Conectate con nosotros
Videojuegos en Serbia Videojuegos en Serbia

#LaGiraMundialista

La Gira Mundialista: Serbia

Andy Norman nos narra su historia y cómo Serbia y el fútbol lo inspiraron a convertirse en el desarrollador que es hoy.

Andy Norman

Publicado

en

Hoy es el turno de Serbia, y la lectura de hoy es completamente distinta a lo que veníamos viendo. Andy Norman, Productor Ejecutivo de Nordeus, escuchó sobre mi propuesta y se ofreció como voluntario para escribir una lineas sobre el fútbol y Serbia, y como ambos lo inspiraron desde muy joven para convertirse en el desarrollador que es hoy.

Andy quizo transmitir un poco de su inspiración y pasión por lo que ama, y es imposible no emocionarse leyéndolo.

.-Tom

El Dragón

“Créeme. El dragón no fallará”, aseguró el niño a su padre. “Es muy astuto”.

Dragan Stojković miró la pelota, aceleró el ritmo, se detuvo en su carga el tiempo suficiente para hacer que el arquero se estremezca y golpeó la pelota contra el travesaño. El sonido del cuero sobre la madera repercutió en toda la casa de Inglaterra donde los niños y los padres miraban por televisión, en todas las casas de Yugoslavia y de Argentina, en todos los hogares amantes del fútbol en el mundo. ¡Una exclamación audible! Una llamada, respondida con gritos de desesperación (o alegría) o incredulidad.

Es difícil forzar la inspiración, puedes y debes buscarla, pero es difícil de alcanzar y, a menudo, aparece cuando no la esperamos. He encontrado que la cita de Eleanor Roosevelt “haz todos los días algo que te dé miedo” tiene un gran valor en este sentido. Sentarse a hacer lo que siempre haces, mirar lo que siempre miras, comer lo que siempre comes, respirar el mismo aire todos los días, en comparación con salir (de tu ubicación, de tu zona de confort, de tu profundidad), aunque sólo sea un poco, tiene mucho menos valor.

Dragan Stojković

El niño vio a los héroes de otras personas fallar y anotar penaltis, y Argentina eventualmente ganó el tiroteo en los cuartos de final. Agarró su réplica de la copa del Mundial de 1990 y salió a practicar… con los dos pies.

“Nessun Dorma”, cantó Pavarotti en 1990. El chico no durmió mucho esa noche. La inspiración se apoderó de su mente y cuerpo. Una visión de su futuro, iluminado por el fuego del dragón, el deseo de ir a donde jugaban los dragones, el deseo de ser mejor.

Eleanor hubiera amado Belgrado, si estuviera viva hoy.

“Esto llevará tiempo, pero aquí hay un orden, muy débil, muy humano”¹ le decía a ella cuando aterrizaba en el aeropuerto. Así es como todos los expatriados deben ser recibidos al llegar a cualquier nueva nación. Las débiles diferencias crean desafíos sorprendentes. Los patrones más bellos pueden ser los más sutiles. Belgrado, capital de Serbia (y anteriormente de Yugoslavia) fue un enigma fascinante cuando me mudé aquí desde la industria de videojuegos del Reino Unido. Todo parecía familiar, pero funcionaba de forma ligeramente diferente. Las tomas de electricidad tenían dos puntas redondas y todas mis cosas tenían tres cuadradas, las carreteras cambiaron una regla, conducir por la derecha, lo que me hizo mirar para el lado equivocado por los coches durante semanas, algunos alimentos eran muy similares, solo pretendían serlo, y en cuanto al fútbol: ¿por qué el estadio está en llamas?

Los dos goles de Stojković y su fascinante actuación contra España en la ronda previa del Mundial de 1990 habían llevado a Yugoslavia a los cuartos de final. No fueron sólo sus goles los que inspiraron al niño en Inglaterra. Fue la forma en que jugó. Tan seguro con o sin la pelota, siempre en el espacio, pases largos y precisos con el pie izquierdo o el pie derecho, una invulnerabilidad, una belleza temible. Y un nombre que sonaba como el Dragón.

En 2018 estaré viendo la Copa del Mundo en Serbia. Me tomó un tiempo darme cuenta de que Serbia está entusiasmada con el Mundial. No es porque haya una expectativa de ir tan lejos como el equipo que contaba con Dragan Stojković, de hecho, la expectativa en general es “realista” al principio, y oculta cualquier esperanza. “Nos han decepcionado demasiadas veces”, es una frase común que se escucha. Sin embargo, existe un orgullo feroz por haber calificado de nuevo, de los prometedores jóvenes jugadores de Serbia y profesionales establecidos que juegan en las mejores ligas del mundo.

Una y otra vez, el niño insomne ​​repitió el penal, con la pelota convirtiéndose en una bola de fuego, imparable, golpeando la parte inferior de la barra y entrando. Pateó las sábanas, convirtiéndose en el dragón. “¡Vincerò!” Cantó en su cabeza. Es la posibilidad de tener un sueño hecho realidad que hace del fútbol el hermoso juego.

Ahora sé mucho más sobre cómo funciona la electricidad doméstica, por qué las cosas son cuadradas o redondas. Tal vez no sea tan importante, pero es increíble la frecuencia con la que el conocimiento pequeño se reúne para convertirse en un gran dato. Cualquiera que trabaje en videojuegos sabrá eso. Ahora sé por qué algunas naciones conducen por un lado y algunas por el otro. Sé un poco acerca de cómo preparar kajmak y ajvar².

Serbia

Los dragones serbios || gentileza Sputnik International

Estadios llameantes en los que aún necesito trabajar; todos son cacheados al entrar, pero de alguna manera aparecen cientos de bengalas o antorchas durante el juego. ¿De dónde vienen? Pero qué espectáculo, como si la multitud se conviertese en dos extrañas criaturas de fuego, que adoptan posturas y exhiben sus penachos flamígeros superiores. ¡Hay dragones!

La de 1990 no es recordada por muchos como una gran Copa del Mundo. Las estadísticas revelan que tuvo la menor cantidad de goles por partido y uno de los números más altos de tarjetas rojas. Tácticas negativas y que se juegue buscando el penal propiciaron que en los años siguientes cambiaran las reglas, como sumar 3 puntos por una victoria, y prohibir el pase de vuelta al portero.

Y sin embargo, para algunos fue una Copa del Mundo de sueños e inspiración.

Roger Milla parecía un anciano, hasta que tenía la pelota a sus pies o una bandera de esquina para bailar. Hubo un milagro en Milán. Camerún, toda África, todas las personas que pensaron que su oportunidad se había ido, comenzaron a creer lo increíble.

Totò Schillaci se convirtió en el héroe improbable de su nación, Italia. De sustituto en los primeros juegos hasta botín de oro y ganador del balón de oro.

Hubo lágrimas en el campo y en los hogares, para los fanáticos de Inglaterra.

Un héroe adoptado por Nápoles inspiraba a su nación natal.

Estaba Dragan Stojković de Yugoslavia.

Y una victoria en la Copa Mundial para Alemania Occidental. El mundo estaba a punto de cambiar.

En 2018 habrá bellos momentos y gritos de desesperación. Patrones sutiles. Sueños e inspiración. Se revelarán a medida que avance el torneo. Habrá dragones.


  1. Michael Ondaatje, In the Skin of a Lion.
  2. Comidas típicas de la región.

PerspectivaAndy Norman.
Edición y TraducciónTom Russo.

Y gracias a Mladen Dulanović por la ayuda!

Nacido en Inglaterra, Andy Norman vive desde hace años en Belgrado, donde se desempeña como Productor Ejecutivo de Nordeus, el estudio detrás del popular juego futbolístico Top Eleven.

Advertisement

Tendencias

Copyright © 2018 PressOver.news