fbpx
27.6 C
Buenos Aires
martes, diciembre 7, 2021

10 documentales esenciales sobre videojuegos: Parte 1

Hacemos un recorrido por los documentales más aclamados de la industria y te contamos un poco de que tratan para que puedas elegir por donde arrancar.

Nacho Jacobo

Comunicador Social devenido en publicitario y marketinero digital. Gamer desde muy chiquito, diría que mi segunda escuela fueron los salones de fichines. Fanboy de Warcraft y Diablo.

Más notas del autor/a

Indudablemente estamos viviendo un auténtico “boom” de producciones audiovisuales alrededor de los videojuegos: Desde Youtube hasta Twitch, pasando por TikTok o Instagram, prácticamente todas las plataformas son usadas para producir y consumir videos sobre videojuegos: Tutoriales, análisis, walkthroughs y explicaciones son algunos de los estilos que pululan por distintos espacios. Ahora bien, ¿Qué ocurre con producciones más “elaboradas” como son los documentales? ¿Hay espacio para los videojuegos dentro de este género? 

Afortunadamente, la respuesta es SÍ. Y la idea de este artículo es recopilar los 10 mejores documentales que andan dando vuelta por los distintos servicios de streaming (o también disponibles en los videoclubs). En esta primera parte, mapeamos del puesto 10 al 5 y luego, en una segunda parte, continuaremos con los primeros 5 en el ranking.

Así que sin más preámbulos, preparemos los pochoclos y arranquemos a hablar de documentales. Aclaro de entrada, el orden es 100% subjetivo y no están rankeados por una suerte de “paladar fílmico”, sino simplemente por lo interesante que me resultó a mi a la hora de verlo, obviamente que esto varía de acuerdo a los gustos de cada uno.

Nº10 – Nintendo Quest

documentales

La premisa de Nintendo Quest, una suerte de “documental de ruta”, es bastante simple y directa: seguir los pasos de Jay Bartlett, un coleccionista entusiasta de la vieja Nintendo de 8 bits, quien decide salir a juntar los 678 títulos originales que en su momento fueron publicados para la primera consola de la gran N. A modo de desafío, el realizador del documental, Robert McCallum, le plantea ciertas condiciones al coleccionista: Lograr conseguir los títulos en un plazo no mayor a los 30 días y sin posibilidad de realizar compras online.

A lo largo de la hora y media que dura el documental, recorreremos distintas zonas de Estados Unidos acompañando a Bartlett y McCallum mientras intentan recolectar la mayor cantidad de fichines de la vieja Nintendo: casas de empeño, locales de videojuegos y colecciones privadas son algunos de los espacios que surgen a lo largo del viaje. 

Al margen de la idea original del documental, es interesante cómo logra poner de manifiesto lo importante que fue la consola de Nintendo para muchos gamers y la marca que dejó en cada uno de nosotros, como también dar testimonio de la cantidad de títulos que salieron para la misma (En mi caso, desconocía varios de los que se muestran).

Esta colección, tranquilamente, podría costar medio PBI (?)

Creo que en este punto radica cierto “distanciamiento” para quienes no somos nintendo fanboys: Hablando enteramente desde una experiencia personal, el hecho de no haber conectado nunca con Nintendo (más allá, obviamente, de jugar a la family y posteriormente emuladores de la Snes) hace que muchos de los relatos o hechos que se muestran me parezcan sumamente lejanos y/o ajenos, aunque predispone de mejor manera a escuchar y mirar lo que significó esta consola para tanta gente. 

Dentro de esta suerte de títulos “ocultos” de Nintendo descubrimos al Stadium Events, una suerte de mito dentro del catálogo de la consola de 8 bits, la black lotus de los cartuchos de la NES. Un juego que fue descatalogado y relanzado bajo otro nombre, lo que hace que poseer uno sea uno de los puntos más altos para cualquier coleccionista de Nintendo.

Si bien el documental, a mi gusto, por momentos se vuelve lento y predecible, es un lindo recorrido que sirve de homenaje a la Nintendo de 8 Bits y, en particular, a retratar los distintos locales/negocios que todavía perduran hoy en el tiempo intentando mantener viva la llama de las consolas retro. ¿Logra Bartlett conseguir los 678 títulos? No voy a spoilear el final, vayan y busquen el documental en el videoclub o streaming amigo.

Nº9 – Insert Coin

documentales

A lo largo de la historia de los videojuegos hay incontables casos de empresas que surgen, la pegan y se apagan de la nada. Ya sea porque no supieron amoldarse a los cambios generacionales de tecnología o bien no lograron decodificar cuál era la demanda del público, se ha convertido en una suerte de “destino manifiesto” este tipo de recorrido para la mayoría de las empresas.

Dentro de este grupo de compañías, hay una que dejó una huella en la mayoría de los gamers que nos criamos en los 90: Midway Games. Ya sea por NBA Jam o Mortal Kombat, todos en su momento oímos hablar sobre esta compañía y disfrutamos de cada uno de sus lanzamientos.

Insert Coin es un documental que recorre el surgimiento, auge y caída de Midway Games de una manera bastante lineal, pero incorporando testimonios de los distintos actores que fueron partícipes (algunos muy conocidos, otros no tanto) logrando generar un contenido bastante atractivo para cualquier fanático de la empresa y/o de algún titulo en particular.

Tim “Boom Shaka Laka” Kitzrow

Así es como a lo largo de un poco más de una hora y media escuchamos de la boca de John Tobias cómo fue que lograron lanzar Mortal Kombat y cuáles fueron sus inspiraciones para poder lograrlo, vemos y escuchamos a Daniel Pesina (AKA: Johnny Cage, Sub-Zero y Scorpion) contarnos sobre el proceso de darle vida a estos personajes (todo con material de archivo muy emotivo para los fans) o por ejemplo conocemos quién estuvo detrás de los famosos gritos del NBA JAM.

Creo que lo más interesante del documental se encuentra en los detalles que vamos descubriendo en el desarrollo de cada uno de los títulos, se nota un patrón de: Descubrimos esta tecnología → la probamos → vemos que puede aportar → ¿Cómo hacemos que se incorpore a nuestro proyecto? Porque si bien vemos como esta fórmula es la que genera los mayores logros de la empresa, al mismo tiempo termina por originar los primeros golpes y la consecuente hecatombe de Midway Games.

Este documental es un excelente registro que sirve como ejemplo modelo de lo que, lamentablemente, ocurre en la mayoría de las empresas y al mismo tiempo da para debatir sobre las nuevas estructuras que surgieron en forma de estudios “independientes” que supieron adaptarse y acomodarse a las nuevas dinámicas, tanto de producción como de consumo de videojuegos. 

N°8 – Man vs Snake

documentales

Los dos documentales que siguen a continuación tienen un hilo conductor clave que, para quienes nos criamos pasando muchas tardes en salones de fichines, va a generarnos una conexión emotiva.

Y es que si hay algo que nos gustaba a todos en el arcade era convertirnos en el centro de atención: Ya sea porque lográbamos estirar al máximo una ficha o bien porque avanzábamos tanto que conseguíamos generar el mayor puntaje en un título en cuestión, siempre había un “espíritu competitivo” dando vueltas.

Man vs Snake se centra, justamente, en esta cultura competitiva que se generó alrededor de los fichines a comienzos de los 80. En particular, centrándose en Nibbler (que quizás a nosotros nos suena más cuando pensamos en el viejo y querido Snake que venía con el Nokia 1100).

Así es como descubrimos a Tim McVey, un gamer que en el año 1984 logró, usando una sola ficha, ¡Jugar por más de 44 horas seguidas Nibbler! y generar un puntaje de más de un billón de puntos (si no me fallan las matemáticas, sería algo así como más de 1.000.000.000.000 puntos)

Achivement desbloqueado: Que el Intendente te de la llave de la ciudad por tu logro.

Pegamos un salto en el tiempo a la actualidad y nos encontramos con que el récord de Tim corre riesgo: aparecen nuevos contrincantes que quieren destronar su puntaje máximo, lo cual moviliza a nuestro protagonista a tener que reconectar e intentar salvar su puntaje.

En este punto el documental juega con un viaje constante del pasado al presente no sólo de Tim (ya no es un niño, es un adulto con responsabilidades, un trabajo fijo, rutinas, etc.) sino también recopilando testimonios de otras figuras del momento que nos ayudan a entender un poco más el impacto que tuvo la escena competitiva de los arcades dentro de Estados Unidos, tal es el caso de Billy Mitchell (un personaje bastante particular dentro de este mundillo) o inclusive el testimonio John Jaugilas, el diseñador y programador del propio Nibbler.

Man vs Snake es un lindo tributo a una escena que se generó alrededor de los videojuegos que hoy ya no existe. Si bien las plataformas han evolucionado y la competitividad ahora es mundial y online, no es lo mismo. Definitivamente nada se compara con la sensación de estar en un local con poca luz, mucho olor a cigarrillo y la adrenalina de intentar estirar el máximo nuestra ficha para seguir jugando…

Nº7 – The King of Kong: A fisftul of quarters

Siguiendo la línea de Man vs Snake, The King of Kong: A fisftul of quarters nos presenta un escenario similar aunque un poco más polémico. 

Como venimos viendo, los años 80 fueron una época en la que el boom de los fichines estaba generando una auténtica revolución. Miles de niñes descubrían y copaban los salones de arcades y, al mismo tiempo, llevaban su fanatismo por los videojuegos a sus hogares de la mano de Atari.

Dentro de esta revolución comenzó a generarse toda una suerte de escena competitiva alrededor de los videojuegos (¿Proto e-sports? Definitivamente) y uno de los títulos que más interés generaba en esos años era el Donkey Kong.

Este documental mapea y reconstruye la historia alrededor de distintos arcades y el escenario competitivo que se generó en torno a los mismos, en búsqueda de lograr el récord mundial en cada uno de ellos. Así se centra en dos personajes que generan tanto amor como odio: Steve Wiebe y Billy Mitchell.

Arranquemos por el último, Mitchell es un personaje que no tiene grises: Lo querés o lo detestás. Para algunos es un rockstar de los videojuegos, para otros es un vendehumo (El Caruso Lombardi de los fichines).El bueno de Billy es reconocido por ser el poseedor de distintos récords, incluido Donkey Kong.

Nivel de manija: Marcar la pantalla con flechas y movimientos a realizar.

Y acá es donde entra nuestro segundo personaje: Steve Wiebe, él representa al inexperto que intenta destronar al rey y, para lograrlo, instala en su garaje un arcade de Donkey Kong para jugar interminables partidas intentando lograr un puntaje mayor al de Mitchell.

En el medio también conoceremos Walter Day, uno de los pilares que ideó y sentó las bases en su momento de una suerte de “escena competitiva de los arcades” a través de su empresa Twin Galaxies y quien actúa de arbitro para impartir justicia en este intento de destronar al actual soberano de Donkey Kong.

Acá es donde este documental se pone interesante. A través de distintos testimonios y recursos dignos de un culebrón/programa de chimentos vamos siguiendo el devenir de esta batalla entre Wiebe y Mitchell: Partidas fallidas, récords inválidos, denuncias de supuestas irregularidades en las placas de los juegos y ¡hasta vhs con registros ocultos! son algunos de los condimentos.

¿Logra Wiebe destronar a Mitchell? Vean el documental y averígüenlo, por lo pronto no va ser la última vez que escuchemos del bueno de Walter Day o de Billy Mitchell…

Nº6 – Console Wars

Si hay un lugar común en la historia de los videojuegos, es decir un hecho o momento que es repetido hasta el hartazgo, es la “guerra” entre Nintendo y Sega. Desde libros, podcasts y mini series (High Score de Netflix toca bastante esta pelea) la rivalidad entre Nintendo y Sega ha sido explotada y detallada hasta el hartazgo. Una suerte de River – Boca que generaba amores y odios entre todos nosotros dependiendo con quien simpatizábamos. 

Console Wars ahonda en varios de estos aspectos y puede verse como una continuación de lo que plantea la mini serie de Netflix (de hecho, salieron en el mismo año). Lo interesante de este documental, a mi juicio, es como reconstruye no sólo el aspecto más técnico de cada una de las consolas, sino todo el aparato de marketing y publicidad que giraron alrededor de ambas empresas y como Sega, en su momento, supo capitalizar de manera magistral esto y generar campañas sumamente disruptivas y originales para el momento: Piezas super bizarras con el cierre del grito “¡Sega!” o el famoso “Genesis does what nintendon’t” son algunos ejemplos de la compañía del puercoespín azulado para intentar destronar a Nintendo.

El documental recorre todos los aspectos que son más o menos conocidos para la mayoría: La irrupción de Nintendo en Estados Unidos, el surgimiento de Sonic, el aprovechamiento de Sega de sus 16 bits, el dolor de cabeza que generó la revisión de ciertos títulos por exceso de violencia como fue el caso del Mortal Kombat, como así también el devenir de Sega y su “fallida” Saturn.



Quizás a propósito, o no, el documental gravita demasiado (a mi gusto) en el testimonio del lado del equipo de Sega of America y en particular en Tom Kalinske, lo que termina convirtiendo muchos pasajes del documental en una suerte de descargo y pase de factura al equipo de Sega of Japan por algunas (malas) decisiones.00 

Sería bueno que en algún momento salga a la luz la “versión japonesa” de esta guerra de consolas para también conocer del lado nipón como se vivía y se transitaba esta suerte de disputa entre ambas compañías.

Por lo pronto, Console Wars cierra con la “tragedia” del lanzamiento de la Sega Saturn y la aparición de un competidor que daría que hablar y que será el protagonista de nuestra próxima sugerencia… pero para ella van a tener que esperar a nuestro próximo capítulo, no queremos hacer una nota tan larga, ya tienen un montón de documentales para ir a ver.

$299. Una de las cifras más simbólicas en el mundo de los videojuegos.


Si llegaste hasta acá y te gusta lo que hacemos en Press Over, medio independiente hecho en Argentina, siempre nos podés apoyar desde la plataforma de financiación Cafecito. Con un mínimo aporte nos ayudás no sólo con gastos corrientes, sino también con la alegría de saber que estás del otro lado

La ilustración de portada por Maru Mendez

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas notas