fbpx
20.3 C
Buenos Aires
domingo, diciembre 5, 2021

El Duke hará su triunfal retorno en marzo

Tom Russohttp://Editor%20y%20Redactor

Tom es Editor de día, laburante de la TV de noche. Sueña con un juego que combine arqueología e ingeniería civil. Ama aprender y enseñar sobre historia. Pueden contactarlo en: tomrusso@pressover.news

Más notas del autor/a

Ya sabíamos que venía en camino, pero ahora también sabemos cuándo es que estará disponible. En uno de esos acontecimientos solo justificado por una nostalgia hiperconsumista, el famoso Duke volverá a estar disponible en los comercios a partir de marzo.

Pero este Duke no tiene nada que ver con el noventoso shooter, sino que está íntimamente relacionado a la Xbox original. Se trata de nada más y nada menos que de su gigante y espantosamente incómodo control, que por alguna razón un número suficiente de gente adora como para justificar que se haya vuelto a producir.

Si bien la fabricación depende de Hyperkin, todo el proyecto fue impulsado por Seamus Blackley, quien también lideró el equipo de Microsoft que creó la Xbox original, permitiendo así que la empresa diese su primer paso en el mundo consolero allá por el 2001. Blackley también se ocupó de diseñar el nuevo Duke, cuyo gran elemento distintivo es la pantalla OLED ubicada donde antes estaba el logo de Xbox, y en la cual vamos a poder ver la animación de inicio de la consola cada vez que la encendamos.

Otros cambios incluyen la eliminación de las entradas frontales para memory cards, la adición de un cable USB y el hecho de que el Duke puede ser utilizado en Xbox One, Xbox 360 y PC.

A continuación pueden ver la animación que les mencionaba, en un video compartido por Blackley en su cuenta de Twitter:

La pantalla es fachera, no lo voy a negar, pero… saca la tarjeta de crédito.

Así es entonces como, mientras todas las compañías fabricantes de consolas y/o periféricos luchan por estar a la vanguardia de la ergonomía, la nostalgia grita «aguante la tendinitis, vieja» y hace que de repente todos estemos considerando gastar U$S 70 para reservar un control viejo, gordo, pesado e incómodo.

Últimas notas