Conectate con nosotros
Manifold Garden Manifold Garden

Analisis

Manifold Garden: Juegos para volar

Arquitecturas imposibles, imaginación garantizada.

Damian Silberstein

Publicado

en

Los videojuegos siguen siendo un gran mecanismo de escape, y este año sí que lo pusimos a prueba. No me refiero únicamente a esa idea irnos a un lugar diferente y pasar un buen rato, por ejemplo, en una aventura con Ellie, Mario o Sackboy. Me refiero a otra idea de salida, a irnos a algo que realmente busque hacernos volar nuestra imaginación hacia donde no pensábamos.

Eso es lo que busca Manifold Garden, título de William Chyr Studio, y que nos lleva a un poético y colorido mundo aparentemente abstracto en el que debemos ir conectando piezas para hacer florecer un gran jardín. 

Con una perspectiva en primera persona, el juego nos va llevando por diferentes espacios en los que la gravedad no parece funcionar de una manera convencional. Mejor dicho, podemos movernos en cualquier plano, algo necesario para ir resolviendo los diferentes acertijos que se nos presentan, y que implican conectar bloques de cuatro diferentes colores: verde, rojo, violeta y amarillo. 

Manifold Garden

Manifold Garden hace de la simpleza de su apartado visual, muy colorido pero sin demasiado detalle, y el dinamismo de su gamplay, un vehículo muy bueno para plantear sus acertijos, que si bien no son algo super complejo como The Witness, requiere que aprendamos rápidamente cómo movernos en este mundo tan particular.

Donde el juego también funciona no es solo en eso sino también, como mencionábamos al principio, en la posibilidad de ofrecernos una vía de escape del mundo real. Recorrer su entorno implica ir, por ejemplo, por escaleras interminables u otro tipo de estructuras que realmente dan rienda suelta a nuestra imaginación. Y eso realmente logra conectar con lo que el título propone. 

No voy a negar que cuesta un poco acostumbrarse a eso, especialmente al principio cuando nos demos cuenta que podemos “trepar” por las paredes. También parece un poco molesto estar moviendo bloques que se caen cuando los queremos cambiar de lugar. Pero rápidamente todo va a empezar a tener forma y de una manera muy particular, artística me animaría a decir. 

Manifold Garden

Desde ya que nada de eso funcionaría si el apartado visual no acompañara con la experiencia, pero afortunadamente esa parte del juego está muy bien lograda. En lugar del hiperrealismo de texturas y demás, nos encontramos con estructuras abstractas que parecen cuadros en movimiento y, sobre todo, con explosiones increíbles de color. 

Manifold Garden no está exento de algunos errores, principalmente la falta de un modo cooperativo que le daría una variante interesante al título y quizás su duración, además de acertijos y aspectos del gameplay que se repiten un poco a lo largo de sus seis horas.

Pero si lo que están buscando es una experiencia que les permita irse por completo a otro lugar y poner en práctica la mente, al mismo tiempo que dan rienda suelta a su imaginación, Manifold Garden es una experiencia muy interesante que les recomiendo. No será una cosa super dinámica y épica, pero si lo compensa con una atmósfera relajante y estimulante. Y no nos viene nada mal darles bola a estos títulos de tanto en tanto. 


Manifold Garden salió en PC y iOS en octubre del año pasado, pero recién llegó a Switch, PlayStation 4 y Xbox One el pasado 18 de agosto. Lo jugamos gracias a un código que nos otorgaron sus creadores. 

Casi 40 años, padre de dos hijes, y algo así como periodista. Soy casi tan viejo como los juegos mismos y todavía no me aburrí de jugar. Espero que no se aburran de mis notas. También me gusta mucho Star Trek, Mobile Suit Gundam y Boca Juniors. Si, tenía que decirlo.

Advertisement

Suscribite al Newsletter

Tendencias

Copyright © 2018 PressOver.news - Buenos Aires, Argentina.