Conectate con nosotros
videojuegos en Polonia videojuegos en Polonia

#LaGiraMundialista

La Gira Mundialista: Polonia

Tomasz Wlaźlak nos habla del alma polaca a través de los videojuegos.

Tomasz Wlaźlak

Publicado

en

A momentos de que Polonia haga su debut en la Copa del Mundo, nos reunimos con Tomasz Wlaźlak, artista visual  al que pudimos conocer en persona el año pasado, cuando expuso en Game On! El Arte en Juego. Con su punto de vista particular, Tomek se propuso construir un retrato de su país a través de los videojuegos locales.

.-Tom

 

Cuando me ofrecieron escribir este texto, en un primer momento me sentí feliz, pero después de un tiempo me di cuenta de que mi enfoque del tema puede no ser interesante para los jugadores reales. Soy un artista visual y estoy interesado principalmente en fenómenos de la frontera del arte contemporáneo y los videojuegos. Pero creo que escribir sobre eso no tendría sentido. Tampoco tiene sentido, y es imposible describir todos los juegos interesantes producidos en Polonia. Hay muchos de ellos, no solo The Witcher ;). Sería más fácil escribir una larga lista de títulos aquí y que cada uno de ustedes busque información sobre ellos en Internet.

videojuegos en Polonia

The Witcher 3 || CD Projekt Red

Decidí que mi punto de partida será mostrarles un poco del “alma polaca”. La excusa para escribir este texto es la Copa Mundial de Fútbol, un juego que ha capturado corazones en todos los rincones del mundo. No soy un gran admirador de esta disciplina, pero durante mi estadía en Buenos Aires visité el estadio La Bombonera para sentir la atmósfera de ese lugar legendario. La fuerza de esta disciplina es tan grande que no es sorprendente que también aparezca en los videojuegos. Pero en este texto quiero centrarme en otros deportes, que también son muy populares en Polonia.

Comenzaré con los saltos en esquí. No sé si alguien juega este deporte en Argentina (discúlpenme, pero no investigué), pero en Polonia se hizo popular gracias a Adam Małysz, quien en 2001 comenzó a lograr éxitos espectaculares, superando con sus saltos a todos sus oponentes. El éxito de Malysz ha llegado a ser tan ruidoso que incluso hoy, en la temporada de invierno, las transmisiones públicas muestran saltos de esquí en vivo cada fin de semana por la tarde. En aquel entonces, surgió el fenómeno de la “malyszomania”, que se reflejó también en el mundo de los juegos de computadora. Estos eran momentos en que, en clases con acceso a una PC, todos batían récords de distancia jugando al videojuego conocido como “Malysz”, pero que de hecho se llamaba Deluxe Ski Jump 2.1. Admito que hasta hoy pensaba que era un juego polaco, pero la verdad es diferente. El autor del juego es Jussi Koskela, de Finlandia. El juego fue muy popular.

Hoy en día, la popularidad de los saltos en esquí en Polonia todavía continúa. Tenemos a los sucesores de Adam Małysz, entre ellos el tres veces campeón olímpico Kamil Stoch, y también hay juegos polacos que te permiten sentir el espíritu de esta disciplina, como Ski Jumping Pro, de Yippee Entertainment.

Otro deporte que reina en Polonia es “Żużel”, el speedway polaco, en el que cuatro pilotos montan en motocicletas sin frenos alrededor de un estadio. Sería malicioso decir que los polacos están en este deporte a un nivel tan alto porque “solo ellos lo están jugando”. Bueno, hay algo de verdad en eso, pero no realmente ;). Este deporte también es popular en Suecia, Dinamarca, Inglaterra, Rusia, República Checa, Alemania, Letonia, Australia y EE.UU., de donde proviene uno de los corredores de velocidad más antiguos y mejores, el californiano Greg Hancock. Todos compiten en la liga polaca, considerada la mejor del mundo, y curiosamente, en muchas ciudades polacas, los fanáticos del speedway discuten con los del fútbol.

videojuegos en Polonia

Żużel

Speedway en formato digital apareció a mediados de los noventa. Muy popular fue el juego homónimo con gráficos muy simples (si podemos hablar de gráficos en absoluto). En Żużel el estadio era visible desde arriba. Cuatro jugadores podían jugar en él. El control era de un solo botón, y todo el juego consistía en tomar las curvas adecuadamente. El juego era llamado coloquialmente “líneas” porque nuestra “motocicleta” dejaba un rastro en forma de una barra del color del casco de nuestro personaje. A pesar de la gran simplicidad, el juego fue un éxito, no solo para los fanáticos del “deporte negro” (esta definición de speedway vino del color de la superficie que antes se usaba en los estadios). Si alguno de ustedes quisiera sentir la emoción de las carreras de speedway, intenten jugar al FIM Speedway Grand Prix, de SoftPlanet.

Elegí las sugerencias anteriores solo para mostrarles que en Polonia no solo viven fanáticos del fútbol, no debido a la adoración especial de estos juegos. Sintiéndome obligado a contar un poco más sobre Polonia, escribiré ahora sobre un juego que se refiere a algo que marcó mucho a Polonia y los polacos. Pienso en la experiencia de la guerra, que aunque distante, aún es visible en la política, la memoria, en nuestra identidad. Es una especie de cicatriz que se manifiesta de varias maneras. No quiero escribir sobre esto en este momento.

Todos saben que los juegos de guerra son un género muy popular. Quiero poner la atención sobre un juego polaco que trata el tema de la guerra de una manera diferente. This War of Mine pone al jugador en la perspectiva de un hombre que trata de sobrevivir en una ciudad en ruinas. La inédita inversión de perspectiva, donde no interpretamos a un valiente soldado, sino a un hombre común que lucha por sobrevivir en su escondite, obliga a reflexionar sobre los horrores de la guerra y las decisiones moralmente difíciles que se deben tomar en situaciones extremas. Con todo esto, los creadores de 11 bit studios hicieron un gran trabajo, porque el juego se ve muy bien.

No quiero escribir sobre temas difíciles y poco felices. Sé que se supone que los videojuegos sirven como entretenimiento, pero soy partidario de la teoría de que no solo para ello es que se creó este medio. Creo que también puede ser un portador de contenido más profundo. Quiero escribir sobre un juego que cuenta una historia ficticia, está incrustado en un espacio ficticio, pero se relaciona mucho con la guerra y evoca intencionalmente la asociación del jugador con las realidades del ghetto judío construido por los alemanes. My Memory of Us es un juego de aventuras creado por el estudio Juggller Games, que plantea un tema difícil de una manera poética. Es una historia sobre un niño y una niña que están luchando por sobrevivir y tratan de evitar ser separados por los robots despiadados del reino gobernado por el malvado Rey, rodeado por un enorme muro. El juego es bello gráficamente, se mantiene en colores monocromos con la excepción de los acentos rojos. Una posición que definitivamente merece atención, aunque solo sea por las ilustraciones mismas.

Pero no piensen que las personas en el país del que proviene The Witcher son un montón de tristeza. ¡De ningún modo!

Ahora, algunos juegos, a los cuales la clave de mi elección fue solo mi gusto subjetivo y cualidades artísticas que llamaron mi atención. Admito que me encantan los gráficos en píxeles, la estética retro, que se manifiesta en mi arte y en la selección de títulos que juego. Algunos videojuegos de píxeles nostálgicos son Beat Cop del estudio Pixel Crow, creado en cooperación con 11 bit studio. Este es un juego de aventuras en el que desempeñas el papel de un policía que trabaja en las calles de Nueva York. El clima de las series de televisión estadounidenses de los 80, buenos gráficos, mucho humor y donas… suena delicioso.

Desde que me convertí en poseedor de lentes de realidad virtual y mi esposa me regaló el juego Super Hot, soy de la opinión de que la realidad virtual tiene sentido. Super Hot es una idea súper simple pero un juego súper brillante. Se trata de un FPS, en el que somos atacados por un grupo de oponentes no identificados y nuestra tarea es eliminarlos antes de que nos eliminen. ¿Suena básico? Es verdad. Pero los creadores de este título han hecho un cambio que lo convierte en un juego excepcional. Los atacantes se mueven solo cuando nos movemos. ¡Eso es todo! Este simple procedimiento hace que el juego no sea un shooter sin sentido, sino una pelea deliberada con un oponente aterrador.

Escribo “aterrador” porque los oponentes son personajes simplificados en Low Poly, de color rojo, construidos a partir de algo parecido al cristal (cuando los golpeamos, se desintegran en pedazos pequeños). Es posible que para la mayoría de ustedes no sea aterrador, pero para mí un oponente sin rostro es más horrible que los demonios grotescos y las criaturas similares de los juegos más conocidos. Este juego es increíblemente poderoso. Pero les advierto, antes de colocarse los lentes despejen a fondo los alrededores y envuelvan los muebles con plástico de burbujas.

Podría mencionar producciones polacas durante mucho tiempo, pero los animo a todos a que naveguen por Internet y busquen producciones interesantes de Polonia. También mencionaré la producción de Plastic Studios titulada Bound. Es una producción que logra que los videojueos se aproximen mucho a las Bellas Artes.

Antes de terminar, quiero escribir sobre una broma de juego, que es tan malo que es bueno. Ha tenido un gran impacto en la cultura pop polaca, y actualmente se está trabajando en su segunda parte. Estoy hablando de Franko: The Crazy Revenge, del estudio World Software, que surgió como una respuesta directa a las producciones de arcade al estilo Final Fight.

Lanzado en 1994, el juego de Amiga se ha convertido en un clásico que ilustra las realidades de las ciudades polacas llenas de bloques de departamentos de los años noventa. Franko destruye a todos en su camino de venganza, usando una palabra polaca muy popular para la letra “K”, en el fondo, autos de culto de esa época… una crónica específica de la realidad de finales del siglo XX ;).

Espero con este texto haber logrado por lo menos despertar un poco de su interés, y que en el intervalo entre partidos vean las producciones del país con jugadores vestidos de blanco y rojo.


Perspectiva: Tomasz Wlaźlak.
Edición y TraducciónTom Russo.

Y gracias a Luján Oulton por la ayuda!

Nacido en 1982, Tomek se graduó en Bellas Artes y continuó su educación artística en Zielona Góra, Poznan y Torun donde realizó su Maestria y más tarde su doctorado. Actualmente trabaja en la facultad de Bellas Artes en la Universidad Nicolaus Copernicus en Torun.

Advertisement

Tendencias

Copyright © 2018 PressOver.news