fbpx
29.9 C
Buenos Aires
martes, octubre 26, 2021

Mauricio Navajas, Vice Presidente de ADVA, se reunió con Mauricio Macri

Juan Lomanto

Productor General

Se recibió de periodista en la Universidad de Palermo y escribe sobre videojuegos desde finales de 2011. Pero también es fanático de River y de los programas de política. Pueden contactarlo en: info@pressover.news

Más notas del autor/a

Mauricio Navajas iba preparado para encontrarse con Marcos Peña en la primer semana de octubre. Tenía todo estudiado. Había llegado a la Casa Rosada como emprendedor en el marco del MICA 2017 para la rama videojuegos, y apoyado por Pablo Avelluto, Director de Cultura de la Nación, Máximo Jacoby, Director Nacional de Emprendedorismo Cultural, y Andrés Gribnicow, Subsecretario de Economía Creativa.

El vice de ADVA y otros 7 representantes culturales estaban a punto de sentarse a charlar sobre sus sectores con el Jefe de Gabinete de la República. Pero como este finalmente no pudo asistir, lo reemplazó nada más ni nada menos que el presidente argentino Mauricio Macri. “¡Hola, tocayo!”, le dijo el ex Jefe de Gobierno porteño cuando Navajas se presentó con su nombre de pila.

El representante del sector videojuegos se había estudiado todo, pero no para hablar con el presidente sino con el que faltó. Por lo que sobre la marcha tuvo que replantearse su estrategia y empezar a hablar de números…después de todo estaba frente a un ingeniero. Y la cosa empezó a encaminarse.

La reunión era para que cada uno de los sectores (música, pintura, videojuegos, entre otros) planteara sus problemas a resolver, con el fin de que el máximo mandatario o sus ministros ayuden en eso. Y videojuegos, por supuesto, se hizo escuchar. “Necesitamos que los Dev Kits no se retengan más en la Aduana”, dijo Mauricio Navajas.

¿Pero qué son los “dev kits”? ¿Y por qué quedan retenidos? Un “kit de desarrollo” es el conjunto de herramientas que le permite al programador o desarrollador crear una aplicación informática para un sistema concreto, como por ejemplo PlayStation o Xbox. Y quedan retenidos porque no son productos comerciales. Son parecidos a las consolas en el mercado, pero no tienen un precio de venta, las empresas no les cobran a los estudios para que desarrollen sus juegos para ellos. Como en la Aduana no tienen idea de cómo regularlos o cobrarlos, en general quedan varados.

Por lo que una regulación para estos casos puntuales que sufre la industria de videojuegos sería un alivio para todos los involucrados y una oportunidad de crecimiento y competencia con el resto de los países. Ya que no está bueno caer en arreglos extraoficiales o en demoras que terminan arruinando planes de negocios.

Sólo el paso del tiempo nos mostrará si finalmente el encuentro del vice de ADVA y CEO del estudio cordobés 3OGS, con el presidente de la Nación, fue funcional para la Industria y sus problemas, o si simplemente pasa a ser una reunión anecdótica. Aunque parece que ya no depende de Mauricio Navajas. Él cumplió con su parte.

Últimas notas