Conectate con nosotros
Secret Hitler Secret Hitler

Tablereando

De fiesta con Secret Hitler

Un juego de mesa gratuito sobre roles secretos.

Pedro Gomez Goldin

Publicado

en

Existen muchos juegos que apuntan a ser graciosos. Muchas veces son juegos livianitos, usualmente titulados “de previa”, fáciles de enseñar y que hacen uso de chistes, frases ingeniosas o ridiculeces absolutas.

El problema de estos juegos es que el chiste o la gracia, nada tiene que ver con el grupo de personas que lo juega. Con esto me refiero a que el chiste esta puesto en la carta, uno lo lee por primera vez y se ríe. La segunda sonríe para acompañar. La tercera piensa en un capítulo de Los Simpson dónde SI había algo gracioso.

En el mejor de los escenarios, a uno le piden que mezclé las cartas graciosas y que el chiste sea generado por otra combinación de cartas, pero el interlocutor (es decir los jugadores) tiene un rol 100% secundario. Pueden ser los opas más grandes del mundo, como genios de la comedia y el efecto sería el mismo…dependen de la carta.

Es por eso que hoy vamos a hablar de todo lo contrario: Secret Hitler.

Pero antes de describir el juego hay que saber que a diferencia de lo que veníamos diciendo en los párrafos anteriores, acá la efectividad del juego depende 100% del grupo de personas con quien se juegue, porque lo que difícilmente una partida se parezca a otra.

Este tipo de juegos son sustancialmente mejores en tanto la posibilidad de divertir es infinita, y en tanto funcione como un acompañante para que quien se luzca sea el usuario. Hablando en criollo, el juego viene a ser el Stronatti de Dolina. Toma negro, yo te tiro el córner, vos sólo pone la cabeza que entra seguro. Y cuando uno tira corners TÁN precisos TÁN seguido, más vale que alguna va a entrar.

Secret Hitler va sobre roles secretos. Temáticamente hablando estamos en Alemania en 1933, y en el parlamento hay dos grupos: liberales y fascistas. Los fascistas intentarán ayudar a Hitler para se haga con el poder, pero siempre evitando que los liberales se avispen. Y tranquilos, porque no tienen que saber ni de política ni de historia.

Al comienzo todos recibirán una carta en donde te dirán tu rol: “¡Mira mamá! ¡Soy Hitler!” “Que bien Robert, pero es secreto querido. Devuélvanme las cartas que las reparto de nuevo”.

Ahora sí. En secreto y bajo la guía de un jugador, los fascistas se identificarán entre sí y sabrán quien ocupa el rol de Hitler ¡sin que este último sepa quiénes son sus aliados! Ahora sólo resta engañar a los liberales (manga de palurdos) y hacer que todos voten en secreto a Hitler.

Es un juego de deducción social, dónde las reglas nos incitan a discutir toda parte del proceso. Analizar, convencer y, lo más importante, acusar descaradamente, antes de que nos acusen a nosotros: “Juanita ¿por qué pusiste esa carta ahí? ¿por qué lo miraste así a Beto? Juanita y Beto son Fascistas ¡muerte a ellos!”.

En determinado momento todos votan y van matando jugadores. Esto funciona como un gran incentivo para intentar hacerse de aliados, para demostrar que uno es confiable y veraz. Pero nada resulta más sospechoso que alguien que asegura y nos reasegura que es digno de nuestra confianza, ya hemos caído muchas veces en ese truco. ¿a cuantas reuniones satanistas termina uno yendo bajo la promesa de “conversaciones amistosas” y “canapés gratuitos”? Demasiadas Robert.

Si necesitan un juego para muchas personas (un equipo de futbol entero, más el árbitro, por ejemplo) ni lo duden porque es este. Un party con mecanismos de deducción social que promete la posibilidad de romper el hielo con desconocidos más rápido que turco al trote, y la oportunidad de encontrar facetas nuevas a viejos conocidos. “Mirala vos a la Laura…no me esperaba esto de vos eh”.

Secret Hitler, además, posee un hermoso detalle: no necesita ser comprado. Si bien viene con componentes de madera y una calidad hermosa que valen la pena, en la página oficial esta la versión para descargar lo que se conoce como PNP (de print and play).

Para aquellos que estén interesados en probarlo, pero que preferirían evitar herir sensibilidades… hagan el favor de investigar sus reskins, versiones donde las mecánicas se mantienen intactas pero se cambia la temática, dando la posibilidad de jugar, en lugar como Liberales vs Fascistas, Mortifagos vs La Orden del Fénix, Trump vs el Mundo o un reskin de Zelda y un sinfín de opciones más.

Diviértanse y asegúrense de lograr que confíen en ustedes.

Es licenciado en relaciones internacionales y comedor de hamburguesas profesional. Visitó los 5 continentes y seguro que te gana jugando a las escondidas. O morirá en el intento. Gusta de la exageración y de largas caminatas por la playa. Sólo dos de todas la anteriores frases son mentira, y te sorprendería adivinar cuáles son. Además es geek y escribe en consecuencia.

Advertisement

Suscribite al Newsletter

Tendencias

Copyright © 2018 PressOver.news - Buenos Aires, Argentina.