fbpx
23.9 C
Buenos Aires
miércoles, octubre 27, 2021

Una interpretación de Returnal: Divina Comedia ft. Sci Fi.

Nos dejamos llevar por los símbolos y arriesgamos algunas hipótesis sobre la verdadera historia que quiere contar el último hit de Housemarque.

Jimena Veronica

Editora General

Gamer desde los 5, aficionada a los juegos de mesa, técnica astróloga, guionista, community manager, redactora y organizadora de eventos de juegos de rol y mesa. El multitasking es mi pasión.
También obsesiva, llorona y profusa detractora de las ciudades.
Soy la Comandante Shepard y esta es mi página favorita de la Ciudadela.

Más notas del autor/a

Veo a duras penas través de un espejo retrovisor, cayendo en picado en un lago de oscuridad que marcó las profundidades submarinas.

Xenoglifo – Returnal

No soy experta en interpretaciones de mensajes ocultos, pero eso no quita que me apasionen muchísimo. Con Returnal me pasó: es un título de mucha dificultad, que además me produce unos niveles de estrés importantísimos, pues su género no deja de ser terror sci-fi; vendido de esta manera, tenía poca a ninguna chance de que lo probara. Pero todos los misterios que giran en torno a Selene y su intrigante naufragio espacial me atraparon tan profundamente que decidí poner toda mi voluntad en terminarlo, para tratar de entender que estaba sucediendo.

Las teorías que desarrollaré en esta nota no tienen que ser necesariamente las verdaderas, o por lo menos no las que Housemarque haya intencionalmente querido transmitir en Returnal. Pero me atrevo humildemente a trazar estas hipótesis, aún sabiendo que muy poca gente en el mundo lo ha jugado y por lo tanto no existen demasiadas conclusiones pululando por ahí. Pero tal vez alguien haya terminado la historia y se quedó, como yo, con muchas ganas de encontrarle un sentido y este escrito pueda ayudarle a encauzar la información. 

returnal

[DISCLAIMER: TODO lo que viene a continuación es SPOILER de Returnal, inclusive luego del tercer acto, también denominado “final secreto”]

La historia que conocemos

La narrativa no es lineal en Returnal, en muchas ocasiones nos plantea saltos en el tiempo, memorias reconstruídas, flashbacks, ensoñaciones y otros tantos recursos literarios para ir comprendiendo lentamente que le pasa a la protagonista. A simple vista, eso sí, sabemos que Selene es una astronauta, detecta una señal en el planeta Atropos y decide seguirla. Sin embargo, un accidente provoca que su nave, Helios, se averíe y no tenga forma de comunicarse con Astra, la institución/empresa que la emplea; por lo que permanece varada en el planeta alienígena (con muchas similitudes estéticas la película Prometheus), descubriendo la cultura que una vez habitó allí, enfrentándose a su fauna depredadora y encontrando extrañas pistas de la cultura y sus extraños antropomórficos habitantes. 

Al poco tiempo de embarcarnos en esta aventura, descubrimos que Selene no puede morir, cada vez que es eliminada por un enemigo despierta nuevamente reviviendo el accidente de Helios y su consecuente despertar en Atropos. Returnal aprovecha el contexto para plantearnos una situación también extraña para la protagonista: se topa con su cuerpo muerto en frecuentes ocasiones y muchas veces también grabaciones de “otra Selene” reflexionando sobre lo descubierto y ayudándola a comprender (o confundirse) cada vez más sobre lo sucedido. 

Sin embargo, a medida que vamos avanzando la historia, específicamente cada vez que matamos a uno de los jefes finales de cada bioma (hay 6 de estos), Selene podrá entrar en la que parece ser su casa. Sí, su casa en el medio de un planeta desconocido. No parece tener mucho sentido, pero ella luego de un tiempo deja de preguntárselo tanto. Cada entrada nos ofrece la posibilidad de comprender su historia, conocer las ficciones que ella consumía, sus conflictos con Astra, la complicada historia con su madre, la relación con su pequeño hijo y también algunos posibles conflictos psiquiátricos que la hacen estar medicada. 

Eventualmente descubrimos que (tomado con pinzas, porque nada es 100% seguro en este guion), Selene sufrió un accidente de auto con su hijo. Es bastante probable que él haya muerto, aunque no sabemos qué le ha sucedido a ella. En el medio, las apariciones esporádicas de una criatura marina similar a un pulpo que parece intentar comunicarse con ella, nos confunde todavía más sobre lo acontecido… al principio creía que Selene había sido abducida, pero después cambié de opinión. 

Todas estas cosas son realmente para considerar como símbolos, piezas del puzle que nos permiten armar el rompecabezas de Returnal. Y sacar nuestras propias conclusiones. Nada es tan casual como realmente parece. 

returnal

La importancia de los nombres y la mitología 

Todos los nombres utilizados en la narrativa no son casualidad. Tienen un significado. Selene y Helios eran hermanos, dioses primigenios en la mitología griega. Descendían directamente de los titanes y pertenecían a la casta pre-olímpica (es decir, existían antes de que aparecieran los dioses más clásicos como Zeus, Poseidón, Hades, etc). Selene era la guardiana de la luna, mientras que Helios era el guardián del sol. 

La sutil manera de comunicarnos que el hijo de Selene se llama igual que su nave.

Según avanza la trama, nos topamos con la sorpresa de que Helios no es sólo el nombre de la nave, sino también del hijo de Selene y, qué casualidad, como al igual que en su historia, la nave se estrella. Cada vez que avanzamos en el bioma Selene nos repite “he dejado atrás a Helios”, “Helios se ha roto”, “Helios se encuentra en un estado irreparable”. De hecho, en el último acto, tendremos que buscar distintas partes del “sol roto” para conseguir la llave del auto de Selene, hundido en lo más profundo de Atropos. Parece casi un chiste que cada vez que volvemos a empezar después de morir, lo primero que dice la protagonista es que ella rompió la nave y debe dejarla, delante de nuestras narices, nada menos que el evento disparador de su trauma culposo.

Clotho, Atropos y Lachesis

Por otra parte, Atropos, el nombre del planeta del que Selene no puede escapar, corresponde a una de las tres Moiras ¿Las tres qué, Jimena? Seguramente ustedes también vieron la peli de Hércules de Disney. ¿Se acuerdan esas tres señoras muy feas que movían un hilo de acá para allá? Para la mitología, las moiras son las diosas del destino: la más joven representa el nacimiento y sostiene el hilo de la vida, la adulta representa el transcurrir de la vida y pasa el hilo por una rueca, la más vieja es la encargada de cortar el hilo como representación de la muerte. Esta última se llama Atropos. Así Returnal sutilmente incorpora el concepto de destino en su narrativa, pero también de la situación cíclica en la que Selene se encuentra atrapada: estar varada en la misma muerte y no poder escapar.

Al continuar interpretando, si investigamos de qué titanes eran hijos Selene y Helios, para nuestra sorpresa se trata de Hiperión y Thea. Estos también son nombres presentes en la historia. Thea era la madre de Selene, no es algo que quede del todo claro pero la aparición de una figura alienígena embarazada en la silla de ruedas que solía ser de su mamá, es una buena referencia de ello. Hiperión, por su parte, aparece como nombre de uno de los jefes de Returnal… y qué jefe, porque aunque no de los más difíciles, si de los más icónicos… guiando constantemente a Selene con una tétrica melodía salida de un órgano de extraña apariencia… más adelante voy a retomar el tema de este personaje.

Hiperión y otros titanes

¿Qué otros nombres aparecen en Returnal? No muchos, pero todos los jefes tienen uno: 

  • Phrike, el primero de ellos, proviene de Frice, que para la mitología griega era el espíritu del horror. Su nombre literalmente significa temblor o escalofrío nacidos del miedo. 
  • Ixión, el segundo jefe, por otro lado. Era un humano en la mitología griega, el rey de Tesalia para ser más exactos. La historia de este personaje es bastante larga, pero lo que nos interesa saber en relación a Returnal, es que Ixión fue el primer hombre en la historia mitológica considerado culpable de haber asesinado a un familiar y por eso vivió proscrito y rechazado.
  • Némesis, el tercer jefe, corresponde a una deidad griega en muchos casos asociada iconografía angelical (igual que este personaje, que se presenta frente a Selene rodeado varias figuras aladas). Némesis era la diosa de la justicia retributiva, por ende de la venganza y el equilibrio. Era hija de la justicia, pero se consideraba su lado más oscuro. 
  • Ofión, el último jefe, corresponde a un Titán del que poco se sabe. Reinaba el mundo junto a su esposa hasta que Cronos y Rea los derrotaron. Ofión podía convertirse en serpiente, figura simbólicamente de mucha importancia cultural, por su representación del todo como inicio y final de la vida. 

Némesis… este hijo de su madre sí que me hizo sufrir.

En síntesis, gracias a todas estas nomenclaturas podemos sacar algunas deducciones interesantes. ¿Es realmente Atropos un planeta o es la representación de la muerte de Selene? Al ser Hiperión el padre mitológico de Selene y Helios ¿Podría ser también el alma de su padre muerto que los guía? ¿O podría representar algún tipo de figura paterna? Cada uno de los jefes de Returnal, representando venganza, horror, castigo, asesinato de un familiar, justicia y final/principio ¿Son un paralelo del dolor eterno al que se entrega Selene por no perdonarse la muerte de su hijo? Muchas de estas preguntas, tal vez puedan ser respondidas mirando algunas de las otras piezas…

El accidente

La mayor parte de la historia de Returnal nos ayuda a reconstruir un evento que le ha sucedido a Selene. Y aunque nos terminamos enterando de qué pasó, no existe una conexión real y explicada entre el evento del accidente y su aterrizaje en Atropos… excepto, claro está, la posibilidad de que accidente y naufragio sean un paralelismo de este momento de su vida y consecuentemente, el paso de Selene por el purgatorio hasta el momento en el que acepta su muerte. Algunas situaciones que podrían llegar a sostener esa idea:

  • Selene tiene varios intercambios por correo con Astra, donde se la está rechazando como astronauta. Esto sucede en repetidas oportunidades: emails, cartas, intercambios de comunicación en la casa o en la nave, todo nos sugiere que nunca le aprobaron la solicitud y por ende, no existiría un viaje real que la haga terminar en Atropos.

returnal
Astra rechazando a Selene como aplicante de astronauta

  • Varias veces nos encontramos información sobre la madre de Selene, quien aparentemente también era astronauta y solía dejarla mucho sola. Esto contribuye a la teoría de que Selene se siente culpable por dejar a su hijo solo, pero a la vez desea con mucha efervescencia seguir los pasos de su madre en la vocación.
  • Selene sufre de depresión y está medicada, varias veces encontramos frascos de comprimidos en su casa. Esto podría explicar también la transición complicada que tiene hacia la aceptación de sus problemas personales.
  • El televisor de la casa de Selene transmite algo que a ella le cuesta mucho ver: las noticias de un accidente automovilístico en un puente. Siempre que se transmite, podemos ver porciones intercaladas con la transmisión del famoso alunizaje histórico. Más tarde nos enteramos que ese accidente es el de ella y su hijo, pero el foco narrativo gira en torno a su dificultad para aceptar esta realidad. 

  • El auto sumergido es el último objeto que conecta a Selene con su vida antes de Atropos, y es también lo último que encontramos antes de enfrentarnos a la verdadera fase final de Returnal.

returnal

  • Cuando finalmente podemos visualizar de principio a fin la escena donde Selene y Helios tienen el accidente automovilístico, observamos que no logra salvar a su hijo de ahogarse y ella, por su parte, descubre que una bestia alienígena parecida a un pulpo gigante la está esperando en las profundidades. ¿Fue una abducción? Podemos pensar eso, pero pasemos al punto que sigue… 
  • Cada vez que entramos a la casa de Selene, nos encontramos con varios libros y ebooks de literatura fantástica o de ciencia ficción que ella suele consumir, el más llamativo es “The Abdication of Zeus” (ya de por sí plantea con su título una pequeña relación con la mitología, como vimos antes). En estas obras literarias encontramos distintos extractos que hacen alusión no sólo a bestias similares como las que Selene se encuentra en Atropos, sino también a una cultura parecida. ¿Es posible que Selene estuviera atravesando el purgatorio a su manera, de acuerdo a los elementos e imágenes que vivían en su imaginación? ¿Podía ser esta literatura fantástica en alimento de la creación de este mundo alienígena? Ella misma lo menciona en varias escenas “esto se parece a las historias que estaban en mis libros”. 

returnal

  • Todos los relojes que nos encontramos en Returnal, están detenidos en las 8:36, que más tarde, cuando vemos la escena completa del accidente; descubrimos que es el momento exacto donde sucede el accidente de Selene y Helios.

  • Durante todo Returnal suena una melodía muy particular. Siempre la misma, muchas veces en distintos tonos o con otros instrumentos, pero para oídos atentos termina siendo notorio como deviene en una canción que suena en la radio del auto al momento del accidente: Don´t Fear The Ripper, de Blue Öyster Cult. En castellano: “No le temas a la muerte”

All our times– have come,

Here but now — they’re gone.

Seasons don’t fear the reaper,

Nor do the wind,

The sun or the rain

So come on baby, (don’t fear the reaper)

Take my hand (don’t fear the reaper)

We’ll be able to fly, (don’t fear the reaper)

Cause baby, I’m your man…

Baby, I’m your man…

Valentine — is done,

Here but now — they’re gone.

—-

Todos nuestros tiempos — han venido,

Aquí pero ahora — se han ido.

Las estaciones no le temen a la muerte,

Ni el viento,

El sol o la lluvia

Así que vamos mi amor, (no temas a la muerte)

Toma mi mano (no temas a la muerte)

Podremos volar, (no temas a la muerte)

En fin, como dije al principio. Todo desfilando con mucha obviedad delante de nuestros ojos ¿No?

Los Xenoglifos

La cultura alienígena de Atropos no es algo fácil de analizar incluso para la propia Selene. Pero a medida que avanza encuentra distintos xenoglifos, símbolos que pertenecen a una especie de lenguaje utilizado antiguamente por los habitantes de ese mundo. Cuantos más encontramos, más sencillo resulta para ella traducir distintas placas que se encuentran en los biomas. Las mismas tienen algunos mensajes de lo más interesantes. Son demasiados para compilarlos todos, pero les comparto los que a mi parecer fueron los más reveladores:

 “Las memorias de la familia están cortadas, la lepra de la mente ve a un astronauta. ¿La vida construída en un tal vez? Constantemente al borde de llegar a Helios, viéndome entrar en la casa antes de descender al inframundo

Bastante claro. Las memorias del pasado de Selene no están completas y por eso ella no reconoce que está muerta. En su depresión interpreta al astronauta como algo ajeno, sin darse cuenta que se trata de la propia Selene. Autocompleta sectores de su vida con información que no es cierta. Siempre que está cerca de reunirse con su hijo en la muerte, algo la detiene porque se aferra al pasado. 

Veo a través de un espejo retrovisor oscuro, derrumbándose en un lago de locura que marcó las profundidades submarinas. Hubiera sido mejor que si ciertas bestias nunca hubiesen nacido. Mamá me mintió sobre la felicidad. Solo hay dolor” 

Esta placa podría ser un ejemplo de la consciencia llena de culpa de Selene. Refiriéndose a ella misma como una bestia que no merecía nacer, algo que cuadra todavía más cuando reconocemos su relación complicada con su madre. Selene sigue sumergida en su propio dolor y eso es lo que no la deja ascender a la aceptación, perdonarse. 

Esta canción interminable sangrando en el espacio, el ascenso ineludible desde el abismo del yo y el planeta, donde encontré a Hiperión esperando sobre la aguja, atado a un órgano. Nunca le hablé o escuché su canción de nuevo”.

Esta placa me parece muy especial porque relata un enfrentamiento clave para Selene en la historia: Hiperión. Este jefe presenta una escena cinemática increíble: una figura alienígena toca un órgano (como los de las iglesias) imponente hecho de elementos biológicos pertenecientes a Atropos.

Selene asciende por una montaña a su encuentro, pero ella no entiende su mensaje, no puede comunicarse con él. No es casualidad que, como dijimos antes, Hiperión fuera el padre de Selene y Helios. De algún modo esta podría ser una representación religiosa del “padre” en tanto dios o figura de sacerdote que intenta guiar a Selene hacia su muerte, pero sigue sin ser el verdadero final. 

Pozo infernal donde los destinos de los cortados, el creador/destructor y el astronauta desconectan, desenmarañan y hacen espirales hacia un mismo tapiz. La única forma de purgar la oscuridad interna es destruir lo que yace en el fondo. Desciendo hacia el auto sumergido

Esta placa manifiesta lo que, a mi parecer, es la verdadera identidad de Selene y como ella se auto percibe, porque es la figura del astronauta que se cruza a través de la puerta de su casa, pero también es la creadora, puesto que es madre de Helios, y la destructora, porque se siente responsable del accidente. Estas figuras se convierten en una. Así, con su identidad encontrada, Selene puede descubrir que debe purgarse, que debe llegar al fondo de su alma, donde está la verdad y donde se encuentra el auto… seguramente donde esté su cuerpo y por ende: el enfrentarse a su propia finitud

Sombra blanca, ignora lo inevitable. Esta vez actúo sin pensamiento y alcanzo al niño perdido. Mi negligencia es la razón por la que estoy aquí. Las sombras negras cambiantes son mi culpa en la forma de un astronauta que se convirtió en placenta cósmica

La sombra blanca, la razón por la que Selene está en Atropos. Una extraña baliza parece haber sido detectada desde su nave y ella sigue esa señal hasta que sucede el naufragio. Esa señal es la de su encuentro con su hijo, pero menciona su negligencia y las sombras oscuras. Hasta no purgar la culpa, no puede reunirse con él. 

Debe haber una forma de conectar con mi vida perdida. Sin embargo se ha ido como el astronauta, que espera en la niebla. Tal vez la próxima tenga la fortaleza para ignorarle. Helios está roto y debo reconstruirlo” 

Esta ya es la última placa que voy a analizar y una de las más devastadoras. Refleja el trauma de Selene de principio a fin, ella sabe que debe seguir su camino, pero todavía se niega, quiere recuperar su vida y a su hijo, la voluntad de hacerlo es tan poderosa que la sigue atando a su vida y termina permaneciendo en el limbo. 

Como si todo esto no fuera suficiente, Selene también se encuentra en cada bioma con una especie de “museos alienígenas”. Habitaciones con escenas reconstruidas de partículas que relatan la historia de estas figuras antropomórficas. Pero, si seguimos el razonamiento de que Selene es realmente la creadora/destructora de los mitos de esta civilización, los museos no hacen otra cosa que contar su propia historia y predecir su ascenso hasta la purificación y la muerte.

returnal
El museo alienígena y sus partículas emulando los cuerpos muertos que Selene va dejando.

En síntesis 

Mi teoría es que Returnal no sólo es una hermosa manera de recorrer el purgatorio como una Divina Comedia de la ciencia ficción, también creo que es una forma de interpretar que la muerte puede ser atravesada de una multitud de maneras, dependiendo quienes seamos y como funcione nuestra imaginación. 

También, creo que Returnal es un excelente ejemplo de la buena narrativa de misterio. En todo momento tenemos las respuestas a nuestras preguntas, pero se encuentran mezcladas, intercaladas, conectamos profundamente con la confusión de Selene y le creemos más a las mentiras que ella misma se cuenta que a la realidad que estamos presenciando. A veces es todo tan obvio que nos olvidamos de su nombre: Returnal, en castellano “Regreso”… ¿Pero a dónde? ¿A casa o al lugar de donde alguna vez vinimos?

Para Selene, despedirse de su vida significó poder ser la astronauta que quería, esa que se pareciera a su madre y atravesar un mundo alienígena por el que tanta fascinación sentía. No sabemos que nos espera después de la muerte, otra vida, el purgatorio o el más hondo de los vacíos; pero podemos pensar que, como Selene, hay un mundo fantástico que nos espera para despedirnos. ¿Seremos capaces de superarlo sin sufrimiento y culpa? Eso nunca lo sabremos.


Si llegaste hasta acá y te gusta lo que hacemos en Press Over, medio independiente hecho en Argentina, siempre nos podés apoyar desde la plataforma de financiación Cafecito. Con un mínimo aporte nos ayudás no sólo con gastos corrientes, sino también con la alegría de saber que estás del otro lado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas notas