9.6 C
Buenos Aires
jueves, agosto 5, 2021

Crear videojuegos en un país comunista

Analizamos el desarrollo de videojuegos en naciones comunistas y como sería la mejor manera de crear.

Leo Di Grezia

Redactor

Redactor, todo en formación hasta el fin. Padre. Tengo muchos hobbies. No se mucho de nada, pero se de todo.

Más notas del autor/a

Para hacer este experimento podríamos primero analizar los videojuegos que salen de países con sistema económico comunista. El primero que se me ocurre de repente es lógicamente China. Sin embargo, gran número de los títulos que salen del gigante asiático provienen de sus zonas económicas especiales que son regidas por un sistema híbrido. Pierde validez.

¿Qué otros países comunistas existen?

Los Países

Cuba

En la isla, desarrollar siempre ha sido muy complejo. Los embargos económicos dispuestos por EEUU y avalados por gran parte de sus aliados complicaron la llegada de tecnología, el acceso a internet y por ende, la distribución justa de conocimiento actualizado. No obstante, desde los 90’s, tras la caída de la Unión Soviética y un periodo de deterioro económico interno, han aparecido colectivos de universitarios (como Merchise) creando videojuegos independientes muy chiquitos.

En la última década, el desarrollo de videojuegos por fin ha adquirido la importancia que merece dentro de los círculos oficiales y es ahora una actividad financiada a nivel gubernamental a través de sus “Joven Clubs” (centros para jóvenes de enseñanza y difusión de la informática y la tecnología).

cuba comunista

El Estado Cubano lleva adelante el Estudio de Videojuegos y Materiales Audiovisuales cuyo fin es el desarrollo de videojuegos pero también la educación  y transmisión de la historia cubana.

El rápido crecimiento de la industria local llevó a la creación de dos eventos anuales de creación: La Game Jam y la Pachamama Game Jam (con fines ambientalistas) en donde surgieron una buena cantidad de títulos con presencia internacional.

Vietnam

El pequeño país asiático que se liberó a si mismo de las garras de Francia no provee un gran caudal de información a disponibilidad de los investigadores.

Por su cercanía a gigantes asiáticos de la tecnología –incluso varios donde habría simpatía ideológica comunista- se podría inferir que es al menos un país donde se terceriza desarrollo. Pero lo principal a destacar es sin lugar a dudas el enorme crecimiento que ha tenido el hobby desde 1986 en adelante y como siendo un país relativamente pequeño tiene una enorme población de jugadores con más de treinta millones de gamers (muchos de ellos fanáticos de League of Legends). Mas de un tercio de la población según su último censo que se introduce en la actividad mas que nada vía PC y celulares.

ubisoft vietnam

Como nación socialista rodeada por otras naciones comunistas (Laos y China principalmente y Camboya en parte), Vietnam goza de excepciones que Cuba no. Y es por eso que aún con fuerte control estatal –los videojuegos deben si o si ser publicados por empresas locales- hay posibilidad de una industria mas “común” en lo mas extenso del concepto y por eso mismo, desarrolladoras como Ubisoft y Gameloft (porque los franceses no quieren abandonar su colonia), tienen una rama de desarrollo.

A nivel local, destacan las desarrolladoras VNG Corporation (una suerte de Tencent vietnamita) y Kayak Hanoi que han sacado a la luz entregas inmensamente populares en Asia (CrossFire / Three Kingdoms) aunque con fuertes restricciones para reducir los márgenes de violencia.

Corea del Norte

Podríamos ponernos estrictos y decir que Corea del Norte no es un país comunista o en un camino al socialismo como rezan los otros países. La razón es que desde la revolución y división en la guerra coreana (de la cual hay información para hacer dulce), los coreanos se refieren a Corea del Norte como una república Juche, que es un sistema filosófico atribuido a Kim II-Sung, primer líder de Corea del Norte. Es para una monografía aparte.

En orden de continuar, vamos a aceptar a Corea del Norte como una república comunista.

Para variar, la información es escasa como mínimo. Lo primero que descubrimos es un videojuego publicitario llamado Pyongang Racer que hace 30 años hubiera hecho las delicias de un torturador a sueldo con fetiches muy específicos  y que fue desarrollado por estudiantes de la universidad estatal por encargo de una empresa británica de turismo.

pyongang racer
No lloren por mi, yo ya estoy muerto

Es todo tan raro que no me quiero extender. De mas está decir que si buscan imágenes del título van a descubrir que es exactamente lo que piensen que podría salir de un país gobernado por Kim Jong-Un.

Sin embargo, no siendo agentes de la CIA, tampoco vamos a promover su narrativa anti comunista.

Las industrias de consolas no han penetrado en Corea del Norte y el gaming de su población se efectúa a través de celulares  donde se consumen bootlegs de videojuegos populares como Angry Birds o Farmville. o PC que aparentemente recibió un fuerte impacto de Counter Strike, pero por la restricción de internet solamente en partidas contra bots.

Queda un solo país con ideología comunista y es Laos. La información disponible al respecto es mínima y explica poco a nivel “desarrollo”. Como el resto de la península asiática, hay mucho gamer de celulares con Clash Royale impactando de forma incrementada a lo largo de los años.

Tras esta agobiante (?) introducción y varios ejemplos valiosos corresponde meterse en tema.

Rédito y Crunch

Exordios aparte, quizás sea bueno destripar la cuestión.

El desarrollo de un videojuego se compone de un objeto central (“el videojuego”) a ser construido por diferentes sectores que trabajan interrelacionados contribuyendo cada uno con los frutos de su educación y experiencia. En un videojuego de industria triple A se conjugan artistas, diseñadores, programadores, testers, músicos y mucho más. Cada sección va concluyendo sus diversas etapas hasta conseguir el objetivo final que es un prototipo jugable que luego se produce en masa para salir a la venta.

Tengo claro que es casi un sacrilegio reducir la creación de un fichín a un párrafo, pero lo importante del tema no está ahí. Si les cuesta comprender, lean el título de la nota.

Dentro de un país con sistema económico capitalista, una empresa puede o no tener capitales externos, pero en cualquier caso, el objetivo final es el rédito más allá de la elaboración de un producto noble.

crunch
Así, así es como lucen los sueños

Un videojuego creado por, digamos, Ubisoft, tiene importancia en tanto “vende”. Esto no significa a priori  que los trabajadores no tengan vergüenza laboral y artística y en ese objetivo comercial les importe o no lo que sale de sus manos y mentes. Justamente, es más que nada a ese sector a quien le interesa eso. No a Ubisoft ni a los accionistas de la empresa. Tampoco a la industria que se retroalimenta del éxito de sus corporativos participantes.

No es curioso que a quien más le importa el arte es a quien menos se le retribuye por la creación absoluta del ídem.

Como en cualquier industria dentro de un esquema de lucro capitalista, lo que interesa es que las ventas del producto sobrepasen a los costos que tuvo en orden de que sus financistas sean más ricos que ayer y menos ricos que mañana. De forma usual, son los trabajadores quienes aún con esa guillotina sobre sus cabezas, proponen. Los que le buscan la vuelta a sabiendas de estar desarrollando la décima iteración de un FPS genérico anual.

Y es por eso que esos mismos trabajadores son los que terminan abandonando la gran industria por un modelo de desarrollo independiente.

El libertario capitalista de a pie se siente envalentonado y viene corriendo con un enorme “¡AJA!” en la parte superior de su epiglotis. “Entonces es el individuo el que mejora a la comunidad y no al revés”.

En las sociedades capitalistas, quizá. Siempre comprendiendo que una empresa o un oligopolio de las mismas no es ni representa nunca a la comunidad. No entiende de ellas, ni de sus problemáticas ni de su esencia y prácticamente nunca, de su cultura. Y que la naturaleza humana es tan natural como el sistema económico imperante.

Puede intentar emular ese conocimiento, nuevamente, a través de sus artistas y trabajadores (los separo por cuestiones organizativas aunque en mi mente se igualen), pero ese saber acumulado será relegado de manera irreductible si el mismo compromete el lucro.

Es por eso que abandonan el “GRAN MUNDO CAPITALISTA” por el “PEQUEÑO MUNDO CAPITALISTA” donde traspasan el sector de dependencia a uno de independencia donde la creatividad  y posibilidades de desarrollo se enfocan, tal vez, en lo artístico.

La contra principal suele ser que no existe la estabilidad económica -hecho provocado por el mismo sistema del cual quieren huir- lo cual genera un efecto rebote donde terminan regresando a esa industria que rechaza pero que paga salarios fijos y beneficios.

Explotación y Plusvalor

Al ser los videojuegos desarrollados dentro de sistemas capitalistas con orientación al rédito, la ganancia viene en gran parte aparejada por el plusvalor de sus trabajadores. Es espinoso trasladar a un sector tan ¿etéreo? como el informático tal concepto, no obstante, existe.

Ahí entra la definición tan graciosa de crunch al que le han intentado dar un cariz desde el lado del arte y el desenfreno creativo que no conoce ni horarios, ni salud ni vacaciones. El que con regularidad  porta la nomenclatura de “momentum” con el cual se validan y legitiman insalubres prácticas laborales.

crunch

No es necesario manifestar que es un disparate. El crunch es a la industria de desarrollo de videojuegos lo que es el plusvalor a cualquier industria. Incluso aunque sean horas pagas, que no es el caso en cuantiosas ocasiones porque aparte de todo, el informático es un tipo de negocio cuya sindicalización está en pañales.

Según Marx, la ganancia extraordinaria de un empresario proviene del exceso de fuerza de trabajo que obtiene de un obrero en la jornada laboral. Insisto, encontrar la analogía correcta en el negocio del desarrollo  no es soplar y hacer botellas, pero no por eso no existe.

En la Utopía Comunista

Las explicaciones dadas al principio de este artículo país por país son por supuesto los positivos experimentos de regiones atravesadas por conflictos de toda clase. Con países de ideologías contrarias ejerciendo bloqueos económicos y políticos.  Y, en su interior, culturas (con frecuencia) ancestrales que determinan maneras de hacer a las cuales no estamos habituados en nuestra posición occidental que es con fuerza regida por el espíritu norteamericano de mérito, esfuerzo y “grindeo”.

Call of Duty
Ah si, democracia

Nicolás Zúñiga, sociólogo, docente, artista, gamer y comunista nos da su opinión sobre desarrollar en un país de su ideología:

“Por supuesto la empresa va a ser estatal. Debería contar con un equipo multidisciplinario: sociólogos, cientistas políticos, antropólogos y docentes. Además de los técnicos en diseño desde ya. Tiene que ser una empresa de base estatal donde sos empleado del Estado.

A nivel de temáticas como sería un videojuego en una sociedad de base comunista: desde el Estado a mi me gustaría desarrollar algún tipo de juego que desarrolle habilidades en la gente que lo practique. Sobre todo en los mas chicos y adolescentes que se están formando como personas y eventuales trabajadores.

Eliminaría el azar o lo reduciría. Buscaría crear títulos donde el azar no tenga ninguna incidencia. Donde se desarrolle la lógica, el ingenio. Que fueran de primera persona, pero también donde se ponga el énfasis en el trabajo colectivo y la cooperación.

Quizás algún desprevenido hablaría solamente de videojuegos donde se desarrollen las habilidades militares. Me parece que no es lo único que hay que desenvolver. La lógica y la inteligencia vienen por otro lado. El desafío y la habilidad. Las defensivo militares son importantes pero no creo que sean las MAS importantes.”

savior

En esencia, Nicolás describe algo muy similar al modelo cubano actual. Cuba es el país comunista donde mejor se encapsulan muchas de las mejores virtudes del sistema. Donde mas se ha avanzado en la industria. Y eso incluso a pesar de las restricciones económicas impuestas por EEUU en su afán de devolver a la isla a su pasado colonial. Aunque no haya alcanzado su estatus de país comunista sosteniéndose a rajatabla en la teoría marxista.

Queda claro que de ninguna manera y en ningún sistema debería normalizarse que un trabajador es un robot al arbitrio de patronales indecentes. CEOs que no reconocen la demencia de obligar a su personal a desarrollar un videojuego a lo largo de 16 o 18 horas por día. No importan los metegoles, pelotas de yoga o snacks gratis.

Hasta el día de la fecha, nadie respira videojuegos, ni los usa de alimento o bebida. No son una necesidad básica, y aunque me vea forzado a explicar algo lógico, ni esas justifican convertir un lugar de trabajo en un tormento.

Si retrasar la salida de un título significa que se trabaja lo que corresponde, cobrando lo que se merece, entonces es válido aceptarlo.

Es fundamental apoyarlo como consumidores de ese hobby que ni nos viste, ni nos llena la panza o los pulmones.

Cualquier otro pensamiento es desclase.


Si llegaste hasta acá y te gusta lo que hacemos en Press Over, medio independiente hecho en Argentina, siempre nos podés apoyar desde la plataforma de financiación Cafecito. Con un mínimo aporte nos ayudás no sólo con gastos corrientes, sino también con la alegría de saber que estás del otro lado.

La ilustración de portada por Maru Mendez

9 Comentarios

  1. Que asco este articulo, le hice click de curioso, y no deberia haberles dado un click nunca… siempre el malo es el empresario, pero conozco miles de “desarrolladores” que no saben una mierda y tardan años en mover el mouse, y despues se quejan cuando hay que terminar algo que alguien capacitado lo hace en un dia, pero como son unos ineptos tardan el doble. Esta lleno de fantasmas que dicen saber y no saben, y por eso al ultimo se tienen que quedar de mas.
    Porque no se hacen una empresa ustedes, pagan sueldos, y me cuentan que pasa cuando no lleguen a los objetivos. Seguro, van a decir “no hay problema, aca esta el dinero, no lo tenia planeado pagar, pero no hay drama, siganse rascando las bolas”… Dejen de joder, solo opinan así porque nunca administraron ni un local de revistas.

  2. De leer el articulo se puede entender sin riesgo a equivocarse, que el pibe que lo escribio en su vida piso un estudio en un pais comunista o saludo de mano un desarrollador de esas tierras… la fuente que sita “sociologo artista comunista” es un pibe de la UBA que hace tatuajes y que vota a la izquierda unida (posta)… Que fuente TAN RELEVANTE, Ahora le vamos a pedir a mi tia Carmela que le gusta ver videos de Marie Kondo que desarrolle sobre la influencia de TETRIS en la cultura japonesa…. periodismo SAGAS!
    Uno lee “crear videojuegos en paises comunistas”…y dice, bueno hablara de los juegos sovieticos, de tetris, de como evoluciono el mercado chino… de algun juego cubano, con nombre y link (por que ni eso) Y NO! es todo conjeturas y despues a hablar de crunch y ver si metemos un panfleto de el centro de estudiantes… CUACK!
    Papo una vez le dijo a un DJ famoso una frase que se me viene a la memoria ahora.

  3. Año 2021 y ustedes siguen sosteniendo teorías de hace 150 años hermano…
    La industria de los videojuegos existe sola y exclusivamente porque los juegos venden, y si venden, es porque millones de consumidores en todo el mundo deciden poner su guita en lo que se les canta el quinto forro de los huevos. Ni vos ni nadie deberían creerse superiores a la aplastante hegemonía del merado y el consumidor, que es el sistema más democrático que existe, zurdo.
    Y bueno, si estás en desacuerdo, seguí intentando tomar los medios de producción e imponerle a todo el mundo tu visión “correcta” del mundo. Arrogante y estúpido.
    Mientras tanto, descanso tranquilo sabiendo que el capitalismo se los va a seguir cog*endo.

  4. No se ustedes, yo ya me desuscribí de todos lados. Ayer vemos que en cuba hacen cola de 3 cuadras para comprar aceite. Pero acá son potencia tecnológica en materia de videojuegos pero que no trascienden por culpa del bloqueo económico yanqui.

  5. Hacer juegos en pais comunista:

    De este pais no se, de este tampoco, en este hay 2 juegos.

    Ahora procederemos a hacer un panfleto de marxismo y luego citar a un SOCIOLOGO para que opine como se hacen los juegos, que por supuesto debe incluir sociólogos, cientistas políticos, antropólogos y docentes vete tu a saber para que.

    Recomiendo que dejen de definirse como un medio de videojuegos porque la verdad es que es de lo que menos escriben.

    Una mierda.

  6. Que bien envejeció esta nota, con la repreción que hay en cuba hoy, detenidos, desaparecidos, etc… (que no es que sea nuevo pero se asentuo ahora)
    Pressover a favor de la repreción dictatorial desde 2021!
    Yo te vi hablar maravillas de los resultados de la dictadura pressover! (Sanateramente y sin mucho fundamento pero igual)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas notas