fbpx
23.9 C
Buenos Aires
miércoles, octubre 27, 2021

Phantom Abyss: calabozos nostalgiosos

El nuevo título (aun en early access) de Team WIBY nos presenta una interesante propuesta, aunque todavía necesita hacer algunos ajustes para impactar.

Damian Silberstein

Columnista

Casi 40 años, padre de dos hijes, y algo así como periodista. Soy casi tan viejo como los juegos mismos y todavía no me aburrí de jugar. Espero que no se aburran de mis notas. También me gusta mucho Star Trek, Mobile Suit Gundam y Boca Juniors. Si, tenía que decirlo.

Más notas del autor/a

En 2020, durante los momentos más intensos de la pandemia, nos encontramos con esos juegos que nos permitieron funcionar como un escape a otros mundos, lejos del tedio del encierro en casa y la incertidumbre. El gran fenómeno dentro de esos títulos fue, sin dudas, Among Us pero no podemos dejar de mencionar que pasamos horas divirtiéndonos como locos con Fall Guys.

Justamente Devolver Digital, empresa que publicó el divertidísimo título competitivo entre muñequitos saltarines y coloridos, vuelve a apostar por una experiencia para disfrutar con amigues, aunque desde otro punto de vista, no tan casual, pero no por eso menos entretenido. Se trata de Phantom Abyss.

Phantom Abyss

Este juego, actualmente en early access en Steam y desarrollado por el estudio australiano Team WIBY, es una interesante cruza entre Indiana Jones y ese genial programa de consursos juveniles de Nickelodeon: Leyendas del templo escondido

La premisa es bastante simple. Estamos atrapados en un templo antiguo y la única forma de salir es explorando sus diferentes calabozos, buscando ídolos que nos permitan abrir puertas para seguir avanzando hasta encontrar la salida. Claro que esto no va a ser nada fácil, porque cada espacio está repleto de trampas y peligros que pondrán a prueba todos nuestros reflejos.

Lejos de ser una experiencia casual y naif, Phantom Abyss presenta una estructura más digna de un FPS, principalmente porque la perspectiva es en primera persona. La idea pasa por ir recorriendo cada sector del templo, que se generan aleatoriamente, a la mayor velocidad posible para que otros rivales no nos saquen ídolos e ítems en el camino. Pero al mismo tiempo es clave tener cuidado por cada paso que damos, básicamente porque está repleto de trampas, como pisos que se mueven o pinches que salen del piso.

Phantom Abyss

Nada de esto funcionaría bien si no tuviéramos un control acorde y esta no es la excepción. Toda la mecánica de saltos, barridas, corridas en velocidad está muy bien implementada. Incluso, y acá el link con Indy es inevitable, tenemos un látigo que nos permite acortar distancias lanzándolo, por ejemplo hacia otras plataformas.

Quizá un aspecto flojo a remarcar tiene que ver con su apartado gráfico, que si bien tampoco es un desastre se lo siente bastante básico y genérico en cuanto a su diseño, muy de templo de película de Indiana Jones o Tomb Raider. Se podría haber hecho algo más en cuanto a detalles y aunque entiendo que la idea pasa por ir moviéndonos lo más rápido posible, la cosa se queda a mitad de camino en ese aspecto.

Phantom Abyss

A nivel competitivo, Phamtom Abyss si cumple con una interesante idea, la de jugar contra “fantasmas” de otros jugadores. Esto es algo que ya vimos en una infinidad de títulos, pero aquí funciona realmente muy bien, principalmente porque nos ayuda a evitar caer en trampas de todo tipo y, en definitiva, a tener una estrategia más pensada cuando iniciamos nuestra partida.

El juego sigue estando en acceso anticipado y es probable que tenga diferentes cambios hacia la versión final. Pero así como esta, si buscan una experiencia cuasi multijugador, para pasarla bien un rato y poner a prueba sus reflejos, Phantom Abyss es una interesante propuesta, sin ser ni de lejos el próximo fenómeno de la post pandemia.


Si llegaste hasta acá y te gusta lo que hacemos en Press Over, medio independiente hecho en Argentina, siempre nos podés apoyar desde la plataforma de financiación Cafecito. Con un mínimo aporte nos ayudás no sólo con gastos corrientes, sino también con la alegría de saber que estás del otro lado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas notas