fbpx
14.7 C
Buenos Aires
sábado, octubre 1, 2022

Mi primer videojuego: 6 consejos útiles para arrancar

Franco Pedroncini

Diseñador de juegos en jams, aprendiz de programador Unity y compositor de OSTs freelance. Sueña con fundar un estudio el cual haga juegos que calen hondo en la gente como a él el Final Fantasy 9 cuando era chico.

Más notas del autor/a

Hacer un videojuego no es cosa fácil. Ya nos dimos cuenta con el artículo que hizo mi colega sobre cómo entrar al mundo del desarrollo de los mismos. Ahora el tema es cuando ya te sentaste en la silla y decidís arrancar tu primer proyecto. ¿Qué hacer ahí? ¿Cuáles son las bases a tener en cuenta? La idea de esta nota es responder estas cuestiones y alentar a más gente a adentrarse en este arte multi-disciplinario.

Empezar con algo pequeño

Lo ideal es que puedas crear algo chico, rápido, que no tome mucho tiempo hacer. Tal vez que se pueda hacer en un par de semanas como máximo. Si es en cuestión de días, mejor. Arrancá con un concepto simple de hacer. Sin muchas vueltas. Lo que querés es poder vivir todo el proceso del desarrollo de principio a fin.

¿Cómo sabés si es lo suficientemente pequeño? Si al concepto lo podés simplificar incluso más, entonces hacelo. No dudes. Ya va a haber oportunidades para algo más grande. Para que te des una idea, un juego de NES (o en criollo, la Family) ES GRANDE. Sobre todo si encarás esto por tu propia cuenta, sin un equipo en el cual apoyarte. Lo que en abstracto parece una idea simple, en la práctica puede volverse una tarea monumental.

Investigar el género

Es muy probable que lo que quieras desarrollar se encuentre encasillado ya en un género conocido, lo cual es buenas noticias: significa que tenés una fuente importante de títulos de los cuales podés recabar información. Con esto no me refiero a simplemente jugar lo que te resulte divertido, si no ver qué lo hace entretenido y qué cosa no. Es saber porqué algunos títulos funcionan y otros no, y también porqué hay juegos que funcionan por razones totalmente opuestas a otros.

Recordá apuntar todo lo que veas e incluso anímate a buscar investigaciones que otrxs hayan hecho sobre el tema. Hay millones de videos y páginas explicando distintos tópicos que te pueden dar una nueva vuelta de tuerca para lo que estés haciendo.

Documentar todo

Agarrá Word, el bloc de notas o cualquier otro procesador de texto que te guste y empezá a anotar todo lo que tengas planeado. Arrancá por un pequeño resumen de la idea principal, no más que 4 o 5 renglones y luego explayate, dividiendo por secciones cada parte (las mecánicas principales, los controles, los personajes involucrados si los hay, etc.). Mientras más detallado lo hagas, mejor. Te va a servir para tener una idea en concreto ya plasmada en la cual basarte.

Es importantísimo para mantener una idea cohesiva ya que la memoria puede olvidar cosas o recordarlas diferente. También, si llegás a trabajar con más gente, tus compañerxs necesitan una clara visión del concepto que vos ideaste (o viceversa si el concepto fue desarrollado por otra persona). Para esto recomiendo que usés Google Docs o cualquier otra aplicación web que te permita guardar en la nube tu documentación para fácil acceso a todo el equipo, además que es posible ver las actualizaciones de la misma en tiempo real sin necesidad de andar enviando y recibiendo miles de versiones de un mismo archivo.

Testear, testear, testear

Siempre hay algún bug esperándonos a la vuelta de la esquina y hay que estar preparadxs para que las cosas no salgan como esperamos. Lo que damos por sentado que va a andar, de alguna manera va a fallar, lo cual va a exigir de nuestra parte armarnos de paciencia para ingeniárnosla con diferentes posibles soluciones, dando rienda suelta a nuestra creatividad. Y aún así, aunque hayamos testeado exhaustivamente, algún bug va a quedar por corregir, por lo que mientras menos se encuentren en la versión final de tu proyecto, mejor.

primer

También es importante que otras personas lo testeen. Pueden ver errores que por algún motivo hayas logrado evitar e incluso problemas de diseño como mecánicas poco intuitivas o algo tan elemental como si tu juego entretiene o no.

Involucrate en una comunidad de desarrolladorxs

¿Qué tiene que ver esto con hacer tu primer videojuego? Pues que en algún momento vas a necesitar la ayuda de otrxs. Ya sea alguna cosa que no sepas programar, darle cierre a alguna mecánica o incluso porque ves que necesitás armar un equipo de trabajo ya que hacer solx la tarea en cuestión resulta abrumador.

Hacer esto te permite tener contacto con personas que tienen el mismo objetivo y pasión que vos, ayudando a incentivarte a seguir con tu trabajo hasta el final, además de crear lazos que permitirán el apoyo mutuo entre game devs y la posible creación de equipos en el largo plazo. Por otro lado te puede ayudar a hacer conocido tu trabajo y empezar a crear un público que esté interesado en lo que estés creando. ¡Mientras más contactos hagas, mejor prensa!

Prepararte para hacer tu segundo juego

¿Así que terminaste tu primer proyecto? Genial, sea cual sea el resultado final, bueno o malo, tu viaje en esta disciplina no termina acá. Preparate para crear el segundo, ahora con la experiencia que antes no tenías y los colegas que antes no conocías. Metele pila y empezá a desarrollar tu próximo lanzamiento.

Mientras más hagas, más práctica tendrás. Esto es como una bola de nieve que crece más y más mientras más le agregues hasta que sea imposible ignorarla. Lo mismo va a pasar con lo que hagas: va a llegar un punto en que vas a ser conocidx como game developer y vas a llegar a un montón de gente.


Si llegaste hasta acá y te gusta lo que hacemos en Press Over, medio independiente hecho en Argentina, siempre nos podés apoyar desde la plataforma de financiación Cafecito. Con un mínimo aporte nos ayudás no sólo con gastos corrientes, sino también con la alegría de saber que estás del otro lado

La ilustración de portada por Maru Mendez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas notas