Conectate con nosotros

Analisis

Pink River, una maravilla indie salida de la Game Maker’s Toolkit

Puzzles en movimiento sobre un río lleno de peligros.

Mer Grazzini

Publicado

en

Bienvenidos a IndiesPensables, el espacio que encontramos para darle visibilidad a videojuegos cortos e independientes. A veces gratuitos y a veces no, pero siempre relevantes.

La semana pasada, el genial canal de YouTube Game Maker’s Toolkit, dirigido por el periodista británico Mark Brown, organizó una nueva edición de su jam de 48 hs. Durante todo el finde, unas 20 mil personas alrededor del mundo (yo incluída) hicieron juegos bajo la consigna “Fuera de control”. 

De las casi 5.500 obras que se presentaron, hoy les traigo esta, que me llamó la atención desde los primeros screenshots del sábado temprano por Twitter y cumplió las expectativas. Pink River es un arcade breve pero adictivo en el que tenemos un personajito en un muelle al borde de un río rosa, y una balsa hecha de bloques. Apenas subamos a la balsa, ésta se va a empezar a mover río abajo por un canal lleno de obstáculos y objetos. 

No podemos mover la balsa para esquivar los obstáculos, pero sí podemos movernos sobre ella para esquivar los disparos de las sirenas y, sobre todo, alterar la forma de la balsa moviendo los bloques que la componen de acá para allá

Así que a medida que veamos que se acercan obstáculos, va a haber que mover los bloques de lugar y ponerlos fuera de peligro. O bien, estirando la balsa hacia alguna dirección para poder agarrar corazones o más bloques para agrandarla o bien suplantar los que hayamos perdido. 

Lo interesante de esta mecánica de Pink River es que, de alguna manera, funciona como una doble barra de vida, en donde nuestro personaje se debilita si recibe disparos o si cae al agua, pero además cuántos más bloques tenga nuestra balsa más a salvo vamos a estar. Y, obviamente, si nos quedamos sin balsa perdemos. 

Pink River

El pulido del juego es sorprendente a simple vista, sobre todo considerando el lapso de tiempo tan breve en el que fue hecho, ¡y por sólo dos personas!.

Pink River tiene estética de Gameboy, cuatro colores y algo que parece pixelart de poca resolución, pero en realidad es 3D. Las mecánicas son divertidísimas y los controles se sienten super bien. Cómo crítica, hay elementos que no parecen haber sido implementados del todo (o por lo menos yo no entendí su utilidad) como los cristales y las jaulas. Si alguien descubre una mecánica detrás de estos elementos, ¡que deje un comentario así me saco la duda! 

Lo pueden descargar gratis por acá, y también chequear los demás de la jam. ¡Que el río nos lleve hasta el próximo juego!

Corresponsal desde Rosario. Mer divide su tiempo entre luchar contra su tesis de licenciada en Bellas Artes, componer canciones y hacer jueguitos. Sus brownies son reconocidos en varias provincias.

Advertisement

Suscribite al Newsletter

Tendencias

Copyright © 2018 PressOver.news - Buenos Aires, Argentina.