fbpx
10.6 C
Buenos Aires
jueves, agosto 11, 2022

OlliOlli World: un mundo que vive y respira skate

Cargado de colores, personajes adorables y mucha customización: ¿Pero es suficiente?

Nacho Jacobo

Comunicador Social devenido en publicitario y marketinero digital. Gamer desde muy chiquito, diría que mi segunda escuela fueron los salones de fichines. Fanboy de Warcraft y Diablo.

Más notas del autor/a

Nota de redactor: Nunca me subí a un skate

Soy un completo outsider en el mundo del skate (hablo en el mundo real, no en el virtual). Siempre me tiró más la bici, así que siempre vi con mucho respeto y envidia a todes mis amigues que tenían la habilidad de poder subirse a una tabla y poder hacer algún que otro truco.

Ahora bien, en el mundo de los videojuegos, me atrevería a decir que todes les que tuvimos una PSX One, una PS2 o inclusive una N64 jugamos en algún momento a algún título de la saga de Tony Hawk. No importaba si nos gustaba el skate o no, ese título logró captar la atención por tener un gameplay sumamente dinámico (¡y adictivo!) con el condimento de que cada entrega tenía una banda sonora que incluía temas de distintos géneros y estilos musicales, logrando también que nos enganche por ese lado.

OlliOlli Mundo
Bienvenidos al mundo de Radlaina

La gente de Roll7 nos trae una nueva entrega de su saga de Skate que, en parte, recupera mucho del espíritu de Tony Hawk, aggiornando a ciertos recursos audiovisuales que son los que marcan el ritmo hoy en día: OlliOlli World es sumamente dinámico y divertido, seguramente si lo pensamos en clave consola portátil (Nintendo Switch o Steam Deck) estoy casi seguro que la experiencia debe más adictiva de lo que es en PC.

 

Todo es cartoon

Este nuevo título de la saga OlliOlli nos entrega un mundo sumamente amigable con una estética visual muy a la moda de lo que podríamos llamar el “new wave of cartoons” (pensemos en Hora de aventura, Un show más, Gumball y tantísimos otros programas de Cartoon Network). Si comparamos esta entrega con las anteriores del universo de OlliOlli podemos apreciar como se nota un cambio radical en materia visual.

El título a su vez viene acompañado de un soundtrack muy al estilo lo-fi hip hop: nos vamos a ir metiendo de a poco en el mundo de Radlaina, un lugar que respira y vive skateboard 24/7.

La premisa es bastante simple: Existen una suerte de 5 “skate masters”, cada uno habita en una zona en particular, a quienes debemos conocer para poder lograr encontrar el Gnarvana (no, no me pregunte qué corno es esto, pero quiero que los desarrolladores me conviden de lo que hayan consumido a la hora de pensar esta historia).

Podríamos decir que somos una suerte de “choosen one” del skateboard que debe ir transitando estos 5 mundos acompañado siempre de un grupo sumamente divertido de compañeres que nos irán tirando tips y trucos para poder ir sumando a nuestro repertorio de habilidades skaterísticas (?).

OlliOlli - resumen
Nunca nadie resumió mejor de qué va un videojuego.

Skate or respawn!

Una vez que nos metemos en el mundo de OlliOlli World es muy difícil salirse, es tan simple y directo que logra engancharte siempre intentando destrabar el próximo nivel y/o sacar todos los logros y así conseguir una remera nueva o un diseño de tabla exclusivo.

Y este es uno de los puntos más fuertes e interesantes: ¡la posibilidad de customizar nuestro personaje es enoooorme! Tenemos a nuestra disposición un motón de remeras, gorros, camperas, buzos, pantalones, zapatillas…¡hasta hay variedad de colores para las rueditas! ¿Lo mejor de todo? No hay que pagar un peso por esto, todo se consigue directamente, lo que desde ya descomprime mucho la exigencia, si sos un jugador casual quizás no te mueva un pelo y vayas pasando de nivel en nivel sin preocuparte por los logros, pero si sos un loco de los achievements (hola, te estoy mirando Pol) probablemente te pases horas y horas intentando obtener cada uno de los logros que existen.

La dinámica es directa: ir del punto de partida al de llegada y en el camino sortear una serie de obstáculos para poner en práctica todo nuestro repertorio de trucos y piruetas arriba de skate. A mayor cantidad de “chiches” que tiremos, más puntos iremos obteniendo y esto nos permitirá ir escalando en el ranking (y continuar accediendo a artículos y escenarios).

OlliOlli - Customización
Si, uso camisas estampadas hasta en avatares virtuales

También existe la posibilidad de tomar rutas mas difíciles, lo que hace que los trucos y los desafíos sean más complicados (agregando mayor adrenalina a la experiencia). Por otro lado, podemos competir con distintos jugadores para ver quien posee el récord de mayor puntaje de un mapa en particular, lo que hace que el modo competitivo sea bastante sencillo y amistoso. Cada mundo tiene una ambientación particular logrando que los escenarios sean únicos y tengan sus particularidades.

Sin embargo, acá es donde siento que OlliOlli World es víctima de su propia fórmula: se vuelve repetitivo y esto ocurre demasiado pronto. Si bien tanto visual como sonoramente es una maravilla, la realidad es que en poco tiempo se agota y la idea de estar constantemente intentando pasar un nivel para ir aumentando la dificultad sin la posibilidad de quizás experimentar otro tipo de actividad a mi, en particular, me cansa.

¿Eso lo hace malo? No, para nada. Creo que entra en esa categoría que yo denomino “juegos para visitar mientras haces un break de un fichín más grande” y esta sensación, se agranda, si tenemos en cuenta el precio del OlliOlli World.

OlliOlli niveles
Perdí la cuenta de la cantidaaad de veces que repetí esta escena para poder hacer bien el salto.

Billetera mata hype

Claramente estamos viviendo los últimos soplos de la primavera argentina en Steam: cada vez es más frecuente encontrarse con títulos que tienen precios más parecidos a lo que uno solía ver en el mundo de las consolas, como así también los catalogados como indies que tienen precios que suenan más a producciones AA o AAA.

OlliOlli World cae dentro de este segundo grupo: A la fecha de hacer esta reseña, se consigue en Steam a $3000 (redondeando) que si le sumamos los impuestos debemos irnos a un precio final de $4948,35…Dejen que lo diga yo: es una locura que tenga este valor.

Me es imposible no poner este factor dentro de la ecuación a la hora de tener que pensar si lo recomiendo o no, principalmente porque con ese monto (5k) uno puede conseguir el Ghostwire: Tokyo, por dar un sólo ejemplo, o inclusive comprar varios títulos por una menor cantidad de plata y te sobra para pedirte una pizza y helado de postre.

¿Mi consejo? Si realmente les llamó la atención esperaría a una rebaja como para conseguirlo a un precio más razonable. No siento que al momento valga el total de su precio y es una variable que, lamentablemente, me hace tener que cerrar esta nota con un sabor medio amargo de boca.

OlliOlli World cumple: es divertido, sumamente desafiante y adictivo. Pero por ningún motivo del universo vale lo que intentan cobrarnos en Steam.


Si llegaste hasta acá y te gusta lo que hacemos en Press Over, medio independiente hecho en Argentina, siempre nos podés apoyar desde la plataforma de financiación Cafecito. Con un mínimo aporte nos ayudás no sólo con gastos corrientes, sino también con la alegría de saber que estás del otro lado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas notas