Conectate con nosotros
MediEvil Remake MediEvil Remake

Analisis

MediEvil Remake

Una aventura para nostálgicos.

Ani Albano

Publicado

en

¿Remake o remaster? Estos últimos años la pregunta y el debate entre qué es uno y qué es otro, y a qué juegos resucitados aplica, se volvió cada vez más común. Pero la respuesta es simple: remake es apretar el botón de reset y armar un juego en base a uno ya existente. Remaster es tomar el mismo juego, portear sus gráficos para que se adapten mejor a los tiempos que corren y prácticamente nada más. Esto parece demasiado evidente, pero jugar MediEvil Remake me hizo dudar de lo que sabía y lo que no.

Mis opiniones respecto a esta remake pueden ser un poco polémicas, pero tengo que ser sincera: si el juego no estuviese a un precio más o menos accesible, no valdría la pena comprarlo a menos que seas un fan hardcore de aquel lindísimo juego de la primera PlayStation.

Para quienes no están en contexto, voy a recapitular un poco la historia: Daniel Fortesque era un heroico guerrero que peleó del lado del rey contra las fuerzas del mal, más específicamente del hechicero Zarok, cuyo plan era tomar el reino de Gallowmere seguido por un ejército de no muertos.

El rey hace creer al reino que el gran Dan había logrado dar muerte a Zarok antes de morir el mismo, herido en batalla. Pero la realidad, muy distante de eso, es que Dan había muerto por la primer flecha que dispararon en dicha pelea, sin que nadie lo sepa excepto el rey que había decidido declararlo el Héroe de Gallowmere de todas formas.

Y MediEvil Remake arranca 100 años después de dicha batalla, cuando Zarok reaparece de entre las “cenizas” y revive a su ejército de no muertos para intentar de nuevo hacerse con el reino. Pero en todo este – no tan – complejo acto, quien revive también es Dan, que ahora tiene la oportunidad de volver a pelear y redimirse de las vergüenzas del pasado y ganarse su merecido lugar en el Salón de los Héroes.

Por suerte este pequeño resumen puede aplicarse tanto al juego de 1998 como al nuevo, pero hubiera preferido que fuera lo único que mantuviera este remake respecto al original.

En su momento el título era un poco tortuoso, aunque en aquellas épocas era entendible para una generación que estaba amasando de a poco el manejo de los juegos como los conocemos hoy en día. Y si bien es totalmente respetable querer mantener la esencia y no irse por caminos sinuosos, no es un justificativo para repetir errores.

La cámara, por ejemplo, es una pesadilla. Que una mecánica haya sido compleja y que los juegos hayan sido más difíciles en el pasado no es excusa para seguir con el mismo modelo tortuoso en una generación nueva. Dejale la dificultad y ese hermoso desafío tan característico, pero al menos arreglame la cámara. No apliquemos el conformismo de decir que es parte del encanto, si así lo fuera, llamemoslo sólo remaster y no remake.

Después nos encontramos con el loop infinito de la vida y la muerte donde, después de matar un boss, si no tenemos un punto de curación, vamos a arrancar un escenario nuevo con una gota de vida, y vamos a estar atrapados en esa dinámica sin salida. En un contexto donde el primer enemigo nos va a matar para luego volver a empezar. Y así.

Pero así como resalto lo negativo de MediEvil Remake, también tengo que hacerlo con lo positivo. Ese aire de Halloween muy a lo Nightmare Before Christmas que tiene siempre me pareció una cosa preciosa, y verlo así, con colores vivos y con una música que acompaña el contexto visual me parece mágico, especialmente para jugar en estas épocas.

Los bosses están muy bien y con agregados que sí les aumentan la dificultad en lo que a mí me pareció una movida justa, los puzzles son algo maravilloso y la verdad es que usar tu propio brazo de arma es ese detalle propio que le agrega color. Y si bien la durabilidad de algunas armas y los escudos es un poco desesperante, también se siente justo.

Hay enemigos que son realmente insoportables como los goblins ladrones, me acordaba de mí misma corriendo por los dungeons del Diablo III persiguiendo a otros goblins para robarles yo. Y los espantapájaros y cuervos son otro dolor de cabeza.

MediEvil Remake

Dan sigue siendo el mismo esqueleto simpático, sin un ojo y sin mandíbula, que nos acompañó hace más de 20 años, y creo que es una de las cosas más lindas de la remake. Además, ahora los diálogos pueden saltarse si es que leemos más rápido que las voces que nos hablan cuando, por ejemplo, nos acercamos a los libros. Y parece que no, pero en un juego que si no contamos las muertes estúpidas dura unas siete horas, ahorra un montón de tiempo. Algo muy valioso en el día a día.

Leí por ahí que llamaron al MediEvil Remake un hack and slash con aires de Dark Souls. Pero no, MediEvil es su propio juego, siempre lo fue y no necesita comparaciones. Ya va siendo hora de dejar de pensar que porque un título sea difícil tiene “aires de souls”. No es justo y no aplica, y menos con un clásico como este, que se sostuvo siempre por peso propio.

Como dije, los fans del pasado se van a ver sumergidos en una experiencia muy hermosa, los no-tan-fans, o los que quieran probarlo por primera vez, van a tener que enfrentarse a una dificultad compleja y a unas cuantas frustraciones que se pueden sortear si se tiene paciencia, perseverancia y, por sobre todo, ganas de jugar.

 

7 Puntos
Lo bueno
  • Música
  • Gráficos
  • Factor nostálgico
  • Lo malo
  • Cámara
  • Combate
  • Desarrollador: Other Ocean Interactive
    Lanzamiento:  25 de octubre de 2019
    Plataformas: PlayStation 4 (en Argentina sólo en digital)
    ¿En Español?: Si
    Fuente: Copia provista por PlayStation Argentina

    Escribe y habla sobre videojuegos desde hace 7 años, pero los juega desde su más tierna infancia. En sus ratos libres se disfraza de personajes de Star Wars e intenta ganar partidas de Magic. Cuando le sobra tiempo, trabaja en sistemas y pretende ser una adulta proactiva.

    Tendencias

    Copyright © 2018 PressOver.news - Buenos Aires, Argentina.