Conectate con nosotros
West of Dead West of Dead

Analisis

West of Dead

El infierno de color Dark West.

Jimena Veronica

Publicado

en

West of Dead o “El Oeste de los Muertos”, es el debut de Upstream Arcade, una pequeña compañía de videojuegos indie de Reino Unido que, pese a esa humildad, cuentan con la participación de nada menos que Ron Perlman como voz principal del juego, nuestro querido Hellboy y la voz de Fallout, una buena manera de empezar… ¿no?

Historia

No te quiero spoilear, porque West of Dead justamente ofrece una propuesta misteriosa, sabemos que nuestro personaje principal, un tipo sin nombre con la cabeza de calavera llameante que tranquilamente podría pasar por primo lejano de Ghost Rider, está destinado a rondar eternamente en un mundo oscuro y demencial lleno de criaturas que intentan atacarlo, mientras resucita eternamente para recorrer el camino una y otra vez. ¿Su única esperanza? Encontrar a un tal Preacher (Predicador), que parece tener la llave de salida a ese tormento.

Un Roguelike Procedural

Y sí, no hay que ser muy avispado para adivinar que con una historia así íbamos a tener ese género. Por momentos se nota mucho la influencia de Dead Cells, aunque el ambiente y el estilo también beben de Darkest Dungeon. Sintéticamente, vamos a jugar casi completamente desnudos, a excepción de dos armas que el juego nos va a entregar al principio y de forma aleatoria, más dos posibles ítems que solemos encontrarnos en el dungeon, armas nuevas que podemos reemplazar y ventajas que se pueden equipar al personaje… todas cosas que perderemos automáticamente después de morir.

Cada vez que morimos, volvemos a aparecer en una especie de bar ambientado al estilo lejano oeste, donde su bartender nos dirá de manera muy críptica algunas claves de la historia y de lo que nos vamos a encontrar. En sí mismo, el juego es difícil como la hostia, y esto es justamente una de las bellezas de los Roguelike, esa sensación a lo ave fénix de resurgir una y otra vez de las cenizas hasta que por fin le encontraste la vuelta a la tortura, avanzando cada vez un poco más. Pero también, de alguna forma, no existen demasiados alivios durante la aventura que contribuyan a sentir algo parecido al crecimiento, lo cual puede generar mucha frustración.

Las mecánicas

West of Dead es realmente muy entretenido, hay misterios que dan ganas de seguir investigando, y el dungeon cambia constantemente, haciendo que sea interesante. Sin embargo, todo lo que gira en torno al tema tutorial está bastante flojo. Una escena “in media res” de la historia ayuda a entender a duras penas lo que serán los controles, que ya están especificados en las opciones, y después el resto es ir a los tumbos tratando de entender qué pasa.

Lógico que muchos juegos no necesitan estar sosteníendonos la mano, sobre todo cuando es un Roguelike. Pero la realidad es que la falta de explicaciones muchas veces se vuelve un fastidio. De vez en cuando nos encontramos círculos de fuego de color que se enciende cuando pasamos sobre él, no sabemos para qué es, no es un checkpoint, no aumenta la vida, todavía no pasó nada cuando intenté activar todos los que había en un piso… un misterio. También hay plataformas de viaje que esperan que obtengamos un ítem misterioso del que no sabemos nada para utilizarla. Lo mismo pasa con otras cosas, como la tienda de la bruja o del armero, donde podemos comprar artilugios permanentes o provisorios, pero también aprendiendo a prueba y error, sin saber bien que estamos haciendo o para qué va a servir.

Por otra parte, el teclado y el mouse también son un problema. Estar cerca de los enemigos se supone que dispara la opción de atacar cuerpo a cuerpo, aunque esto es algo que pocas veces pude lograr. Lo mismo con el apuntar, que tiene que estar coordinado con la posición del personaje, cosa que sumado a la oscuridad de los pasillos y algunas paredes se vuelve un desastre que probablemente nos lleve a la muerte o a quedar malheridos.

La Estética

El punto fuerte de la obra y lo que la vuelve más atractiva. Con una paleta de colores ocre y pinceladas de algunos rojizos, cada piso cambia su estilo manteniendo el denominador de las luces y las sombras como dualidad fundamental, y también como eje de mécanica en el juego. Las luces son vitales para paralizar por un rato a los enemigos, y también serán de gran ayuda para descubrir secretos en los mapas. Esto, además, es un excelente ejemplo de cómo diseñar un juego hermoso sin demasiados recursos, el viejo truco de las sombras muy bien aplicado. Y si sumamos la música, acompañada por una excelente actuación de voz por parte de Perlman, la propuesta termina de cerrar su autenticidad y carisma.

En Síntesis

West of Dead es entretenido y adictivo, y vale la pena darle una oportunidad. Hay que tener mucha paciencia y aprender que la curva de aprendizaje (y el plus de tolerancia) es alta, y esto puede llevar a algunos a abandonos abruptos. Creo que de todas formas son errores que pueden ser muy fáciles de remediar desde el desarrollo con una comunicación fluida en la experiencia del jugador, y tal vez por eso lo veamos reflejado en una mejoría en el futuro cercano.

 

7 Puntos
Lo bueno
  • Propuesta estética
  • Mecánicas
  • Guión
  • Lo malo
  • Handicap inicial
  • Falta de explicaciones
  • Poca variedad musical
  • Desarrollador: Upstream Arcade
    Lanzamiento:  18 de junio de 2020
    Plataformas: Xbox One – PC – Y en agosto para PS4 y Switch
    ¿En Español?: Si
    Fuente: Copia provista por Raw Fury

    Astróloga, Gamer, Community Manager, Redactora, estudiante de guión, organizadora de eventos de juegos de rol y mesa en Capital y Gran Buenos Aires. Obsesiva, llorona, profusa detractora de las ciudades. Con claros problemas para mantener la atención en una sola cosa por mucho tiempo. Soy la Comandante Shepard y esta es mi página favorita de la Ciudadela.

    Advertisement
    Advertisement

    Tendencias

    Copyright © 2018 PressOver.news - Buenos Aires, Argentina.