Conectate con nosotros
Dragon Ball Z Kakarot Dragon Ball Z Kakarot

Primeras Impresiones

Dragon Ball Z Kakarot

¿Y dónde está Yajirobe?

Jimena Veronica

Publicado

en

Si estás leyendo esto muy probablemente estés atravesado por la cultura del anime, aunque sea indirectamente, y muy probablemente hayas disfrutado Dragon Ball Z en algún momento de tu existencia. Estoy segura que, también, si viste el trailer con el que empezaron a darle manija a este juego, un poquito te emocionaste (yo me emocioné un montón).

Lo cierto es que este juego fue muy esperado por quienes disfrutamos los Action RPG de mundo abierto, pero todavía fue más por quienes tienen la franquicia de Akira Toriyama en el corazón. El compromiso con esa expectativa debe ser grande y, por ahora, no siento que este juego cubra esas expectativas.

Dragon Ball Z Kakarot arranca con una inmensa cantidad de tutoriales. Aterrizar en el mundo de Gokú es algo más que simplemente enternecerse con la historia, es tener que lidiar con texto, texto y más texto para saber todo lo que tenemos que hacer. No importa si hablamos de cazar, recolectar orbes, reorganizar la comunidad, luchar o simplemente recorrer el mapa, hay que prepararse para leer mucho. Les juro que no es cosa mía, me encanta leer hasta el lore que me encuentro en historias apasionantes, pero esto me parece una falta de dinamismo que le baja muchos puntos.

Dragon Ball Z Kakarot

Entender como pelear fue lo más sencillo, dentro de todo, y menos mal porque por ahora es la parte más entretenida del juego. Dentro de todo, la mecánica, los ataques especiales, los combos con otros personajes, la dificultad de las batallas y el entrenamiento son bastante equilibrados. No me pasó todavía de subir de nivel excesivamente y sentir que un jefe no me resultara difícil, cada batalla de la historia principal la tuve que hacer varias veces y es muy satisfactorio poder superarlo.

Tampoco imaginé que iba a poder manejar la pantalla con tanta facilidad, puesto que es bastante difícil manejar ese grado de tridimensión y libertad sin terminar haciendo cagadas con el espacio, en este sentido un aplauso para Cyberconnect2.

Respecto a la historia, es la que ya conocemos. Está bueno revivirla, yo me había olvidado un montón de cosas y Dragon Ball Z Kakarot es una buena oportunidad para refrescarla sin tener que mirar tantos capítulos de relleno. Sin embargo, el ritmo de las conversaciones es lento y a veces se siente raro, pero se nota el amor por esta historia, que además se divide en capítulos empezados por una marquesina igual que en la serie.

Dragon Ball Z Kakarot

También nos podemos encontrar orbes con fotos de la historia de Dragon Ball relatadas y un mundo a recorrer con la estética clásica de la obra de Toriyama. Aunque les dejo un consejo: pongan las voces en japonés, por favor!

Hasta lo que llevo jugado (la semana que viene subiré el análisis final) parece todo relativamente bueno, pero hay detalles que arruinan un poco el panorama. ¿Qué son los detalles? En realidad poco y nada, pero si sumamos una inmensa cantidad de detalles, el nivel de la cosa baja.

Para arrancar, el mapa es muy difícil de entender. De alguna forma intentaron mantener la sencillez del radar de las esferas para mostrarnos los espacios que recorremos, sólo que las ciudades, al tener todo concentrado en un sólo lugar, se vuelve un menjunje de logos. El juego se gasta en explicarte un montón de cosas sobre como manejarte en él, pero no es capaz de avisarte algo fundamental: NO TE VAS A PODER BAJAR DE LA NUBE VOLADORA EN LAS PRIMERAS MISIONES.

Sí, estuve alrededor de 15 minutos de juego recorriendo absolutamente todo hasta que se me ocurrió buscar el mapa más grande, que es básicamente el que nos permite elegir a qué sector viajar. El juego simplemente me lanzó la misión de buscar a Raditz y me costó mucho saber que había un mapa más grande. Ni les cuento la misión secundaria de encontrar escondido a Yajirobe, que se volvió motivo de risas en casa porque estuvo un montón de tiempo al grito de: “¿Donde estás Yajirobe?”.

Hasta que, eventualmente, descubrí que su ki era tan pequeño que era apenas visible y se podía encontrar de casualidad (la misión específicamente aconsejaba detectarlo con su ki). Entiendo que las misiones sean desafiantes y no hay nada que me guste más que tener que superar mi habilidad, pero estas cosas dependen casi completamente del azar y pueden resultar muy cansadoras.

Por otro lado, el mundo no es tan abierto como dice ser. Consta de pequeños minimapas divididos por sectores que forman parte del mundo entero. Y no hay mucho que descubrir en ellos: uno o dos pueblos, personajes clásicos de Dragon Ball Z diciendo alguna pavada, zonas de entrenamiento para ganar habilidades (una gran idea, pero que hasta ahora me sirvió una sola vez), orbes, orbes y más orbes zeta dispuestos para recolectar y pagar habilidades (son útiles, pero no se usan todo el tiempo), items que pueden servir para cocinar o venderse (resumidos en bolas luminosas de distintos colores, porque hacer el objeto ya es mucha pereza) y así sucesivamente.

En síntesis, el mundo de Dragon Ball Z Kakarot es bastante simple, y es una verdadera pena. Porque si te gustan los mundos abiertos y encima amas la franquicia, esta era la oportunidad perfecta para llenar de detalles hermosos cada parte del mapa y pasarnos horas recorriendo (pssst, Projekt Red, acá necesitan unos consejitos). No da ganas de recorrer, no da ganas de pelear contra los enemigos simples del mapa y las misiones secundarias son simplonas.

Igual todavía hay un par de novedades que quiero investigar más, como el sistema de relaciones entre los personajes, que nos dan bonus en la medida en que les vamos haciendo favores o cumpliendo misiones. Lo que puede permitir mejorar la búsqueda de tesoros, el valor de las ventas en los mercados, de los platos de comida, los valores de batalla o la experiencia ganada, etc. Por el momento, lo único novedoso que le encontré al título.

Como ven, por ahora el panorama se ve un poco desesperanzador, pero son apenas 8 horas de juego y quizá todo esto sea la antesala para un una obra llena de posibilidades que simplemente necesita más tiempo para permitirnos aterrizar. Como homenaje, el juego funciona a la perfección, pero como Action RPG, todavía deja mucho que desear y pulir.

¿Qué me esperará cuando esté más cerca de terminar el juego? Les dejo la pregunta en suspenso. La semana que viene les traigo el veredicto final.

Astróloga, Gamer, Community Manager, Redactora, estudiante de guión, organizadora de eventos de juegos de rol y mesa en Capital y Gran Buenos Aires. Obsesiva, llorona, profusa detractora de las ciudades. Con claros problemas para mantener la atención en una sola cosa por mucho tiempo. Soy la Comandante Shepard y esta es mi página favorita de la Ciudadela.

Advertisement

Suscribite al Newsletter

Tendencias

Copyright © 2018 PressOver.news - Buenos Aires, Argentina.