fbpx
27.4 C
Buenos Aires
martes, octubre 26, 2021

“Llegué tarde a…” la peor excusa de la inmediatez

Todas las mentiras que nos contamos cuando no llegamos a formar parte de la conversación. ¿Somos conscientes de todo lo que nos perdemos por eso?

Damian Silberstein

Columnista

Casi 40 años, padre de dos hijes, y algo así como periodista. Soy casi tan viejo como los juegos mismos y todavía no me aburrí de jugar. Espero que no se aburran de mis notas. También me gusta mucho Star Trek, Mobile Suit Gundam y Boca Juniors. Si, tenía que decirlo.

Más notas del autor/a

No quiero arrancar siendo autorreferencial, pero bueno, a veces sucede. La cuestión es que detesto sobremanera el concepto de “llegué tarde a..”, que se usa mayormente en redes para referirse a un tipo de producto de entretenimiento que se estrenó en una fecha específica y que la persona a la que está haciendo alusión al mismo la consumió tiempo después de esa fecha, sea un día o un año, para el caso da igual.

Cuestión es que, a mi entender, nunca se llega tarde al consumo de un producto de entretenimiento, de algo que vemos, leemos o jugamos para entretenernos. No existe nadie que nos corra para lo hagamos “en tiempo y forma”, o al menos no conozco a alguien así. 

Lo que si tenemos es una empresa que necesita que estemos dentro de una conversación, durante el tiempo que ellos elijen para el lanzamiento de su producto, así pueden alimentar todo su plan de marketing alrededor del mismo. Resumiendo, al espectador no le afecta el hecho de “llegar tarde” a un consumo de entretenimiento, pero a la empresa que lo produce le hace perder plata si no sucede así. 

Llegué tarde

Ahora bien, me podrán decir, “bueno, pero si no juego o veo la serie o el título del momento me los van a recontra spoilear”. Les aseguro que, si un producto es lo suficientemente bueno para que perdure en el tiempo, no importa que te puedas haber spoileado algo o si el spoiler es lo único relevante de ese producto quizás no valía tanto la pena. 

Otra cuestión tiene que ver con perderse esa conversación que se mantiene, más que nada en redes, durante la duración de popularidad del producto. Si, está bueno formar parte de la misma, armar teorías sobre lo que puede pasar, en caso que se trate de una serie, o comentar un poco el progreso en una campaña, si se trata de un juego. Pero de nuevo, si el producto es bueno, esa conversación también se podrá mantener, quizás sin tanta resonancia pero igualmente enriquecedora, cuando sea que elijas ver o jugar a este producto. 

Me saca el “llegué tarde a” porque es un concepto que ya está realmente instalado y que en verdad hace referencia a la cultura de la mega inmediatez en la que vivimos, como si todos fuéramos Flash o Quicksilver, necesitamos ver o consumir todo a las apuradas, comentarlo también de forma acelerada y después pasar al siguiente producto de entrenamiento mega manijeado por una empresa para repetir el proceso. 

Si bien este concepto es más fácilmente atribuible a las series, sobre todo las de alta resonancia en servicios de streaming, con los juegos pasa mucho también. Cada vez que un título muy anticipado sale a la venta muchos necesitan jugarlo antes que nada. En muchos casos obviamente porque lo esperaban con ansias y los desespera poder saber de qué se trata, por ejemplo, el nuevo juego de Naughty Dog.

Pero en muchos casos también responde a esa necesidad de “si no hablo de esto ahora, en una semana estarán con otro tema y me pierdo la charla”. Si toda esta nota sirve para algo, además de una explosión catártica, es para apelar un poco a desacelerarnos, y voy a dar un ejemplo que pueden tomar o dejarlo.

La pandemia, tanto ahora en forma más abierta como el año pasado en forma de aislamiento obligatorio, me ayudó a tirar por la borda el concepto de “llegué tarde a”. Porque por más que siempre lo detesté un poco incorporado lo tenía. Esto me hizo no solo ver series “viejas” sino también tomar juegos de diferentes años y disfrutarlos muchísimo.

Si, obvio que está genial participar de una conversación sobre un fenómeno mundial, pero les aseguro que si por esas cuestiones de la vida se quedan afuera, quizás porque no tienen 10 lucas para comprarse el último exclusivo de PS5 cuando sea que lo hagan, lo van a disfrutar mucho. Después de todo, los productos de entretenimiento que consumimos están hechos justos para eso, para entretenernos, no para llenar un casillero en un Excel eterno que tenga las columnas de “visto” o “jugado”. No se, es solo un pensamiento. –


Si llegaste hasta acá y te gusta lo que hacemos en Press Over, medio independiente hecho en Argentina, siempre nos podés apoyar desde la plataforma de financiación Cafecito. Con un mínimo aporte nos ayudás no sólo con gastos corrientes, sino también con la alegría de saber que estás del otro lado.

2 Comentarios

  1. Coincido completamente. Encima en los juegos, al jugarlos más tarde, ya están corregidos muchísimos bugs y problemas del lanzamiento, están disponibles las extensiones y mejoras, y sin contar con que se puede acceder a importantes descuentos en el precio, al menos en PC. Y se puede decidir una compra más consciente al disponer de mejor información, en lugar de llevarse sólo por su publicidad tantas veces exagerada. Si se quiere jugar en el lanzamiento está bien, pero también está perfecto jugarlo un año después o mucho tiempo después. Cada uno puede disfrutarlo a su tiempo y velocidad que quiera y pueda, y no imponer a nadie un ritmo ni nada.

  2. Es real lo que planteas, lo veo en conversaciones cotidianas del laburo. Yo tuve la experiencia de jugar Cyberpunk 2077 el dia 1 y me fume una cantidad de bugs que ni te cuento. Pienso que dandole 4 o 5 añitos de maduración va a ser un gran juego, suertudos los que lo jueguen “tarde”. Con witcher 3 estuve parado del otro lado, lo jugue 4 años despues de su release y la pase bomba, por lo que me contaron amigos cuando salio en 2015 tenia una cantidad de bugs importantes. A la industria no le conviene que vos sepas de la existencia de peliculas/juegos/libros “viejos” que ademas son de mayor calidad y originalidad que muchos estrenos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas notas