fbpx
15.7 C
Buenos Aires
miércoles, octubre 20, 2021

Baba is You: Cuando la traducción no es una opción

Dios atiende en inglés.

Juan Lomanto

Productor General

Se recibió de periodista en la Universidad de Palermo y escribe sobre videojuegos desde finales de 2011. Pero también es fanático de River y de los programas de política. Pueden contactarlo en: info@pressover.news

Más notas del autor/a

En Argentina tenemos un dicho popular que dice: “Dios atiende en Buenos Aires”, en referencia a que por más que hagas cosas desde otros lugares del territorio nacional, tarde o temprano vas a tener que ir a la capital a hacer algún trámite para poder avanzar. O, en el peor de los casos, mudarte hacia la ciudad para progresar en la profesión que elijas.

Y a nivel idiomas, si me dan el permiso, podemos trazar un paralelismo con el inglés. Porque sí, claro, es el más hablado del planeta por una pequeña diferencia, pero lejos está de ser el primero nativo. De hecho, está tercero en esa lista, detrás del chino y el español. Pero como todos y todas sabemos, en el mundo no ganan las mayorías sino los más poderosos, y de ahí la importancia de saber manejarse con el idioma dominante.

Obviamente, de todo eso no quedan afuera los videojuegos, la industria del entretenimiento más relevante desde hace ya varios años, que si bien sabemos a ciencia cierta que se localizan en decenas de idiomas, la realidad es que a veces la traducción no es una opción. Como en el caso de Baba is You.

Esta obra independiente, hecha por un solo desarrollador y surgida de una jam finlandesa, nos plantea una mecánica muy fuera de lo común: resolver puzzles en base a palabras. Palabras que, como ya imaginarán, están en inglés y de las cuales depende el andar del videojuego. O sea, todo su gameplay.

Baba is You

Acá el texto son las reglas del universo, como bien dijo Mer Grazzini en su columna de juegos independientes. Cosas como “piedra es sólida”, “río es hundirse”, “bandera es ganar” y por supuesto “Baba sos vos”. Pero las oraciones las podremos mover a gusto y hacer que la piedra que tenemos cerca, por ejemplo, sea ganar y así pasar de nivel.

Lo que nos pone en posición de dueños de las reglas o, como más me gusta pensarlo, de programadores de este mundo. A tal punto que si logramos generar una oración con bloques que diga: Flag is Baba, seremos literalmente una bandera. Y así sucesivamente.

La cosa va siempre de ser algo y poder pasar el nivel pensando opciones mientras mezclamos palabras siempre en inglés.

Ahora bien, ¿Qué pasa si no sabemos inglés? Bueno, muy posiblemente no podamos disfrutar de la experiencia, ya que los puzzles y el gameplay dependen completamente de ese conocimiento. ¿Y si quisiéramos localizarlo como miles de otros videojuegos que hay por el mercado? Ahí también habría una cuestión.

Algunas personas opinan que es localizable si se modifican algunas palabras o si se agrandan los bloques que las tienen adentro. Pero la verdad es que siendo sinceros, esos movimientos implicaría tener que tocar el diseño de un videojuegos que está bien como está. Que fue hecho y pensado para jugarse en ese idioma.

O sea, la localización ya no sólo pasaría por traducir sus palabras, sino por modificar cuestiones que tienen que ver con su diseño. Diseño que contiene más de 200 puzzles y que nos terminarían colocando en una encrucijada.

Porque claro, la localización no es solo traducir, como ya vimos en el caso de Crash Bandicoot en Japón, pero tampoco debería inmiscuirse en la obra original. ¿Hasta dónde tiene espacio la localización de un videojuego sin pasar por encima la jurisdicción del desarrollador o desarrolladora que lo ideó? ¿Es posible traducir Baba is You y que siga siendo tan genial como su versión original?


Esta nota fue publicada originalmente en inglés en el blog de Terra Localization, una empresa dedicada a la localización de videojuegos en decenas de idiomas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas notas