fbpx
10.6 C
Buenos Aires
jueves, agosto 11, 2022

Viaja Baraja: Indie de Incertidumbres

Una interesante visual novel indie gratuita desarrollada por el estudio latinoamericano Matajuegos.

Leo Di Grezia

Redactor

Redactor, todo en formación hasta el fin. Padre. Tengo muchos hobbies. No se mucho de nada, pero se de todo.

Más notas del autor/a

Ordenado por el Comité Olímpico Internacional que lo financió, Viaja Baraja es una breve novela visual con mensajes de aceptación y crecimiento. ¿Dan en el clavo? ¿Es un videojuego? ¿Me gustó? La creación de Matajuegos, con apoyo de Fundación SES tiene cosas para contar.

Viaja Baraja

Futuro Incierto

Daira es una joven apenas salida de la secundaria que se apronta a un road trip con amigues. En el principio nomás tiene una charla con su querido tío donde se sientan las bases de la sencilla trama: Daira no tiene ni idea de que quiere hacer con su vida. No es raro. Lo raro es terminar la secundaria y tener todo claro como si lo tienen dos de sus compañeres de viaje.

Su tío, un oasis de cordura, le dice que aproveche el viaje para averiguar que tiene pensado para su futuro. Muchas veces, a nuestros 18 años, no tenemos la habilidad, o los recursos para aprovechar los consejos de los mayores, y esto será clave en el armado argumental de Viaja Baraja. Pero no porque acierte.

Así comienza el viaje de Daira, Nehuen, Tilde y Vale.

Cada une del cuarteto tiene sus propios mambos y no necesariamente se suben a la camioneta pensando resolverlos. Simplemente surge porque Daira (nosotros) tiene una capacidad innata para decir lo que corresponde y poder ayudarlos.

Discursos Adultos

Acá es donde este pequeño título indie falla. Es muy difícil para nosotros, los adultos, entender los procesos mentales de las personas en otras franjas etarias. Podemos intentar reproducirlos si ya los vivimos, y aún así, el error esta en el camino de manera invariable.

Daira tiene un problema personal que no es el más grave del mundo. Como mucho, no saber que elegir es un problema de personas privilegiadas. Esto de por si no tiene nada de malo, pero no lo es el hecho de que la mayoría de nosotros salimos de la secundaria directo a laburar. De lo que sea. Porque hay que parar la olla o ayudar a hacerlo.

El resto de sus amigos tiene otros problemas, ninguno de vida o muerte, que con Daira podemos asistir a resolver.

Vale, que es una suerte de Sporty Spice (?) tiene su objetivo de vida (y como alcanzarlo, que es totalmente importante) completamente resuelto. Su ¿problema? es que casi no tiene tiempo para pensar en ninguna otra cosa. A la vez, hay un dilema con intentar ser futbolista en un mundo machista y como enfrentar esa secuencia que me pareció un poco mas interesante.

Tilde es no binarie y su inquietud es como salir del closet al respecto porque está harte de que le etiqueten con el género equivocado.

Nehuén acaba de separarse de su novia y tiene un caudal de sentimientos que reprime por la masculinidad tóxica a la que fue expuesto toda su vida.

Como se lee, irónicamente sacando a Daira, los problemas más o menos recorren un tópico súper actual que es necesario recorrer, pero no soy capaz de decir con justicia si lo hacen de la manera mas acertada.

Y esto es porque, para tener 18 años, los cuatro personajes son muy adultos. Casi como si los desarrolladores –tal vez en sus treintaypicos- estuvieran discurseando desde sus propias capacidades y conocimientos en vez de aquellos a los que les ponen voz. Esta situación se refleja bastante en el “capítulo” de Tilde donde nuestro discurso mejor dispuesto (mas adelante explico con un poco de detalle) es el de “aceptate y mandá a cagar al resto”. Podemos instituir: Hay adolescentes capaces de gritar eso. Una minoría. Pero los hay. Para el resto, la aceptación de terceros es más importante. Hay una razón por la cual incluso gente adulta es mas proclive a responder a puteadas que a hacerlo con elogios.

Viaja Baraja

La gente de la cooperativa nacional Matajuegos se siente cómoda en el género de las visual novels porque les permite de una manera bastante directa proliferar su discurso ideológico. Con el cual concuerdo huelga decir. Dicho esto, no es un género que me encante e incluso, casi que no lo considero parte de “los videojuegos”. Entiendo que es así porque hay una mínima interactividad.

En el caso de Viaja Baraja, se encuentra en el uso de naipes de emociones. Durante las diferentes charlas que tenemos con el tío de Daira y con los amigos, se nos ofrecen naipes con emociones específicas: Incertidumbre, Preocupación, Esperanza, Coraje, Paciencia, Cariño. Esos naipes hay que utilizarlos, a elección personal, para dirigir la charla a buen puerto. Cada naipe originará una respuesta medianamente distinta del interlocutor.

Hasta ahí.

Habiéndolo completado dos veces –y jugando los naipes de manera diferente- puedo decir que en general, las emociones “parecidas” como Incertidumbre y Preocupación que son casi sinónimos (y dudo que una persona de 18 años reconozca los matices entre conceptos) disparan respuestas iguales o casi iguales.

La jugabilidad de Viaja Baraja se reduce a elegir esos naipes y dirigir la charla en orden de ayudar a nuestros amigos y ayudarnos a nosotros mientras se concreta el road trip a Milpasos ida y vuelta.

Es notable como experiencia la visual novel de Matajuegos disponible en la plataforma Itch.io de forma gratuita. Intuyo que el guion podría haberse beneficiado de una construcción mas acorde a los personajes que representa. Hay también algún prefacio que queda cortado en unas “Polaroids” que encabezan cada episodio, pero esos son errores sin mayor daño.

A nivel artístico, desde lo visual es muy bello. Con un diseño medio CalArts de personajes y fondos sencillos pero simpáticos, es un videojuego que podría –con alguna mejora en el guion- presentarse como parte de la ESI en secundaria.

Es un interesante intento.


Si llegaste hasta acá y te gusta lo que hacemos en Press Over, medio independiente hecho en Argentina, siempre nos podés apoyar desde la plataforma de financiación Cafecito. Con un mínimo aporte nos ayudás no sólo con gastos corrientes, sino también con la alegría de saber que estás del otro lado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas notas