Conectate con nosotros

Articulos

El cine de videojuegos será masivo

¿Por qué el gaming es el próximo eslabón después de los cómics?

Nico Rabago

Publicado

en

Entre remakes y eventos cinematográficos, el actual panorama del cine mundial parecería estar basado en algo. Basado en viejas películas que hoy pueden verse mejores, en cómics que antes la tecnología no permitía representar, e incluso en novelas y cuentos varios de cualquiera época (¡Hola Stephen King!, hay mucho lugar para vos).

Sin embargo, hay todo un nicho gigantesco repleto de historias adaptables que muchísima gente quiere ver en pantalla y con un público único que cualquier productora cinematográfica quisiera cautivar, aún todavía no fue explotado como debería.

No es mi intención dar por sentado situaciones sobre el cine basado en videojuegos sino intentar reflexionar un poco sobre este fenómeno desde su creación hasta la actualidad y, con eso y un poco de suspicacia, intentar intuir hacia dónde va el asunto. 

Me gusta dividir al cine de videojuegos en tres etapas hasta la actualidad, procesos marcados por distintas influencias culturales y atravesados por los títulos de éxito de la época.

Primera etapa: Videojuegos de acción

La cosa arranca en la década del 90, más específicamente en el año 1993 y con la película de Súper Mario Bros. Posiblemente, una de las peores adaptaciones de la historia. En esta oportunidad, el fontanero pertenecía a un mundo repleto de acción y armas dónde deben vencer a un Bowser humanoide que desciende del tiranosaurio rex. Raro, lo se.

Sin indagar mucho más que eso en la película, Súper Mario Bros, tendenciosa y forzadamente, intenta ser una película de acción más que de aventura. Claro, no es casualidad que en un mundo donde los actores de acción cómo Stallone, Steven Seagal y Van Damme eran sinónimos de éxito, los videojuegos que llegaban a la gran pantalla estén orientados a ese género.

Así, llegan las películas Street Fighter: The Last Battle (1994), con la participación estelar de Jean Claude Van Damme como el Coronel William F. Guile, las dos de Mortal Kombat entre 1995 y 1997, la adaptación de Double Dragon en 1994 y, culminando esta etapa, las protagonizadas por Angelina Jolie: Tomb Raider (2001) y Tomb Raider: The Cradle of Life (2003)

Es evidente que Hollywood no veía a los videojuegos como un nuevo paradigma narrativo para ese entonces, decidiendo basarse en todos aquellos que tenían la acción como protagonista para retocar la historia a gusto. Pero la falta del éxito deseado y la pobreza de las adaptaciones, más allá de la alegría de ver ciertos personajes en pantalla, hicieron que el cine de videojuegos no sea una opción razonable por el momento.

Segunda etapa: Videojuegos de terror

Ya con Sony metida en el mercado con PlayStation, empezarían a surgir varias franquicias fuertes relacionadas al terror japonés, denominadas survival horror. Por lo que el cine volvería a aparecer en la escena y arrancaría la segunda etapa de la que les hablo. Adaptación de Resident Evil (2002), Silent Hill (2006), The House of the Dead y su continuación entre 2003 y 2005, Alone in the Dark, y la adaptación del increíble DOOM, uno de los primeros saltos al cine de La Roca Johnson.

Así es, el cine de videojuegos había dejado completamente de lado la acción para pasar a adaptar, casi netamente, videojuegos de terror. Y no es sorpresa, ya que para finales de los 90 primeros Resident Evil habían vendido casi 10 millones de unidades. DOOM era revolucionario en PC mezclando primera persona con demonios, y Silent Hill para el 2006 rozaba las 4 millones de copias vendidas, varios juegos sobre los hombros y unas dos primeras entregas insuperables hasta el día de hoy.

Esta segunda etapa sirvió en taquilla (ciertamente más que la primera) pero no tanto como para proponer a los videojuegos como una fuente seria de ideas a explotar en la pantalla grande. Por eso las adaptaciones de ese género se fueron frenando y la cosa quedó nuevamente en veremos. 

Tercera Etapa: Fantasía y Ciencia Ficción

Pero mientras ese cine empezaba a morir, quedando los retazos sólo de sagas como Resident Evil y sus eternas continuaciones devenidas en acción pura y dura, la fantasía y la ciencia ficción empezó a dominar el cine. En los primeros años del nuevo milenio sagas como The Lord of the Rings, Harry Potter, y el aluvión de las adaptaciones de superhéroes cercanas al final de la primera década, llegaban para cambiar la cultura pop. Lo que dio el puntapié para el comienzo de la que considero la última etapa del viejo cine de videojuegos.

Esta etapa no está marcada bajo ningún género puntual, sino más bien bajo la capa de la fantasía y la ciencia ficción, mezclada con un revival de la acción que vimos en la primera etapa. Y con esto aparecieron Hitman (2007), Max Payne (2008), The King of Fighters (2009), Prince of Persia (2010), Assassin’s Creed (2016) y Warcraft (2016). Pero no fue suficiente. 

La saga de Blizzard iba a ser una trilogía, pero murió en su primer película, lo que entiendo como un excelente cierre de etapa. Terminaron 30 años de mal cine de videojuegos, tanto a nivel artístico como comercial, generando polémicas relacionadas a si los modos de narración entre videojuegos y cine eran compatible, o incluso llamando “malditas” a las adaptaciones por diversos internautas en los foros de la red (¡Hola Reddit!).

Nueva etapa: Los videojuegos como cine masivo

Hoy el mundo es distinto, el consumo cambió y no podemos pretender que la cultura pop no se modifiquen también. El Universo Cinematográfico de Marvel modificó las reglas del cine de entretenimiento y del modelo de hacer franquicias exitosas, algo que ahora todos buscan replicar.

Esto, sumado a procesos de innovación tecnológica como la llegada del streaming, el motion capture y el CGI, generaron grandes eventos cinematográficos que nos pueden llevar a responder la pregunta que sirvió de génesis a este artículo: ¿puede funcionar el cine de videojuegos?

Hoy por hoy, según la hipótesis burda de quien firma la nota, no estamos transitando una cuarta etapa sino una vuelta de hoja que es consecuencia de la evolución de todo lo que nombramos antes. Hoy, con el cine basado en cómics siendo exprimido hasta la última gota y un Hollywood que necesita sacar ideas más allá de los remakes, pareciera que los videojuegos son el target perfecto.

El puntapié de todo esto fue, tal vez, la nueva adaptación de Tomb Raider (2018), con una excelente interpretación de Alicia Vikander que espera una secuela, por ahora, para el 2021, y que recaudó tres veces lo invertido en la película.

Sin haber sido obras maestras ni mucho menos, Detective Pikachu (2019) y Sonic (2020) como representantes de la pantalla grande, más The Witcher (2019) pisando en las series, estamos ante los primeros atisbos de un momento inimaginable hace un par de décadas. La crítica y el público, en general, están felices.   

Para arrancar, Netflix confirmó que la adaptación del brujo fue la más vista de la plataforma entre enero y febrero de este año, y datos no oficiales de distintos medios aseguran que fue la serie más vista del mundo. Y Detective Pikachu y Sonic también salieron victoriosas en relación inversión-ganancia.

The Witcher

Hablando del público, si nos basamos en Rotten Tomatoes, una de las páginas con más reconocimiento de críticas en cine y series, casi todas las producciones fueron un éxito: Sonic 93/100, The Witcher 93/100 y Detective Pikachu 80/100. Sólo va por detrás Tomb Raider, con 55/100 pero con un aval muy fuerte de la productora que espera remontar en la secuela

Teniendo en desarrollo series como The Last of Us (HBO), Fallout (Amazon Studios), Disco Elysium (dj2 Entertainment), y peliculas como Monster Hunter (2020), Uncharted (2021), Mortal Kombat (2021), Minecraft (2022) y Super Mario a mano de la gente de Minions, más una industria que no para de crecer, no queda otra reflexión que pensar que el cine de videojuegos será masivo.

Si en un futuro será hacedor de blockbusters a mansalva, si veremos un Universo Cinematográfico de Nintendo, o si podremos ver a Kratos, Masterchief y los personajes de League of Legends siendo nuevos iconos pop del cine, sólo lo dirá el tiempo. Lo cierto es que Hollywood está buscando donde sacar oro, y los videojuegos parecerían ser la mina perfecto.

Egresado de Periodista en el 2019, aficionado a todo lo que sea cultura pop. Habla sobre cine en Los Más Odiados Podcast y escribe sobre videojuegos, cuando tiene tiempo. También intenta ser maestro Pokémon.

Advertisement

Suscribite al Newsletter

Tendencias

Copyright © 2018 PressOver.news - Buenos Aires, Argentina.