Conectate con nosotros
Tomb Raider Tomb Raider

Articulos

Tomb Raider vs Uncharted: ¿Cuál es la mejor saga?

Todo lo que querías saber sobre las dos mejores aventuras arqueológicas y nadie te supo decir.

Jimena Veronica

Publicado

en

Cuando llegan los eventos al estilo The Game Awards, suelo mirarlos y disfrutarlos como la gente que se sienta a tomar una cervecita mientras mira los Oscar. Pero, en el fondo, sé muy bien que las votaciones se fundan en elecciones de muchas personas que sólo han jugado unos pocos juegos de la nómina y, entonces, en vez de elegir por lo que les parece mejor, eligen por lo poco que pudieron experimentar.

Completamente alarmada por esta situación injusta y poco objetiva, decidí involucrarme en una búsqueda arriesgada y llena de sacrificios: pasar los tres nuevos Tomb Raider y los cuatro Uncharted numerados.

Y, obviamente, me quedaron varias conclusiones que hoy decido compartir con ustedes en este artículo, para que me acompañen en un análisis de pros y contras que también incluye una puesta en contexto de cada época porque, vamos a admitirlo, Uncharted le robó a los primeros Tomb Raider, Tomb Raider le robó mucho a los Uncharted y, nuevamente, Uncharted le robó mucho a los nuevos Tomb Raider.

La historia

Lara es un personaje que parece salido del universo cinematográfico de DC y Nathan de Marvel. Independientemente de las diversas temáticas que en su lógica tienen bastante similitud (tesoros en la selva, tesoros en la nieve, tesoros en el desierto), lo cierto es que este ítem hace que se diferencien mucho ambas historias. Mientras que Lara es una mujer que ha vivido bajo el ala de su poderoso y multimillonario padre, al que vió morir frente a sus ojos de niña, algo que la perseguirá toda su vida; Nathan es un hombre que nació en la pobreza y tuvo que sobrevivir en la temprana orfandad, evadiendo su pasado con aventuras, mujeres y todos los chistes que había disponibles. Y si bien ambas son historias sobre la importancia del “Legado”, lo abordan desde ejes totalmente distintos.

Tomb Raider

Es que hay para todos los gustos. Tomb Raider es un juego que se juega casi completamente en la soledad de Lara, y muchas veces del dolor y la crisis. Hay participaciones eventuales de algunos personajes pero siempre es ella, en silencio y sobreviviendo. Las historias contribuyen a la mirada adulta del crecimiento de una persona que debe aprender a convertirse en la poderosa mujer que manejábamos en los 90: fuerte, independiente y de sangre fría.

Resistir en una isla con una herida en el estómago casi un tercio de juego, nadar en medio de un río de sangre de rituales, lidiar con traiciones y ver morir aliados a su alrededor. Todo eso moldea a Lara.

Uncharted, por su parte, tiene muchísima más participación de personajes secundarios, como Elena, Sully y Sam. Y esto, desde el vamos, permite al juego darse el lujo de mostrar una de sus joyitas personales: los diálogos. Que no solamente funcionan como un frecuente comic release para la tensión, sino que contribuyen a vivir la historia con otro nivel de empatía hacia sus personajes y relaciones.

Nathan es un tipo a prueba de balas y todos los eventos que vive serán insólitos, paranormales y muchas veces los cerrará con un buen chiste. Vivió una infancia complicada, y por eso parece que su vida adulta lo perdona un poco, haciendo que sus aliados no sufran ni mueran, y que las historias, aunque con algunos orígenes turbios y con montones de cadáveres en el camino (la mayoría de ellos ejecutados sin culpa por él), no se vivan como un thriller.

Los puzzles

Esta es una pulseada que Tomb Raider le gana a Uncharted con los ojos cerrados. Incluso el Uncharted 4 intentó a su manera tratar de incorporar acertijos, pero rara vez logró estar a la altura. Porque la libreta de viaje es un aditivo muy divertido de leer por sus cómicas anotaciones, pero termina siendo una guía muy buena para resolver los acertijos de manera todavía más sencilla.

Tomb Raider, sin embargo, te deja en el total abandono de su propia crueldad, y aunque actives los mensajes de ayuda, no te va a tirar un centro de qué hacer en un puzzle ni de casualidad. Días y días de estar trabada mirando la misma escena, negada a googlear, hasta entender qué diablos había que hacer para abrir una compuerta… pero ojo, que resolverlo termina siendo un placer.

Quizá Uncharted supere a la saga de Lara en los pequeños tesoros, puesto que conseguirlos todos es algo imposible de concretar, a menos que tengas una guía. En cambio, si bien los tesoros de Tomb Raider aparecen en el mapa, siempre tienen una histórica con datos reales para contarnos. Y, a veces, hasta mini juegos.

Tomb Raider

La acción

En este caso, la victoria es arrasadora a favor de Uncharted. Tanto Lara como Nathan deben “cagarse a tiros” con numerosos enemigos, pero la cantidad de balas, persecución, explosiones y desastres ocurridos en la vida de ambos personajes lleva un mayor conteo para Nate, que parece nunca tener un descanso.

La saga de Naughty Dog tiene una tónica de acción muy bien trazada, mérito principalmente originado por sus cualidades cinematográficas, pero también por combinar la mecánica del juego con dinámicas de plataformas y disparos que no solamente plantean desafíos complejos y entretenidos, sino por saber transmitir adrenalina en todo momento. En Uncharted cada calma precede a la tormenta, y esos son los breves respiro de nosotros como jugadores.

Pero cuidado, porque Tomb Raider tampoco se queda atrás. Ya que si bien no maneja el mismo nivel de frenetismo, quizá su punto fuerte se guarece en el suspenso de la acción, como si los enemigos de Lara fueran mucho más peligrosos que los de Nathan. En especial en la primera entrega de la última trilogía, donde la sensación de perdición y conflicto que se palpita constantemente en la historia vuelve a cada escena una situación difícil de sobrellevar. Además de hacer un buen uso de la naturaleza como contrincante. El sólo hecho de recordar la escena del paracaídas y los pinos nos pone la piel de gallina. Una pena que las siguientes entregas mermaron en esta apuesta.

Las mecánicas

Este apartado es difícil porque ambos juegos fueron avanzando conforme continuaron sus entregas. Pero, principalmente, porque es un factor que puede cambiar dependiendo los gustos del jugador.

Por un lado, Uncharted tiene un modo de juego más sencillo: arma primaria, secundaria y bombas. Se terminó. El resto es simplemente correr, saltar y sobre todo saber como disparar. Tomb Raider tiene otro nivel de complejidad. Las armas son variadas y no siempre habrá mucho para elegir, siendo rarísimas las ocasiones en que Lara contará con armas exhuberantes como lanza misiles o lanza granadas, lo que aumenta el realismo del título.

Personalmente, disfruté mucho de mejorar las armas y armaduras, de obtener materiales, fabricar objetos útiles y curarme. Los campamentos tienen muchísima utilidad, puesto que no sirven solamente para descansar, barajar y dar de nuevo, sino que nos permiten recorrer zonas en las que estuvimos previamente, lo cual abre las puertas a desbloquear escenarios y tumbas que, por no contar con las herramientas en su momento, no se podían investigar.

Tomb Raider

Tomb Raider sabe generar grandes escenas de exploración, ayudadas por herramientas que se van encontrando con el tiempo. A Uncharted eso casi no le interesa. Nathan trepa con las manos o con un pico.

De todos modos, ambos juegos caen en las marcas de colores que nos muestran de qué nos podemos agarrar o en las habilidades que nos muestran por dónde ir. Estaría bueno que se deje todo un poco más librado a la inteligencia del jugador.

Imagen y sonido

Las actuaciones de voz de Uncharted son una cosa increíble, es verdad que Camila Luddington es una Lara brillante, pero no tiene un elenco que la pueda acompañar con tanta excelencia como sucede en la saga de PlayStation. La química entre Troy Baker y Nolan North, por no citar a todos los otros monstruos del doblaje presentes, terminan por ganar el corazón.

En relación a los gráficos, el hecho de que Uncharted pertenezca a Naughty Dog, quienes innovaron primero que nadie en la utilización del Motion Capture como parte de la realización de los juegos hace que sí, ambos sean una delicia visual para los paisajes y los detalles, pero que las expresiones faciales de los personajes de la saga de Drake ganen con mucha notoriedad.

Lara y Nathan

Los personajes tienen tantos contrastes que a veces parecen complementarios. Hablamos más atrás, en el apartado de la historia, sobre la diferencia de sus orígenes, pero esto no termina ahí. Lara tiene un arco de personaje mejor creado que Nathan, y aunque eso no lo hace a él menos creíble, si que la hace más empatizable a ella.

Lo cierto es que mientras que Nathan es el duro de matar de los juegos de aventuras, el tipo que se puede enfrentar a un regimiento de soldados a sueldo y seguir bancando los trapos. Lara es sólo una joven inexperta que tiene que aterrizar en el mundo de la supervivencia a los golpes. Ella va creciendo con el juego y la sensación de que crecemos junto a ella se vuelve muy realista. Lara sufre, se arrastra, duda, va ganando más confianza, mata por necesidad. Los rasgos humanos del personaje están muchísimo más marcados y esto provoca una transferencia automática en nosotros como espectadores, que podemos vivir las experiencias más de cerca con ella.

Nathan siempre parece tenerla clara y, al motrarnos sus inicios recién en la tercera entrega, quizá no es un personaje que nos pueda hacer creer con tanta facilidad sus sufrimientos. Además de no tener un arco tan complejo. Eso sí, parece ser un tipo más real, más anti-héroe en muchos aspectos, y eso también tiene su mística.

La síntesis

Creo que claramente se puede llegar a un empate sin dudarlo. La realidad es que ambos juegos tienen demasiadas virtudes como para marcarles defectos. Es verdad, puede que sea una tibia, les juro que empecé este artículo pensando que era mejor Uncharted, pero cuando profundicé el análisis me di cuenta que son demasiado buenos los dos y que, de hecho, me gusta más el Tomb Raider. Porque prefiero las historias más oscuras y tener más control sobre el ambiente que jugar una historia lineal.

De todos modos, ni Lara ni Nathan dejan de ser dos blanquitos que se meten en kilombos donde no los llaman, muchas veces perjudicando aldeas enteras de originarios que no tenían nada que ver, justificado siempre tras el velo del heroísmo, el compromiso con un propósito o simplemente la curiosidad.

Mejor darse la chance de jugar ambos juegos y saborear cada una de sus diferencias que, justamente por tener sus fallas, vuelven más disfrutables las virtudes de su contraparte.

Comparativa Final de Ganadores

Historia: Tomb Raider

Acción: Uncharted

Puzzles: Tomb Raider

Mecánicas: Tomb Raider

Actuaciones: Uncharted

Gráficos: Uncharted

Astróloga, Gamer, Community Manager, Redactora, estudiante de guión, organizadora de eventos de juegos de rol y mesa en Capital y Gran Buenos Aires. Obsesiva, llorona, profusa detractora de las ciudades. Con claros problemas para mantener la atención en una sola cosa por mucho tiempo. Soy la Comandante Shepard y esta es mi página favorita de la Ciudadela.

Advertisement

Suscribite al Newsletter

Tendencias

Copyright © 2018 PressOver.news - Buenos Aires, Argentina.