fbpx
24.1 C
Buenos Aires
viernes, diciembre 3, 2021

Outriders: poca personalidad pero mucho carácter

A puro reciclaje de mecánicas, People Can Fly sacó un título divertido y con mucho contenido.

Le Nardill

Redactor

Game Designer, padre y buen tipo. Estudié diseño gráfico, publicidad y periodismo deportivo. Me recibí de árbitro de tenis pero en cambio hice una carrera como cocinero.
Le doy las gracias a mis viejos que me decían de chico que si jugaba Tetris iba a ser más inteligente. Hoy intento balancear mi vida adulta entre trabajar, escribir sobre videojuegos y pasar tiempo con mi hijo.

Más notas del autor/a

Con Outriders estamos en presencia de un juego que puede llegar a ser enorme. Digo “puede” porque por ahora solo cumple. Al título de People Can Fly no le interesa innovar. Este tiene una clara misión, dada por sus desarrolladores, de ser divertido y darle la sensación al jugador de que es un dios rodeado de hormigas. ¿La buena? Esto se logra casi a la perfección. La mala es que sacrifica recursos importantes dentro del diseño que pudieron haber hecho de la obra distribuida por Square-Enix en uno de los tanques del año.

Si quieren una introducción a lo que es Outriders, pueden leer la nota que hicimos hace unos meses cuando salió la DEMO. De igual manera hay una forma rápida de entender qué es Outriders: imaginen que tienen una mezcladora de videojuegos. En ella pueden meter diferentes títulos y el resultado va a ser un título nuevo, con mecánicas recicladas, pero destacando (o por lo menos intentando hacerlo) lo mejor de cada aventura.

Outriders

De esta manera, People Can Fly intentó replicar la sinergia entre los personajes y sus habilidades de Borderlands. Tomó el formato de misiones y progreso de The Division. ¿La vista del personaje y la sensación en el campo de batalla? sacada directamente de Gears of war. Cierra el mix con una estética y sensación muy parecida al Destiny.  Tengo que admitir que el resultado es mucho mejor y más disfrutable de lo que parece que va a ser. 

Pero vayamos de menor a mayor. Hay que decir que la historia es realmente accesoria. No pienso caer en spoilers porque lo que a mi me puede parecer aburrido a otra persona le puede cambiar la vida. Pero para mi gusto no engancha. No es solo porque sea mala, está horriblemente escrita, cuenta con personajes secundarios olvidables o está llena (repleta, invadida, plagada… creo que se entiende) de clichés. El problema más grande es que si se quiere conocer la historia completa hay que leer y mucho.

Casi todo el contexto de la aventura está dentro de coleccionables repartidos por los mapas. Recién hacia el final, el personaje principal hace pequeños comentarios sobre textos que va encontrando pero porque lo requiere la trama. Si durante todo el título existiera esa interacción con las notas que se encuentran en el piso creo que el cambio hubiera sido radical para las puntuaciones y críticas de los medios. 

Outriders

También sufren las misiones secundarias en esta decisión de darle poca importancia  a la historia. Nuevamente estamos frente a problemas de diálogos y situaciones que pocas tienen sentido en el  mundo que se plantea. Además mientras más avanza la misión del personaje principal, menos motivaciones tenemos para volver a completar las tareas que quedaron en el camino. Una sola misión secundaria me sacó una sonrisa y se me hizo interesante (a pesar de tener chistes absurdos y conversaciones muy extrañas)

Siguiendo con lo flojo, antes de entrar a lo que realmente disfruté, a Outriders le cuesta arrancar. Las primeras horas se hacen cuesta arriba gracias a un prólogo mal escrito y aburrido y a unas primeras misiones lentas con diálogos que no tienen sentido. Luego del preámbulo, nos dan a elegir cuatro clases con enfoques muy claros (una de rango, otra melee, tenemos magia y una balanceada).

Siendo lo más divertido el combate y sentirnos todopoderosos usando nuestros supersoldados, el loot y las habilidades que realmente logran esto, tardan en llegar. Para peor, la calidad de armamento y armaduras que conseguimos en solitario es menor a si podemos crear alguna partida en cooperativo. Lo que hace que si no tenemos la posibilidad de contar con algún amigo o conectar con un grupo de extraños, la primera parte del juego sea chata.

Outriders

Pero, y ese “pero” es enorme, una vez que agarramos ritmo, subimos un par de niveles, nos dan mejores habilidades y las armas empiezan a tener colores más raros, la cosa cambia por completo. Si bien los enfrentamientos son repetitivos y la variedad de enemigos no es la mejor, es muy divertido moverse por el campo de batalla haciendo uso de nuestras habilidades. Vale aclarar que cada clase de personaje cuenta con tres árboles de skills para modificar sus parámetros y la fuerza de las habilidades.

Este placer de aniquilar hordas de enemigos aumenta cuando por fin podemos jugar en cooperativo. Toda la historia se puede completar junto a dos compañeros. La dificultad aumenta pero la sinergia entre las habilidades de las diferentes clases se hacen notar y marcan la diferencia

Luego de varias misiones principales, y un par de jefes, arrancan unas mecánicas que le dan un poco de profundidad al título. Se nos permite modificar nuestro equipo, colocar mods, subir su calidad o cambiar el estilo del arma (por ejemplo disparar de a una bala y hacer más daño o una ráfaga que pegue menos pero con mayor cadencia de fuego.) Existen una muy buena variedad de modificadores para instalar en las armaduras o nuestros fusiles. Esto da la posibilidad de adaptar la forma de jugar a gusto. Debo admitir que pasé mucho tiempo probando cada uno y es increíble como sumar o sacar un mod cambia tanto la forma en la que se desarrolla cada batalla.

Outriders no se anda con chiquitas en cuanto a su contenido. Tiene aproximadamente unas 30 horas de duración. A esto hay que sumarle una cantidad enorme de sidequests, cacerías de mutantes y humanos y un modo extra de juego, que aparece después de terminar la historia principal, de una dificultad muy elevada y donde se pueden sacar los mejores equipos del título.

Debo confesar que, después de ver el rendimiento de la DEMO en una PS4 fat, me preocupaba de qué manera iba a correr en la consola. Para mi sorpresa, anda perfecto. Un apartado técnico muy bueno, con buenas iluminaciones y prácticamente sin caídas de frames (resistiendo muchas batallas intensas con más de 15 enemigos en pantalla, luces de colores y explosiones varias).

El futuro para Outriders es enorme. La posibilidad de expansión de la historia es muy grande y seguro van a aparecer varios paquetes de contenidos descargables en el futuro. Por mi parte, arranqué con muy pocas expectativas y me encontré sonriendo a la pantalla más de una vez por sesión mientras me defendía de los ataques incesantes. Lo que si recomiendo es conseguir un amigo que se compre una copia (o tenga Gamepass de Xbox). De esa manera van a poder disfrutar de Outriders de la mejor manera.


Si llegaste hasta acá y te gusta lo que hacemos en Press Over, medio independiente hecho en Argentina, siempre nos podés apoyar desde la plataforma de financiación Cafecito. Con un mínimo aporte nos ayudás no sólo con gastos corrientes, sino también con la alegría de saber que estás del otro lado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas notas