fbpx
15.8 C
Buenos Aires
miércoles, diciembre 1, 2021

Samurai Bamboo

Mer Grazzini

Columnista

Desarrolladora de videojuegos rosarina. Elemental de la Manija. Mer diseña videojuegos, anima, da clases, toca la guitarra, escribe acá, y dicen que a veces, incluso, duerme.

Más notas del autor/a

¡Bienvenidos! Aquí, todos los jueves, voy a recomendar algunos juegos chiquitos con alguna temática mensual. Hay montones de juegos indies dando vueltas por internet y, aunque duren unos pocos minutos, también merecen nuestro amor.

Abril es el mes donde festejamos pascuas, y todos los negocios se llenan de conejos y gallinas de chocolate a mansalva. Considerando esa situación, este mes le toca el turno a los juegos con animales!

¿Qué pasa cuando se juntan un par de platenses con mucho talento y ganas de hacer jueguitos? Pasa Samurai Bamboo. Un juego para celulares que entra en la categoría de juegos cortos porque lamentablemente no está terminado, pero que lo que se puede jugar hasta ahora es tan bello y está tan pulido que se merece que le dediquemos la nota de esta semana.

[perfectpullquote align=”right” cite=”” link=”” color=”” class=”” size=””][/perfectpullquote]

Abrimos los ojos y nos encontramos en la piel de un zorro samurai, con un atuendo y una estética que rememoran a Samurai Jack, esa serie de culto que vimos cuando niños por Cartoon Network.

Pareciera que estamos prisioneros de alguien, porque cortamos unas cadenas y en seguida vienen a atacarnos unos gatos ninja. Nos defendemos, y el juego muy pronto nos enseña las mecánicas de una manera muy narrativa.

Inevitablemente morimos cuando los enemigos son demasiados, aprendiendo así que necesitamos recargar la energía cada tanto para poder bloquear. Al perder, despertamos de lo que pareciera fue una pesadilla, y aparecemos en un campo, hambrientos. Nos cruzamos con un oso panda que nos ofrece comida a cambio de que cortemos bambú para él. Necesitamos energía para swipear y cortar el bambú, pero también para enfrentarnos a los gatos ninja que nos persiguieron fuera del sueño y quieren nuestra cabeza.

Y es que la pesadilla del principio parece ser un recuerdo de un pasado oscuro, que vuelve para atormentarnos. El juego tiene una mecánica interesante. Cuando nos cubrimos en el momento exacto, logramos una especie de momento zen, donde todo se vuelve blanco y negro y tendremos un instante apenas para abalanzarnos sobre nuestros enemigos. Secuencia que pareciera presagiar el juego siguiente del estudio, Shadow Brawlers, aclamado en la última EVA.

Con unas animaciones envidiables, una jugabilidad ágil y divertida y un trabajo sonoro que nos da ganas de viajar a Japón a meditar, el juego nos presenta tres mundos y promete muchos niveles y tres mundos más, que aún no están disponibles. Además, porque es inevitable quedarse con las ganas, incluye tres minijuegos infinitos para despuntar el vicio.

Aunque sabemos que los chicos de Guazú ahora mismo están trabajando a full en Shadow Brawlers, yo prendo una velita con forma de bamboo para que algún día retomen el desarrollo de este juego, no sólo porque es muy bello, ¡sino porque quiero saber el final de la historia!

Pueden aventurarse tranquilamente aquí.

¡Y nos vemos la semana que viene, en el próximo VideoJueves!

Últimas notas