Conectate con nosotros

Noticias

Renuncia un desarrollador de Battletech por acusaciones de acoso sexual

“Francamente, todo es verdad”

Tom Russo

Publicado

en

battletech tyler carpenter

Una lamentable vez más, otra olla se destapó dentro de la industria y otro desagradable personaje es puesto al descubierto. Harebrained Schemes, el estudio detrás del reciente BATTLETECH, se vió sacudido días atrás cuando al menos 6 mujeres denunciaron por acoso sexual a Tyler Carpenter, uno de los miembros de su equipo de desarrollo.

Desde acoso online, pasando por el manoseo y hasta el uso de influencias para presionar a sus victimas, las acusaciones se viralizaron rápidamente a través de las redes sociales, y acá fue que sucedió algo atípico: Carpenter reconoció que todo era verdad.

En diálogo con Waypoint, el diseñador dijo que “mi mierda no es el tipo de cosa que HBS representa o tolera, y HBS no tenía idea de que que esto había sucedido. “Debido a eso, por el bien de HBS y mis víctimas, renuncié a HBS con efecto inmediato. No es necesario que se haga ninguna investigación porque, francamente, todo es verdad“.

Sobre esa última parte, y calculo que las partes lo saben bien, insistiría en llevar a cabo una investigación, más allá de la confesión. No vaya a ser que el árbol nos tape el bosque.

Harebrained emitió al respecto dos comunicados, uno a través de Twitter (que pueden ver más abajo), y otro en conjunto con Paradox, que hace poco adquirió al estudio, que les dejo a continuación:

“Ha habido comunicación entre Paradox y Harebrained Schemes en este asunto y ya se ha tratado internamente. Tyler Carpenter fue despedido de la compañía con efecto inmediato. Todo esto tuvo lugar antes de que finalizara el acuerdo de adquisición entre Paradox y Harebrained Schemes, por lo tanto, Paradox no tiene ningún comentario que hacer”.

Estos fueron los testimonios que nos permitieron conocer lo que estaba pasando, pueden hacer click en los twits para expandir :

Por suerte, en esta oportunidad se apoyó a las victimas y Carpenter pudo ser identificado y expulsado sin que ello significara causarles más dolor que el que ya sufrieron. Pero el trabajo lejos está de haber terminado. El caso de hoy demuestra que el sexismo y la misoginia siguen pululando por nuestra industria, y que todavía queda camino por delante antes de que podamos considerarla un espacio verdaderamente inclusivo… pero también ha quedado claro que no estamos dispuestos a permitir que este tipo de personas anden campantes mientras causan dolor y sufrimiento a otros.

Falta, pero de a pasitos se avanza.

Tom es Editor de día, laburante de la TV de noche. Sueña con un juego que combine arqueología e ingeniería civil. Ama aprender y enseñar sobre historia. Pueden contactarlo en: tomrusso@pressover.news

Advertisement

Tendencias

Copyright © 2018 PressOver.news