fbpx
15 C
Buenos Aires
miércoles, septiembre 28, 2022

Battlefield 1942: a 20 años de aquella guerra

En 2002 llegaba el primer lanzamiento de la excelsa saga, que actualmente pasa un mal momento. Mejor recordar cómo empezó ¿no?

Federico Bazan

Juego a los jueguitos desde el Family.  Graduado guionista, escritor de muchas cosas, pensador de algunas otras. Un sobreviviente con un futuro incierto.

Más notas del autor/a

Una Guerra Mundial, tres formas de verla

Los/as no tan arraigados en los “juegos de guerra” dirán que Battlefield siempre fue de PC y Call Of Duty pertenece a las consolas. Y no hay que olvidarse del Medal Of Honor lanzado en 1999 para Play 1, siendo quizá el padre de todos, desaparecido en la actualidad.

Pero hablemos del que nos compete, Battlefield 1942, que salió el 10 de Septiembre de 2002 (Sí, muchos números) para PC Windows y la Macintosh de Apple. Luego vino Call Of Duty, en el 2003, también para la compu. Así que los comienzos de estas franquicias batalladoras de los shooters de las Guerras Mundiales fueron a puro cyber o ir a la casa de un amigo a ver si tenía PC.

Hoy nos toca hablar del primer Battlefield, del cual muchos pedían una remasterización (Como también del BF 2142) antes de que llegase el último lanzamiento (BF 2042) que probablemente haya sepultado a la franquicia.

Varias novedades

En el año 2002 aparecían clásicos como el GTA: Vice City, Splinter Cell, Kingdom Hearts, y el reciente mencionado en el sitio, Mafia, entre otros. A nivel FPS, conflicto histórico, explosiones y disparos, Battlefield 1942 traía novedades.

Por un lado nos mostró una campaña. Que no repartía una extrañeza asombrosa, pero que para aquel entonces se valoraban, ya que estos modos de historia no eran tan comunes, más aun si hablamos de los fichines en primera persona.

Solo servía como una excusa para recorrer todos los escenarios bélicos posibles que era realmente en donde se destacaba. Desde el Norte de África en el cual arrinconábamos al enemigo, con una batalla violentísima.

Pasábamos por Rusia, o Unión Soviética, en donde se realizaba la Batalla de Stalingrado. Allí debíamos recuperar la estación antes que los alemanes lo hagan. Llegábamos a Francia, con tanques que hacen temblar el suelo francés. Atravesando otros lugares como la batalla de Kurk, la mítica Wake Island, etc… Hasta llegar al último combate de la Guerra. Iwo Jima, y el desembarco a esa playa en donde nos esperaban los japoneses.

Sin embargo habitualmente ponen, y pusieron, toda la carne en el asador para jugarlo en línea.

En línea con varios frentes de ataque

Los Battlefield siempre fueron conocidos por su aporte a lo online desde su nacimiento. Se podía jugar por servidores, por LAN, en pantalla dividida, pero en esta entrega había algo que se destacaba: las partidas multijugador de 32 contra otras 32 personas.

Battlefield

Para que este tipo de inmensa jugabilidad online durase se necesitaba bastante variedad ¿no? Por eso Battlefield nos entregó algo más allá del número de personas (O bots), que se unían a puros tiros. Ya que había 2 facciones con varios países que podíamos elegir, además de tipo de soldado y encima cada uno con su propia arma diferente. Como si hubieran tomado algo del Team Fortress (1999), el clásico mod de Valve, y lo hubieran llevado un poco más allá.

Las facciones eran las Potencias del Eje (Los Alemanes, japoneses e Italianos), y a los Aliados (USA, Reino Unido, Unión Soviética, Canadá y Francia).

Cada una de estas identificaba con un arma. Por ejemplo si eras un “Americano” atesorabas la M1 Garand si fueras fusilero. Luego como francotirador usábamos la Springfield, mientras que si pertenecías al lado alemán manejabas la Kar98k. Nombres de armas que quizá resuenen de otros shooters que hemos jugado durante nuestra vida.

Estos ejércitos y las diversas clases (De las que hablaremos en un rato), tenían su único y particular armamento principal y una pistola (Que algunas se repetían entre las clases).  Además de un arma cuerpo a cuerpo, siendo un cuchillo, o pala. Hasta las granadas eran diferentes, ya que estaban las de tipo palo (Del costado alemán) y las mk3 (Del lado estadounidense).

Todo era dependiendo del mapa. Si te tocaba estar en la banda de USA podías llegar a ser un Marine si estabas en Europa, o un paracaidista de la 101, o un soldado de la infantería. Si te localizabas en el desierto podías ser un británico, y así pasando por todas las mencionadas.

A cavar

Si escarbamos más capas de la jugabilidad, apreciamos como en este título existían diferentes soldados. Como el francotirador (O exploradores, que podía llamar a la artillería siendo clave desde un punto lejano)

El asalto (A puros tiros y cuerpo a cuerpo)

Los antitanque (Soldados que podrían destruir tanques, si es que lo desean)

El ingeniero (Que reparaba vehículos, colocaba minas, entre otras cosas).

Y el querido médico… No te podías curar vos mismo. Solo el médico te curaba. Una vez que te trataba, veías como su barra se recargaba para poder curarte de nuevo. Se gastaba su botiquín. Una mecánica tan simple como bella.

Manejate todo lo que quieras

Otra de las novedades que trajo el primero de la saga fue el poder manejar todo tipo de vehículos. Desde tanques, aviones, autos, portaviones (Si, leyeron bien), hasta submarinos que batallaban uno contra otra en un determinado mapa (El Midway, rompiente de 2 islas, donde se luchaba por ver quien se adueñaba del aeródromo).

Estos aeroplanos volando por doquier le entregaban aún más realismo a un FPS que marcó una época. Como por ejemplo, la Batalla de Inglaterra, siendo el mítico mapa de supremacía área en donde se enfrentaban 64 aviones.

Por un lado teníamos a los cazas Spitfires británicos, y por el otro los bombarderos Heinkel alemanes. Y si eras alemán tenías que cruzar el canal de la Mancha para bombardear una fábrica que había como objetivo. Entonces los británicos debían defenderla para tratar de ganar la partida.

Había una gran variedad dependiendo en que facción jugabas. Por ejemplo los alemanes tenían los tanques Panzer, mientras que los “Americanos” los Sherman. Además de que se bombardeaban unos a otros con un gran peso en los proyectiles. No solo en estos, sino también en armas que usaban los soldados.

Si hay algo que no cambió es que si usabas el tanque, no recibías mucha resistencia del contrario. Nadie del otro equipo te atacaba. Algo parecido a la actualidad, que aunque hay más posibilidades, casi nadie agarra un antitanque para destruirlo… A veces las cosas no cambian.

Los vehículos, además, venían con munición limitada y debías volver a tu base para recargar. Asimismo no podías reparar el vehículo. Solo podía hacerlo la clase de ingeniero. Es decir que te forzaba a jugar en equipo, a necesitar de otros, de tu compañero, del bot, de que haya otro ser inteligente al lado tuyo para exprimir toda la diversión de este videojuego.

No había mucha fe

Allá por el 2002 solo se inició con el juego base porque EA no tenía mucha confianza de que llegaría lejos.

Contenía ciertos aspectos primitivos, obviamente más aún si lo miramos con los ojos del 2022. Pero no existía ningún tipo de estadística, solo te daban medallas, o cruces de hierro, al finalizar la partida para los 3 primeros.

No aparecía el modo Comandante, que se introdujo después. Cuanto se agotaban las balas no se recargaban automáticamente, tenías que hacerlo vos. Algo que ahora es opcional. Las granadas tardaban en explotar, aunque cuando lo hacían resultaba divertido ver volar a los soldaditos.

Había una precisión de las armas que a veces se sentía tosca y complicada. Por ejemplo al ser francotirador no conseguías mucha exactitud en los tiros, tenías que tumbarte en el suelo para acertar. Igual, era común en aquella época ¿no?

Por otro lado, había un mapa algo rústico al costado. La UI se apreciaba con pequeños compartimientos en la parte de arriba de la pantalla en donde nos indicaba para usar las teclas de función del teclado. Como por ejemplo, F1 era confirmar, F2 solicitar, F3 localizar, entre otras acciones que utilizábamos para dar órdenes a bots (Mayormente a los de USA).

Asimismo algunos de estos bots que se localizaban en el juego, contrarrestaban la idea realista que venimos hablando en esta nota, y que el Battlefield 1942 quería darnos. Es decir, admirábamos muchos aviones, proyectiles que nos rozaban, tanques ruidosos, mapas bellísimos por doquier, pero aparecían estos personajes con inteligencia artificial que echaban todo a perder. Te retiraban un poco del combate.

Todos juntos lo sacan a flote

Como mencionamos antes, el juego te hace querer trabajar en equipo hacia un objetivo. Para mejorar, divertirte, y alcanzar ese punto que tanto te esforzaste por llegar. Y esto no solo se refleja en la jugabilidad, sino afuera.

La gente quedó encantada con BF 1942 y compró varias copias. Además se permitió que la comunidad creara sus propios mapas. Y con todo este éxito inesperado se presentaron DLCs gratuitos oficiales.

Primero “El Camino hacia Roma” ingresando a los italianos, otra facción jugable. Además de mapas basados en las batalla de Italia.

Más adelante sacaron, “El de las Armas Secretas de WWII (World War 2)”, en donde aparece Normandía, agregaron tanques con más potencia y algunas armas modernizadas que no encajaban en la Segunda Guerra Mundial. Siendo este segundo DLC algo cuestionado.

Llegamos sanos y salvos

Este fue el primero de la saga BF en donde apreciamos el modo conquista que aún sigue generando felicidad en algunos jugadores (“Felicidad” hasta por lo menos el Battlefield V). Con el paso del tiempo vimos como varios aspectos que nacieron un 10 de septiembre del 2002, aún siguen estando y como fueron mejorando.

Habiendo tantos Battlefield mejores gráficamente y hasta de estilos a lo largo de los años, muy pocos están interesados en volver a jugarlo. Así es que es posible que no haya algún servidor activo que permita jugarlo online hoy en día. Aunque siempre hay alguno escondido (Punkbuster, te estamos mirando), con algún Mod, ya que si hay algo que la comunidad de Battlefield tiene, es la manera de modificar el juego para que llegue a todos.

Siempre es bueno volver a las raíces y así darnos cuenta que se hizo bien, o mal, para recuperar esa chispa que prendía una mecha, que recorría un largo camino, y hacía volar la cabeza de los gamers. Ojalá se repita.


Si llegaste hasta acá y te gusta lo que hacemos en Press Over, medio independiente hecho en Argentina, siempre nos podés apoyar desde la plataforma de financiación Cafecito. Con un mínimo aporte nos ayudás no sólo con gastos corrientes, sino también con la alegría de saber que estás del otro lado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas notas