Conectate con nosotros
Perú Perú

Articulos

Videojuegos de Perú: sobreviviendo contra viento y marea

Se vienen años clave para el crecimiento del desarrollo en el país latinoamericano.

Avatar

Publicado

en

Si hay algo de lo que no me siento orgullosa es de nunca haberme interesado en los videojuegos de mi propio país cuando aún vivía ahí. Siempre fui de seguir los títulos populares y a los grandes estudios, como la mayoría de “gamers” (odio esa palabra). Pero cuando llegué a Buenos Aires en el 2017 empecé a ver un interés envidiable de los jugadores argentinos hacia los proyectos locales. La EVA me pareció una plataforma espectacular para promover títulos y fue la que me puso en la dirección del periodismo de videojuegos, un término totalmente ajeno a mi realidad.

Poco a poco me fui metiendo y conecté con gente increíble con la que terminé trabajando. Es gracias al particular entusiasmo de Juan, uno de mis amigos de Press Over, por los juegos nacionales y la industria latina en general que terminé dándole una mirada a la situación de Perú. E inesperadamente, mientras más investigué, más me sorprendí. La industria de videojuegos peruana empezó sufriendo y continúa haciéndolo hasta el día de hoy. Es como el camino que debe atravesar la protagonista de la típica novela mexicana: largo y lleno de giros inesperados. [Cries in Spanish].

La sociedad no le da el espacio que se merece, aunque esto es algo que se replica en todo el mundo. Al caer en la categoría de entretenimiento, la ridícula sociedad burguesa limeña no la toma en serio. Los eSports no son un deporte “real” para los de alta alcurnia y Diseñador de Videojuegos no es una carrera universitaria “prometedora” como la de médico o ingeniero.

Perú

Luis Wong – Leap Games

Además, los institutos técnicos y las universidades recién empezaron a poner atención al universo de los píxeles en el 2015. Se abrieron unos pocos cursos relacionados al desarrollo hasta que eventualmente aparecieron las carreras oficiales. El problema es que en muchos casos quienes enseñan no cuentan con experiencia práctica y no tienen idea de cómo guiar al estudiante para que al graduarse puedan enfocar su carrera en una dirección concreta. Esto sumado a que en reiteradas ocasiones lo que se enseña no es necesariamente útil al momento de ingresar a trabajar.

Por otro lado, a diferencia de lo que pasa en países con industrias más grandes, en Perú no existe un periodismo de videojuegos que trabaje de la mano de los desarrolladores para promover lo que se hace. Y al no existir este tipo de difusión, tampoco hay eventos y menos aún concursos de financiación de parte de empresas o del Estado. Entonces los pocos estudios que siguen vigentes tienen que dedicarse a otras cosas en paralelo para poder continuar existiendo. Un panorama para nada ideal. 

Pero la historia no termina ahí. Hubo además una época oscura que hizo que la industria peruana quedase muy por detrás de grandes representantes latinos como Argentina, Brasil, Uruguay y Chile. A finales de los 90’s e inicios de los 2000, un prometedor estudio quiso iniciarse en la movida nacional, pero gracias a una estafa por parte de otra empresa local, este se dividió y toda esa generación de desarrolladores no tuvo otra opción que dedicarse a otra cosa. Pasó un largo periodo negro en donde no se hizo ni un solo juego mientras otros mercados vecinos iban asentándose. Y fue recién en el 2012 en donde hubo un remonte y gracias a eventos, charlas y un enfoque fresco surgieron muchos estudios nuevos al mismo tiempo.

Sin embargo, con el pasar de los años y al darse cuenta de que sacar un videojuego no es tarea fácil, muchos cerraron, dejando alrededor de diez estudios en todo el país.

Pero no todas son malas noticias. Los pocos que quedaron aprendieron cómo es que funciona el negocio: los procesos, cuáles son los componentes de un buen juego, cómo vender sus proyectos, etc. Los que han conseguido sobrevivir hasta ahora son quienes continúan creciendo y aprendiendo, y quienes cuentan con una pequeña cantidad de títulos exitosos que los avalan. 

En este grupo de “sobrevivientes” encontramos a Luis Wong que, a mi parecer, es una eminencia en el tema. Luis es co-fundador y Jefe en LEAP Games Studio, un espacio que ya tiene 8 años y cuenta con varios títulos bajo el brazo. Son responsables de crear videojuegos para clientes gigantescos como Cartoon Network (NEPTR fuera de CTRL) y Nickelodeon (The Great Snail Race), con nada más y nada menos que los personajes de Adventure Time y el estridente Bob Esponja como sus protagonistas respectivamente.

Pero su éxito más grande (hasta ahora) es Squares, un juego minimalista en donde se ponen a prueba los reflejos y precisión del jugador mediante una variedad de puzzles. Esta adictiva aventura inició en la Global Game Jam del 2012 y a partir de ahí cosechó una larga lista de premios en distintos festivales, hasta que se consagró con su llegada al PS Vita. Este primer hito le permitió al estudio dejar de hacer juegos para terceros para así poder apostar por el trabajo propio.

Es así que tras pitchear varias ideas, arrancaron la producción de diversos proyectos en simultáneo. Por un lado sacaron Arrog, una co-producción de LEAP con un estudio de ilustración llamado Hermanos Magia. Se trata de un enigmático juego de aventuras y puzzles en donde un hombre debe aceptar su muerte a través de los sueños. Es una historia corta repleta de dibujos hechos a mano en blanco y negro (con ciertas pinceladas de color) que reflexiona sobre la vida, las pérdidas, la aceptación y otros temas. Un título que se llevó un sinfín de reconocimientos e incluso fue “Game of the day” en Reino Unido. Se encuentra disponible desde julio para iOS, Android y Steam y está en proceso de ser lanzado en Nintendo Switch y PlayStation 4.

Por otro lado, está Tunche, un ambicioso proyecto que lleva unos cuantos años en desarrollo y que aparentemente pronto verá la luz. Se trata de un beat em’ ups con elementos roguelike y hack and slash con ataques sumamente veloces, que cuenta una misteriosa historia basada en una leyenda del folklore peruano en donde podremos manejar a un grupo de personajes para así derrotar hordas de monstruos que habitan en las profundidades de la selva amazónica.

Pero solo la historia es atractiva, sino que además ofrece unos gráficos hermosos hechos a mano, la opción de ir desbloqueando el árbol de habilidades de cada uno de los personajes, magia y leyendas. Sin contar que está ubicado en uno de los mejores recursos que el país tiene para ofrecer: la amazonia peruana.

Un juego de esta magnitud no es ajeno a los retrasos, pero son justamente excusados cuando se trata de poner la calidad por encima de todo. “Sentimos la responsabilidad de lanzar un juego que represente el potencial de Perú y de todo latinoamérica. No queremos decepcionar a nadie” menciona Luis.

Es por eso que en el último tiempo se decidió pasar de gráficos 2D a 2.5D, lo que entienden que permite darle más potencial al gameplay y al apartado visual. Además, se amplió el equipo y ahora cuentan con casi el doble de involucrados. Este es un juego tan esperado y de tan alto nivel que incluso Nintendo y Sony han puesto sus ojos en él, y ya pueden probar la demo que está disponible en Steam.

Según Luis Wong, los siguientes dos años serán trascendentales para el gaming peruano, y gracias a su experiencia y excelente trayectoria, le creo totalmente. Además, es socio de Indienova, una empresa de edición y publishing de juegos independientes que busca promover títulos indies de occidente a China y viceversa. Este es un gran empuje para ambas industrias pues pueden nutrirse mutuamente ya que manejan mercados y formas de distribución totalmente opuestas y necesitan sí o sí de un intermediario para poder trascender exitosamente.

En China no se utilizan Facebook, Twitter, ni las plataformas a las que estamos acostumbrados por este lado del planeta, por eso es necesaria una estrategia delineada especialmente para cada título. Lo bueno es que el público está ahí, dispuesto a consumir lo que se le ponga al frente, siempre y cuando se haga de una forma óptima. La existencia de Indienova es fundamental, sobre todo en un momento tan importante para los proyectos peruanos y más aún si viene de la mano de Luis quien cuenta con amplia experiencia en ambos países. 

Si bien esta pandemia nos ha afectado a todos, los chicos de LEAP Game Studios no paran y están enfocados en seguir sacando sus juegos adelante y poner el nombre del Perú junto a los grandes de Latinoamérica.

Definitivamente, analizando la situación actual y con toda la información que Luis pudo darme, estoy convencida de que la industria local de mi país está encaminada hacia el éxito y cuentan con todos los recursos necesarios para hacerlo. Queda esperar lo mejor, ponerle mucho empeño, consumir los juegos que salgan y desde el lado del periodismo de videojuegos darle la exposición que necesitan y merecen. El crecimiento va a ser mejor y más rápido y la máquina de desarrollo se va a terminar de aceitar.

Por mi lado, cierro esta nota orgullosa de lo que aprendí sobre los videojuegos de mi tierra y quedo a la expectativa de lo que está por venir. Es hora de que región demuestre que no sólo los grandes estudios tienen la capacidad de sacar grandes juegos. 

Pueden leer la entrevista completa a Luis Wong AQUÍ.

Comunicadora audiovisual. Formada en la vieja escuela del Super Nintendo y Mario Bros. Pasó sus mejores años entrenándose como maestra Pokémon y niña Digielegida. Pasa sus días hablando de la comida de su país, de Nintendo Switch y de libros que nadie lee. A veces hace de youtuber en ‘Rai Reviews’ y colabora con textos para @GitGudOK.

Advertisement

Suscribite al Newsletter

Tendencias

Copyright © 2018 PressOver.news - Buenos Aires, Argentina.