fbpx
23.7 C
Buenos Aires
lunes, enero 17, 2022

FUNDAV y Game On repartieron regalos en el Hospital Tobar García

Juan Lomanto

Productor General

Se recibió de periodista en la Universidad de Palermo y empezó a escribir sobre videojuegos en 2011. En 2017 co-fundó Press Over y en 2019 creó la categoría Premio de la Prensa en EVA. Actualmente ejerce como Productor General del medio y conduce el podcast de entrevistas Early Access junto a Mer Grazzini. También ama el fútbol, River Plate, los cómics y mira muchas series y películas. Aunque no es tan nerd como parece. Contacto: info@pressover.news

Más notas del autor/a

Hoy con Press Over tuvimos una mañana especial. Anduvimos por el Tobar García, un hospital psiquiátrico para chicos de la ciudad de Buenos Aires en el que la Fundación Argentina de Videojuegos (FUNDAV) y Game On! El arte en juego repartieron regalos por navidad.

Se donaron cuatro lienzos realizados durante el marco de Game On por los artistas Nicolás Araujo, Laura Palavecino, Lucas Cafiero y Ange Potier, más 30 Almohadones Mágicos, con juegos de realidad aumentada incorporados, regalo de su creador, Eduardo Labollita.

Pero esta es la primera de varias colaboraciones en conjunto. Según nos cuenta Alejandro Iparraguirre, co-fundador de FUNDAV, «la idea es hacer una sala de recreación con videojuegos en la que los chicos con tratamiento ambulatorio puedan distraerse y pasarla bien. Luján Oulton (creadora de Game On) se nos acercó y nos propuso hacer algo para el hospital y a nosotros nos encantó la posibilidad».

Y según parece, el año 2018 puede llegar a ser el momento perfecto para avanzar con toda esta iniciativa, ya que el Hospital Tobar García cumple 50 años de existencia. «Somos un lugar para pasar una situación transitoria donde los chicos la tienen que pasar lo mejor posible», dijo Guillermo Vega, Director del establecimiento.

Por lo que pensar en un lugar donde niños y niñas puedan disfrutar y distraerse mientras reciben un tratamiento para tener una mejor calidad de vida, no hace más que alegrarnos a todos. Y más si los videojuegos están involucrados.

 

Últimas notas