Conectate con nosotros
Control Control

Analisis

Control

Un thriller de acción con mucho de Nolan y Guerra Fría.

Juan Lomanto

Publicado

en

Los jugadores solemos quejarnos de la falta de originalidad, del exceso de títulos de mundo abierto, de la poca relevancia que se le da a la historia que nos plantean los nuevos desarrollos. Pero Control va contra todo eso.

Lo último que había hecho Remedy había sido Quantum Break, en exclusiva para Xbox One. Un juego con una carga tremenda de guión, con capítulos tipo serie de televisión metidos en el medio, pero con un gameplay que pecaba de repetitivo.

Control, si bien no es una lluvia de ideas, tiene una variedad de movimientos a la hora de la acción que no permiten el aburrimiento ni la sensación de monotonía. Y logra un ensamble con la historia que marca la madurez de un estudio que ya tiene dos décadas sobre los hombros.

Los finlandeces creadores de Max Payne y Alan Wake, que según rumores recientes estarían en la mira de PlayStation para pasar a ser parte de los estudios internos de Sony, mezclaron características exitosas de varias ficciones históricas y llegaron a crear un ambiente sumamente inmersivo.

Nombrar a Inception de Nolan o a el propio Dr Strange del Universo Cinematográfico de Marvel sería obvio a nivel recursos visuales, pero creo que en su historia también bebe muchísimo de la mítica serie Lost y hasta de todo el cine de Guerra Fría de los 60, 70 y 80.

Si tuviéramos que definir a Control muy rápidamente, seguramente diríamos que es un thriller de acción en tercera persona con rasgos sobrenaturales. Pero creo que es bastante más que eso.

El juego de Remedy logra de forma super satisfactoria meternos en su ambiente, por momentos terrorífico, y al segundo nos sumerge en un tiroteo frenético de disparos, vuelos y explosiones. Porque Jesse, la protagonista que llega a la agencia encargada de lo sobrenatural donde pasamos casi todo el juego, tiene poderes al mejor estilo Eleven de Stranger Things.

Con telequinesis levantamos escombros y nos cubrimos de los golpes y disparos. Revoleamos cosas, flotamos, disparamos con un arma que se transforma en otras más. La verdad que es imposible aburrirse.

Encima, si bien Control decidió que las balas sean infinitas, la posta es que la vida de la que disponemos es muy frágil. Si un enemigo nos pega, cosa que es muy posible si no nos movemos continuamente, la barra baja de golpe y tenemos que matar rápidamente a alguien para que libere energía y podamos curarnos. Una decisión inteligente que balancea el hecho de no tener que andar buscando balas por ahí.

Control

El problema es que, lamentablemente, si tenemos una de las primeras consolas de la actual generación, el juego funciona bastante mal. Por momentos, la taza de imágenes por segundo se cae a pedazos, el mapa de glichea y la animación facial de las conversaciones se desfasa del doblaje. Que, dicho sea de paso, está sólo en español de España y tiene un nivel sumamente pobre.

En una época en la que gracias  a Netflix nos habituamos a escuchar ficción proveniente de allá, es realmente una pena que desde Remedy hayan decidido gastar tan poca plata en el doblaje. Porque la baja calidad que tiene atenta contra todo lo que nos mete en el universo de Control.

Los escenarios son fantásticos, las texturas son sumamente fotorealistas, los rostros no están nada mal y los efectos de cambios estructurales de la agencia son una verdadera locura. Como ya les dije, muy Dr Strange o Inception. Pero los personajes abren la boca y te sacan de la inmersión. Así que mi recomendación es ponerlo en inglés, aunque a veces cueste jugar y leer.

Ahora bien, la historia, como es habitual en este tipo de juegos, no sólo se nos va contando con charlas o escenas live action medio psicotrópicas, sino también con documentos de texto y cintas de video, al mejor estilo Iniciativa Dharma de Lost. Y la verdad es que es bastante interesante.

Nos van tirando data de a poco y nos mantienen enganchados a lo que está pasando. Todo mientras vamos y venimos por una agencia llena de enemigos y energías sobrenaturales que, por momentos y porque yo soy muy cagón, nos ponen los pelos de punta.

Si tuviera que comparar el ida y vuelta de Control por un mismo y enorme escenario, sin dudas, sería con la comisaría de Resident Evil 2. Es la misma sensación. Lugares que sabemos que están ahí pero a los que todavía no podemos entrar. Ir a hablar con alguien, hacer una misión y volver para después poder desbloquear otra zona. Pero todo en el mismo edificio. Una mecánica hermosa e inmortal.

Control

Todo lo demás que les pueda decir de la nueva creación de Remedy, seguramente, sería spoiler. Y ustedes saben que acá nunca nos metemos en esa. Tratamos de contarles nuestras sensaciones y las mecánicas para que tengan claro con qué se van a encontrar, pero de trama nada de nada.

Así que lo mejor es meterse en su mundo y disfrutarlo. Porque, además, los problemas técnicos que tuvo de arranque ya están bastante solucionados.

Control es un gran juego. Y si hay una secuela, puede llegar a ser mejor todavía.

8 Puntos
Lo bueno
  • Ambientación de lujo
  • Buen balance entre historia y gameplay
  • Destrucción de entornos super satisfactoria
  • Nolan, Lost y Guerra Fría en un mismo lugar
  • Lo malo
  • Groseras caídas de imágenes por segundo
  • Doblajes horrendos
  • Desarrollador: Remedy
    Lanzamiento:  27 de agosto de 2019
    Plataformas: PS4Xbox OnePC
    ¿En Español?: Si. De España
    Fuente: Copia provista por 505 Games (PS4).

    Estudió Periodismo en la Universidad de Palermo y escribe sobre videojuegos desde finales de 2011. Fue editor y redactor durante 3 años de OWG, y colaboró en varios medios gráficos y digitales. Fanático de River y de los programas de política. Pueden contactarlo en: info@pressover.news

    Tendencias

    Copyright © 2018 PressOver.news - Buenos Aires, Argentina.