mecánicas.

La foto de Colombia hoy, en relación con el desarrollo de videojuegos, resulta esperanzadora.

Al ser esta una industria tan joven en Colombia, todavía hoy, algunas personas que no están involucradas en el mundo gamer, cuando se enteran de que empresas como Cocodrilo Dog se dedican a desarrollar videojuegos,  no lo pueden creer. Otros piensan que nuestro oficio es el importar juegos de casas como Nintendo para revenderlos en el mercado nacional. Aún resulta inverosímil para algunos concebir que en Colombia se programan, diseñan y se comercializan estos productos para mercados Estadounidenses, Europeos y Asiáticos.

La foto de Colombia hoy, en relación con el desarrollo de videojuegos, resulta esperanzadora y es muy grato poder tener la oportunidad de escribir sobre esta industria en este momento. Las semillas de duro esfuerzo, disciplina y de tratar de dar a conocer el producto nacional, que varias empresas colombianas hemos trabajado durante este tiempo, al parecer están resonando de forma muy favorable en el mercado global. En Colombia todavía no se tienen empresas de +500 personas desarrollando videojuegos AAA, pero sí se tienen compañías que están siendo sanas financieramente, que están creando productos propios, que desarrollan para clientes en el exterior o que hacen las dos cosas.  

Boom Fighters videojuegos Colombia

Boom Fighters, ganador del Global Top Round en Melbourne, Australia || Cocodrilo Dog Games

En este momento, por ejemplo, en Cocodrilo Dog estamos desarrollando paralelamente nuestras propias IPs, como es el caso del videojuego Boom Fighters que ya cuenta con inversión de Corea y Silicon Valley y estamos desarrollando un videojuego en VR para un cliente localizado en Los Ángeles. Este tipo de negocios se repiten en varias empresas radicadas en el país. Esta es la confianza que el mundo tiene del producto digital colombiano.

Lo anterior se debe a que durante estos años hemos perfeccionado nuestra calidad artística, nuestros métodos de producción, nuestra creatividad en relación con el diseño de videojuegos, además de que los colombianos propendemos por entender las necesidades culturales de publishers, clientes e inversionistas alrededor del mundo. El emprendedor colombiano es resiliente y no se deja vencer fácilmente por las crisis. Esas características han sido claves para hoy poder decir que Colombia va por un buen camino hacia una sana industria de videojuegos.

Lastimosamente esa confianza que tienen los extranjeros en nosotros, no parece ser la misma que tienen los gamers colombianos en el desarrollo nacional. Si bien la cultura gamer en nuestro país también está brillando, toda vez que está siendo mucho más aceptada y patrocinada por empresas, nuestros youtubers gamers están empezando a tener audiencias internacionales y la cultura gamer crece a pasos de gigante, nuestros gamers no están acostumbrados a consumir videojuegos hechos en Colombia.

Desarrollo de juegos VR para clientes en USA || Cocodrilo Dog Games

Al parecer el éxito de los juegos AAA, las modas, la falta de confianza en el producto nacional y hasta el desconocimiento del desarrollo de videojuegos colombianos, son los factores primordiales por los cuales las comunidades gamer consumen juegos desarrollados en el extranjero. Adicionalmente, la falta de publicidad por parte de los estudios colombianos hace que se presente el desconocimiento de los nuevos proyectos que se están llevando a cabo. Pareciera que ambos: consumidores y desarrolladores, estuviéramos creciendo sanamente. Uno al lado del otro, pero ignorándonos a la vez.

El panorama en Colombia del mundo de los videojuegos está atravesando un momentum especial, y esto es algo de los cual todos los actores de la industria debemos sentirnos muy orgullosos. Tenemos todavía mucho aprendizaje y mucho camino por recorrer, y uno de estos será cautivar a la audiencia más difícil que hay, nuestros paisanos. En esto,  tanto los desarrolladores colombianos como el gobierno debemos asumir el reto de brindar un espacio para que los gamers puedan conocer y disfrutar los diferentes títulos que se están produciendo a nivel nacional, de esa forma mágica en que el resto del mundo ya consume el producto nacional.

Sería interesante que el gobierno, en conjunto con las empresas de desarrollo, crearan un espacio especial para los juegos nacionales. Por ejemplo, que en las salas de arcade se ubicaran máquinas de nuestros juegos y que los jugadores pudieran disfrutarlos ahí. O que las aerolíneas locales incluyeran en su catálogo de entretenimiento estos excelentes títulos nacionales. Del mismo modo, que los patrocinadores de eSports consideraran incluir competencias de videojuegos colombiano o que nuestros youtubers hablaran sobre juegos hechos en Colombia. Esperamos con mucho optimismo que la industria siga creciendo y que ojalá en un futuro cercano los gamers colombianos estén jugando hits “made in Colombia”.


Perspectiva: Margarita Torres.
EdiciónTom Russo.

Margarita es Cofundadora de Cocodrilo Dog Games, estudio bogotano especializado en el desarrollo de juegos musicales, que trabajó también en el desarrollo de Poder Violeta.

Advertisement

Tendencias

Copyright © 2018 PressOver.news