fbpx
24.1 C
Buenos Aires
viernes, diciembre 3, 2021

Los televisores, el tiempo y su relación con los videojuegos

En 2022 se cumplen 50 años de la primera generación de consolas y en este artículo repasamos su relación con los otros aparatos del entretenimiento que cambiaron la historia.

Emilio Gonzalez Moreira

Participación Especial 

Sabe de videojuegos como poca gente en el país. Tuvo un local llamado La Masa (el tipo es fan de Hulk) y hace stand up geek desde hace más de 10 años. Actualmente es el gurú de Press Over Night. Ah, y no hablen mal de Zelda si lo tienen cerca, la cosa puede terminar mal.

Más notas del autor/a

Pese al antiguo surgimiento de las consolas portátiles, los partícipes necesario en el mundo del videojuego de consolas fueron siempre los televisores. Y ya son nueve generaciones. 

Al principio, el solo hecho de manejar vos mismo algo que estaba en pantalla fue todo un suceso, piensen lo que fue en ese momento. Ya para 1972 en Estados Unidos habia TV a color, situación muy distinta para la Argentina, donde el color llega recién en 1980. Por eso la primera camada de consolas del tipo PONG, Telematch de Panoramic (una empresa de electrodomésticos), o la Teleclick de Magiclick, sí claro, los encendedores de hornallas que duran 104 años, funcionaban perfectamente en los TVs blanco y negro de nuestro país.

De hecho la ya milenaria empresa argentina Noblex, vendía la Magnavox con su 14 pulgadas y el PONG incorporado.

Con la llegada del color en 1980, también comenzaron a desembarcar los sistemas de segunda generación. El ATARI 2600 (claro vencedor de la era Pong) y luego el Colecovision de CBS, un conocido multimedio que, para comprar, es como si acá TELEFE hubiera lanzado una consola.

Televisores
Colecovision

El punto es que los TVs de primera camada de color con su norma PAL podían representar sin problemas estas nuevas consolas con cartuchos intercambiables. Y la situación se mantiene también con la llegada de la tercera generación, más precisamente con Family Game y hasta lps Marter System.

Eran tiempos de ubicar el canal en el 3 o 4, en mi caso 6 o 7, pero nadie hablaba aún de esa extraña entrada llamada AV. ¿Qué sería?

Con la llegada de la cuarta generación, la del SEGA Genesis, y en menor medida también la del SNES, fui a conectarla a mi viejo Drean y el sistema de 16 bits funcionaba en mi casa. La emoción era incontenible. Pero Sonic se veía en blanco y negro. 

Si bien desde la Colecovision uno ya estaba familiarizado con el nuevo verbo «sintonizar», acá ya hablábamos de pin de conexión, y por más intentos que hice, la cosa no funcaba. 

Así que fuimos al cuarto de mi madre, donde el Sony recién había sido reemplazado por una nueva TV HItachi que estaba llena de nuevas siglas como CATV, OSD, TSL. Y ahí conocí lo que era el NTSC, y Sonic corrió azuladísimo por la más verde Green Hill.

La primer generación de consolas tuvo sus televisores blanco y negro, y la segunda y tercera funcionaban bien en la primera camada color PAL de 8 o 13 canales. Pero la camada que le siguió a esos TVs, la de los años 90 con menú en pantalla, timer, sleep, ntsc y audio y video a 60 hz, podían correr la tercera, cuarta, quinta, sexta y hasta la séptima generación. Una locura.

Vean: los blanco y negro una sola, los de ocho canales apenas dos. Pero los CATV cinco consecutivas! 

Aunque es verdad que la séptima (PS3, Xbox 360, Wii) grita por favor que lo cambien y no se ve como corresponde, mi viejo hitachi que lo usamos para probar aquel primer Sega, corrió hasta PS2 y GameCube.

Esto se debe a que la era CATV ya llegaba a 360p y así se veía «La tele». Por eso, por mas gráficos que tuviera el Sega Genesis, cuando apagaba y empezaba Grande Pa! con Arturo Puig, tenia más gráficos seguro. O con la primera PlayStation, por más linda que se viera Lara Croft, aún le faltaba mucho para parecerse a una persona de verdad.

Televisores
Al igual que la imagen de portada, esto es arte de Rachid Lotf

La realidad es que los 360p de los TVs CATV estaban por arriba de lo que podía mostrar un sistema de videojuegos del momento. Recién en la quinta generación de consolas se mostraron secuencias tipo TV a un máximo de 240p. Que si bien nos enloquecía ver algo así en una consola, aun «la tele» se veía mejor.

Con la llegada de la sexta generación, desde la Gamecube contemporánea a PlayStation 2 de 128 bits, sentí que  el hitachi había llegado al máximo de posibilidades.

Se comenzó a hablar de Progessive Scan o cables componentes que daban, ahora si, una definición de 480p que por fin superaba la línea de los CATV y se asemejaba a ese nivel de nitidez superior que siempre tuvieron los monitores color de PC en la década de los 90.

Pero no fue hasta finales de 2005 y 2006, con la salida de las consolas de séptima generación, que se empezó a hablar de alta definición. Los famosos 720p y 1080p.

Si bien la Nintendo Wii aun conservaba definiciones propias de la 6ta gen (480p), los sistemas más poderosos (Xbox 360 y PS3) seguían funcionando en los CATV a 360p, pero no solo que se veían realmente mal, sino que parecía que le exigía demasiado a la TV y tenía problemas grandes como no poder visualizar los subtítulos de los juegos.

Televisores
Call of Duty 2, uno de los 14 juegos de lanzamiento de Xbox 360 en 2005.

Así que acá es la primera vez real donde sucedió algo que era una leyenda urbana: «Algún día la consola va a ser tan poderosa que va a pedir un tv especial». Pasó. 

En la televisión argentina la alta definición no estaba disponible todavía. Entonces la verdadera razón para por fin comprar esos poderosos aparatos con HDMI era jugar. Algo que nunca había pasado.

Lo cierto es que ahora una TV promedio LCD de 32 pulgadas, lo mínimo e indispensable para poder jugar la octava generación, también comienza a mantenerse en el tiempo, pudiendo correr con AV desde la tercera hasta la novena generación de consolas. 

En los últimos tiempos, LED, SMART ULTRA HD, OLED son las nuevas siglas de interés, con la posibilidad de llegar al 4K (2160p) con la octava generación y media (PS4 Pro y Xbox One X) y con la novena. ¿El futuro? Los 8K, donde ya no sabemos si aquel LCD de 32 nos seguirá rindiendo. 

Televisores

A mi juicio, hace mucho que llegó la alta definición, y si bien claramente los televisores se han superado, los ojos siguen siendo los mismos. Ahora la cosa pasa más por el HDR (alto rango dinámico), algo así como una configuración casi perfecta que, indiscutiblemente, marca una diferencia clara con lo anterior.

Hoy comienzan a haber ofertas por los ULTRA HD 4K de diversas marcas, con diferentes resultados que podríamos analizar en un informe aparte, pero de seguro todos con grandes performances para los tiempos que corren.

Lo importante es tratar de tener la mejor TV posible. Sino, a sentarse más cerca, como hacía yo con mi Coleco en el Drean.


Si llegaste hasta acá y te gusta lo que hacemos en Press Over, medio independiente hecho en Argentina, siempre nos podés apoyar desde la plataforma de financiación Cafecito. Con un mínimo aporte nos ayudás no sólo con gastos corrientes, sino también con la alegría de saber que estás del otro lado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas notas