Conectate con nosotros
steam steam

Articulos

Steam y la economía local: los trucos anti-pobreza

Los cromos como salvataje de la billetera ajustada.

Leo Di Grezia

Publicado

en

El hombre es un animal de costumbres. ¿Qué son los cromos? ¿Para qué sirven? ¿Esto es plata de verda’? Ver crecer la cartera de Steam a base de artilugios me sonaba sospechoso. Sin embargo, allí estaban esos frescos pesos argentinos digitalizados para que los gastara en lo único posible: videojuegos. Y con eso, la profunda investigación (¿?) sobre tiendas, posibilidades, y pobrezas relativas.

Todo Tito Baratito

Mi librería de Steam no necesitaba los doce juegos que compré. Mi backlog tampoco. Y mucho menos mi propósito de año nuevo de empezar a terminar videojuegos colgados desde hace una década. Aun así, por 400 pesos (impuestos incluidos) terminé adquiriendo buenísimas ofertas de esta Sale Navideña de Steam. Portal 1 y 2 en un bundle de 35 pesos. Hellblade: Senua’s Sacrifice a 82 pesos. Murdered: Soul Suspect, 33 pesulis. The Room 1, 2 y 3 a 74 ARS. Bioshock Collection (todos los juegos y DLCs) a 100 pesos (cada título por separado sería un total de 715 pesos). Lords of the Fallen, 33 pesos. Fallout: New Vegas, a 51 pesos.

steam

Resumiendo, en total compré 12 videojuegos, exceptuando la saga The Room  todos ellos triple A de diferentes eras. Gasté 408 pesos Repito, estos precios ya tienen los impuestos argentinos incluidos porque uso el add-on Steamcito. Si trasladamos esos 408 pesos (que encima son de venta de cromos) a dólares, estamos hablando de alrededor de 5 dólares.

Con 5 dólares en la PS Store Argentina puedo comprar… nada. Bueno, no, no es cierto. Me puedo comprar estas cosas: Rocket Arena (5 US$). No sé que es. Pero está 5 dólares. El Broforce a 3.90 US$. Un pack de skins de Fall Guys. El DOOM 64 (¡!!).

Microsoft y Nintendo tienen precios con moneda local. Mucho más altos en general que los de Steam pero con conciencia de nuestra situación económica.

Para Xbox One, por ejemplo, podemos conseguir Hellblade: Senua´s Sacrifice a 89 pesos (unos pesos mas que en Steam), pero PS Store lo tenemos en oferta a 30 dólares. Pasado a moneda local, casi 2700 pesos. Treinta veces su precio.

PC, Consolas y Juegos acorde

Por supuesto que sale un ojo de la cara tener una computadora que funcione como una consola de última generación (o anteúltima). No es que las consolas sean baratas tampoco, aparte de que palidecen en funcionalidades. Sin embargo, siguen siendo la opción más saludable para el gamer que solo pretende llegar, prender y jugar un rato antes de irse a dormir sin necesidad de revisar configuraciones gráficas, FPS y la mar en coche. La PC tiene otros mambos.

steam

Yo, hoy por hoy, no puedo jugar a gran nivel porque mi PC, aunque nueva, no es una PC gamer persé. Es una computadora pensada para edición de fotografía. Puedo jugar prácticamente cualquier videojuego pero con reservas gráficas. Aparte de virus, malwares y la cosha golda. Pero retornando: puedo jugar del 2015 para atrás casi sin problemas en buena calidad. Del 2015 para adelante es otra cosa. Es por eso que aunque Steam me conviene bastante económicamente, también me retiene a adquirir lo último de lo último.

Podría sin duda comprar pensando a futuro, pero sospecho que esos juegos van a estar en otras ofertas (ojalá). Entonces suena a gastar dinero en mañana que puedo gastar en hoy. O lo que es mejor: no gastarlo y acumular plata virtual vía venta de cromos (para los legos, más adelante detalles de esta dinámica). Y desde que Steam eliminó el Greenlight hace unos años, se convirtió en el fondo de la olla del gaming, donde luchan los grandes pero sostienen la base los chicos.

Las de cal y las de arena 

Cuando digo “fondo de la olla” suena a despectivo y lo es. Revisar Steam concienzudamente es meterse en un lugar bastante polémico lleno de basura. Es literal basura. La nueva dinámica para aceptar juegos del launcher de Valve es insólita. Básicamente se reduce a llenar unos formularios online, que Steam valide el registro y los documentos, y pagar 100 US$ que se recuperan cuando se pasa la barrera de 1000 US$ en ventas. Hay periodos de espera lógicos, pero no es más que eso.

Es por esta razón que desde 2017 en adelante, el launcher dejó de tener un filtro de calidad sensato. Si es un videojuego y está bien catalogado, Steam lo acepta y dale para adelante.

¿Estabas en la intriga de saber cómo se pelea borracho? Ahora podes resolver el misterio con el Drunken Fight Simulator por 7 pesos más impuestos. Por el mismo precio podes conseguir el Hentai Furry, aunque en este caso creo que no tengo que explicar de qué se trata. Y me apena mucho. Entré a la página del Pussy 3 esperando un juego con michitos. Mi mamá se asustó mucho. Pero bueno, siete pesitos mas impuestos.

Lo curioso es que en realidad, al gamer, esto no le afectaría en nada si el sistema de reseñas y valoraciones funcionara con justicia. Pero no es así. Cualquiera con una cuenta puede reseñar y valorar. Así hay videojuegos bastante mediocres con calificaciones “Muy Positivas” (que por ende los hace subir en el listado de Steam) hechas por gamers sin ojo crítico y amigues de los desarrolladores.

Si quitáramos está dinámica corrupta, no sería un hecho negativo. Steam se hizo cargo de apuntar a todos los públicos. El sistema de etiquetas puede ser curiosamente específico porque aparte, se pueden apilar filtros. Entonces uno puede buscar un juego con la etiqueta inicial “4 jugadores co-op” y luego sumarle “Acción”, “2D” e “Indie” y que te quede algo como la imagen de abajo. Una mecánica es fundamental si no sabemos que estamos buscando pero estamos al tanto de lo que nos atrae.

steam

Los maravillosos cromos

Y si a eso le sumamos que no es fundamentalmente necesario tener dinero, las cuentas (boink) cierran. Me refiero a la trampa de los cromos. Aunque bien visto no es ninguna trampa, vamos a por ello.

steam

Los videojuegos que aplican a Steam pueden otorgar “Cromos”. El gamer casual capaz no se fije en esto (y tengo charlas y discusiones de internet que lo demuestran incluso de gamers NO casuales), por lo que es interesamte explicarlo. Los “Cromos” son tarjetas que otorgan algunos videojuegos cada tantas horas de juego. Como si fueran figuritas de álbum de colección, con imágenes de los personajes o motivos específicos del título en sí.

Estos “Cromos” se acumulan en nuestro inventario de Steam para hacer varias cosas con ellos: convertirlos en gemas, intercambiarlos por otros cromos, o venderlos. Las dos primeras opciones tienen sentido si tratamos a Steam como una red social, chateamos y nos interesa que visiten nuestro perfil. Si no es así, lo mejor que se puede hacer con los cromos es VENDERLOS AL RE CARAJO. Y acá es donde está el chiste. Porque con esa plata, compramos más videojuegos con cromos que volvemos a vender.

steam

La vuelta de tuerca es esta, Steam “pesificó” y argentinizó los precios de los videojuegos. Un videojuego de 60 dólares en precio de salida, puede conseguirse a una fracción en pesos de ese precio más impuestos. Traigamos de vuelta un ejemplo: Hellblade: Senua’s Sacrifice a 84 pesos. Apenas un dólar cuando está 30 en la store de Sony.

Pero los cromos, al ser un mercado internacional, aunque están en pesos, no tienen el valor argentinizado. Un cromo que está una fracción de dólar, cuesta lo mismo en pesos. La mayoría de los cromos no les vale nada a las economías dolarizadas y con el Steam en dólares pero, para nosotros dado que los precios están argentinizados, termina siendo un negoción. En dos semanas de farmeo de cromos hice alrededor de 700 pesos que en valor steam equivalen a 12 juegos y 300 pesos extra en mi billetera virtual.

Por supuesto, puede darse una situación así porque el capitalismo es muchas cosas pero por sobre todas ellas, súper coherente (?):

steam

Ahora, ¿cómo se farmean esos cromos?

Esta es la parte mas divertida, se farmean jugando. Pero si sos una persona de edad adulta con otras responsabilidades, pueden usar el Idle Master, una herramienta que no requiere instalación y funciona en segundo plano: hace correr los juegos hasta que dropeen los cromos. Según los creadores de la aplicación, el proceso es legal y no pueden bannearte la cuenta por usarlo, NO OBSTANTE, úsese bajo su propio riesgo y leído todo el documento de reléase.

En síntesis

La economía argentina es caótica. Siempre lo fue. Desde Frondizi con una tasa inflacionaria del 120% hasta hoy que tenemos un dólar intratable que fluctúa todos los días. No va a cambiar pronto. Realmente no es un problema REAL no poder adquirir un videojuego. Problema real es no tener para comer o endeudarse de forma brutal para pagar más deudas. Cuando entro a internet y leo a gamers enojadísimos porque se le aplica un impuesto a una compra al exterior, por un lado lo comprendo, y por otro lado me parece bastante risible.

Es comprensible que el usuario de Sony esté harto. Comprarse una PS5 y no poder adquirir un videojuego es una situación jodida, pero aunque nos irrite, no deja de ser un lugar privilegiado. Por eso esta pequeña guía que tal vez les sirva.


Si llegaste hasta acá y te gusta lo que hacemos en Press Over, medio independiente hecho en Argentina, siempre nos podés apoyar desde nuestra nueva plataforma de financiación: Cafecito. Con un mínimo aporte nos ayudás, no sólo con gastos corrientes, sino que nos dan la alegría de saber que estás del otro lado.

Redactor, todo en formación hasta el fin. Padre. Tengo muchos hobbies. No se mucho de nada, pero se de todo.

Advertisement

Suscribite al Newsletter

Tendencias

Copyright © 2018 PressOver.news - Buenos Aires, Argentina.